Henriette Maisse, César Vallejo y Carlos More. Noche de Navidad de 1926 en París.
Henriette Maisse, César Vallejo y Carlos More. Noche de Navidad de 1926 en París.
Edición 2479: Jueves, 16 de Marzo de 2017

Vallejo y Gibson: Una Amistad Nacida del Humor

Escribe: Jorge Kishimoto Yoshimura | Vallejo sabía reír. Un artículo poco conocido de Percy Gibson pinta al poeta a 125 años de su nacimiento.

Henriette Maisse, César Vallejo y Carlos More. Noche de Navidad de 1926 en París.
Henriette Maisse, César Vallejo y Carlos More. Noche de Navidad de 1926 en París.

Hoy celebramos los 125 años del nacimiento de César Vallejo, el poeta más grande del habla hispana. A nivel mundial, en efecto, se realizará una serie de actividades para celebrar al escritor peruano de mayor impronta universal. En tal sentido, no queda sino preguntarnos, ¿a qué se debe el reconocimiento mundial que constantemente recibe nuestro poeta? La respuesta es muy simple, y es que cada día que pasa se lee y se estudia con creciente entusiasmo a Vallejo. Prueba de ello no solo es la copiosa bibliografía que su obra produce año tras año, sino el incremento de las traducciones que se realizan de sus textos, en múltiples idiomas.

Si a ello le agregamos que el colectivo Vallejo, Siempre organiza, desde 2014, cada dos años, de manera ininterrumpida, un congreso mundial sobre la vida y obra del representante más emblemático de las letras nacionales (resaltando que en 2018, 2020 y 2022 ya se tiene previsto realizar congresos vallejianos en Salamanca, Nueva York y Londres, respectivamente), y que, al mismo tiempo, se incrementan los institutos de estudios dirigidos a estudiar la obra de Vallejo en diversas universidades de América y de Europa, llegamos a la conclusión de que pasarán los siglos y la obra de Vallejo conseguirá perdurar en el tiempo, tal como ha sucedido con Homero, Sófocles, Dante, Shakespeare, o el padre de la lengua castellana, Miguel de Cervantes.

Por ende, debido a esa preocupación constante y, repito, creciente, por profundizar el estudio de nuestro poeta universal, es muy probable que aparezcan, dentro de las nuevas investigaciones, aspectos desconocidos de la vida y del proceso creativo de Vallejo.

Vallejo, Gibson, Huidobro, Riquelme, Larrea y More. Cita en el café Le Dôme en Montparnasse.
Vallejo, Gibson, Huidobro, Riquelme, Larrea y More. Cita en el café Le Dôme en Montparnasse.

Esto nos lleva a rescatar un artículo prácticamente desconocido de Percy Gibson Möller (ese gran poeta arequipeño con quien aún se tiene la enorme deuda de publicarle su obra poética completa). Ese texto, que lleva por título “El ‘Cholo’ en París”, publicado en 1944 en la revista Palabra, en defensa de la Cultura (Lima, octubre de 1944, época segunda, No. 7, pp. 6-7), nos cuenta un aspecto poco tratado sobre la personalidad de Vallejo: su gran sentido del humor. Como siempre he señalado, hay que desmitificar la figura imperturbable de Vallejo. Y es que nuestro poeta no se halla cabalmente representado en esas imágenes de dureza que nos muestran las fotografías que se conocen de él –y que luego han sido replicadas o servido de insumo para grandes artistas como Picasso–, sino que su verdadera imagen, quizás no capturada por la fotografía, pero sí por la literatura, está en su reivindicación de la vitalidad; ello además del gran humor que siempre lo caracterizaba en público y del que dan testimonio los múltiples personajes que lo conocieron.

Si bien Vallejo y Gibson no se conocieron en el Perú, se confirma, por la crónica que en esta ocasión presentamos, que se conocieron personalmente en París.

Como explica Gibson, durante el año 1915 intercambiaron correspondencia, de lo cual se entiende que cuando Vallejo es apresado, el 6 de noviembre de 1920, el poeta arequipeño emprendiera una cruzada, en la Ciudad Blanca, en favor de la libertad de su amigo.

Percy Gibson publicó artículo   sobre el vate en revista Palabra.
Percy Gibson publicó artículo   sobre el vate en revista Palabra.

En un testimonio recogido por Ernesto More en su libro Vallejo: En la encrucijada del drama peruano (Lima: Librería y Distribuidora Bendezú, 1968, 209 págs.), cuenta el propio Gibson que visitó al presidente de la Corte Superior de Arequipa para que intercediera, ante el presidente de la Corte Superior de Trujillo, con el objeto de que liberasen a Vallejo, lo que, sin duda, contribuyó, sumado a la presión nacional de estudiantes, periodistas e intelectuales, para que Vallejo fuera puesto en libertad el 26 de febrero de 1921.

En la crónica de Gibson que hoy presentamos, este nos dice que por fin conoció a Vallejo en el famoso café Le Dôme, en el barrio de Montparnasse, corroborando, en persona, ese gran sentido del humor que siempre caracterizaría a César Vallejo, cuando señala, por ejemplo, que “El gran poeta y el gran humorista surgían desde las profundidades del cholo de Santiago de Chuco”, o cuando destaca que “Era una fiesta estar con el ‘Cholo’”.  

Loading...