Cámaras de vigilancia delataron a Privat. Fiscalía de Chorrillos inició investigación de oficio ante falta de denuncia. .
Cámaras de vigilancia delataron a Privat. Fiscalía de Chorrillos inició investigación de oficio ante falta de denuncia. .
Edición 2477: Jueves, 2 de Marzo de 2017

Abuso en el Regatas

Escribe: César Prado | A puerta cerrada. Silencio cómplice del Club Regatas en caso de tocamiento a niña de 10 años.

Cámaras de vigilancia delataron a Privat. Fiscalía de Chorrillos inició investigación de oficio ante falta de denuncia. .
Cámaras de vigilancia delataron a Privat. Fiscalía de Chorrillos inició investigación de oficio ante falta de denuncia. .

La alerta provino de una red social aunque el hecho haya tenido lugar a puertas cerradas. El escritor José Carlos Yrigoyen publicó el 9 de febrero un post en el que, sin mencionar nombres, denunciaba tocamientos indebidos contra una niña en el Club Regatas. El comentario venía acompañado de una reprimenda contra los directivos por encubrir al presunto responsable de la agresión.

“Una niña de 10 años se pone a caminar por el Club Regatas. Un tipo que estaba viendo a su hijo jugar fútbol la llama y la niña se acerca. El tema es que la niña termina conversando con él y él se la arregla para ponerla sobre sus rodillas y tocarla. Luego le pide un beso. La niña, asustada, se escapa y acusa a este sujeto ante su padre”, es parte de la descripción que ofreció Yrigoyen en su cuenta de Facebook.  

Por tal motivo, el escritor fue citado a la Fiscalía Provincial Penal de Chorrillos, a cargo de César Montalván, el pasado 27 de febrero. Y es que, salvo un escueto comunicado, el citado club no ha brindado mayores facilidades para la investigación del espantoso episodio. En un primer momento, incluso, argumentaron que mantenían en reserva el nombre del responsable para proteger a la niña.

Según fuentes confiables, el nombre del agresor es Álvaro José Privat Zimmermann. Tiene 43 años, es arquitecto y trabaja en su propia compañía llamada Constructora e Inmobiliaria 3 ma SAC. En el 2008, protagonizó un altercado con el español Pedro Acevedo Reyes tras sufrir el choque de su auto en una calle de Surco. Ambos terminaron en la comisaría, según informó CARETAS 2035.

Arquitecto Álvaro Privat y su perfil oculto. Derecha, respuesta del Regatas.
Arquitecto Álvaro Privat y su perfil oculto. Derecha, respuesta del Regatas.

Privat Zimmermann, quien está casado según datos de RENIEC, se graduó en 1990 del Colegio Santa María e hizo sus estudios superiores en la Universidad Ricardo Palma. Con un metro ochenta y cinco de estatura, Privat es quien aparece junto a la menor en los videos de vigilancia que las autoridades exigieron a Regatas tras tomar conocimiento del hecho por redes sociales.

El fiscal Montalván, quien inició la investigación del caso de oficio a falta de una denuncia del club o de parte de los padres de la menor, ya ha tomado la manifestación de cinco agentes de seguridad del club. Ellos habrían manifestado que no es la primera vez que la administración oculta conductas impropias de sus miembros, algunas de las cuales incluso podrían constituir delitos penales.

Se sabe, además, que la niña que sufrió la agresión rendirá su testimonio en una cámara Gesell en los próximos días, mientras que el agresor aún no se habría presentado ante el fiscal Montalván. El delito contra el pudor, en el que se basa la acusación del Ministerio Público, tiene una pena no menor de seis ni mayor de ocho años.

Cinco agentes de seguridad del club rindieron su declaración ante el fiscal.
Cinco agentes de seguridad del club rindieron su declaración ante el fiscal.

CARETAS intentó comunicarse con Privat, pero este colgó el teléfono apenas fue requerido por el tema. Algunas horas después, su perfil de Linkedin y el de otras redes sociales fueron desactivados.  
El club se ha limitado a informar que el ingreso del asociado ha sido suspendido. “Esperamos puedan comprender la situación y respetar el derecho de este asociado a exigir reserva”, responde la administración del Club Regatas al público en general. Aunque se refieren de manera específica a la voluntad de los padres de la víctima, el silencio beneficia también a un abusador de menores.