Víctor Andrés García Belaunde, furibunda y demagógica oposición.
Víctor Andrés García Belaunde, furibunda y demagógica oposición.
Edición 2473: Jueves, 2 de Febrero de 2017

Aterrizaje Forzoso: Vitocho, El Bocón

Congreso bloquea suscripción de la adenda al contrato del aeropuerto de Chinchero en el Cusco. Se frustra la adenda del contrato de concesión de Chinchero en el Cusco. La región amenaza con un paro indefinido, contra el Congreso.

Víctor Andrés García Belaunde, furibunda y demagógica oposición.
Víctor Andrés García Belaunde, furibunda y demagógica oposición.

A medida que se desploma la estantería de proyectos de infraestructura emblemáticos, se complica el panorama político. El martes 31, el Gobernador Regional del Cusco y autoridades locales marcharon a la pampa de Chinchero para exigir el inicio de la construcción del aeropuerto en esa localidad.

Amenazaron con iniciar una huelga indefinida si no se soluciona el impasse en 72 horas.  La pelota está en la rampa del Congreso. El congresista Víctor Andrés García Belaunde (Acción Popular) es el crítico más ácido del contrato. Plantea que el Ejecutivo resuelva el  contrato de concesión adjudicado al consorcio Kuntur Wasi. Sostiene que el consorcio “es insolvente y no tiene experiencia aeroportuaria”. 

“Ya que el Estado estaba dispuesto a poner la plata porque los insolventes concesionarios no la tenían, entonces que la emplee en construir directamente el terminal, y una vez terminado, llave en mano ponerla en licitación, y que se la lleve el mejor postor en concurso transparentes”, sostiene García Belaunde. ‘Vitocho’, en realidad,  le da una vuelta de riso al tema.

Leer también: Chinchero No Va

El presidente Pedro Pablo Kuczynski tenía previsto firmar la adenda al contrato el martes 31 en el mismo Chinchero, donde marcharon las autoridades cusqueñas ese día, en un giro inesperado del destino. “Chinchero sí va”, afirmó PPK el lunes 30, pero esa noche, en mensaje televisado, anunció que a solicitud de la Comisión Lava Jato del Congreso, que preside el congresista Víctor Albrecht (Fuerza Popular), una iniciativa de García Belaunde, se suspendía la firma hasta aclarar las cosas con el Congreso. Pizarra en mano, el presidente explicó el contenido de la adenda al contrato de concesión.

Sostuvo que la matriz financiera del contrato original disparaba el pago de intereses a US$ 589 millones.

La concesión del aeropuerto Chinchero fue adjudicada al consorcio Kuntur Wasi en 2014 mediante la modalidad de APP (asociación público – privada). El costo de la obra física prevista para ser concluida en el 2021 es de US$ 550 millones. El acuerdo fue que el privado obtuviera la financiación, y el Estado pagaba los intereses del préstamo a partir del quinto año, una vez que el aeropuerto estuviera operativo.

Carlos Vargas Loret de Mola, presidente de AIH, declaró a CARETAS que la tasa de interés pactada con los bancos acreedores es 7,5%, “pero el factor se multiplica a 22,5% al iniciarse el pago cinco años después”.  El exministro de Economía, Alonso Segura, del gobierno de Ollanta Humala, se negó a aceptar los términos del cierre financiero de US$ 262 millones con cinco bancos liderados por Goldman Sachs.  El ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, solicitó una asesoría a la Corporación Andina de Fomento. La CAF concluyó que las tasas de interés eran las del mercado.

En el ajo, el esquema de fideicomiso original, que disparaba el monto de intereses a la estratósfera.

El ministro Vizcarra negoció los nuevos términos del contrato. La  adenda invierte el orden de los factores. El Estado financiará con dinero público el movimiento de las tierras, ahorrándose el pago de los intereses. La empresa aún debe invertir US$ 110 millones.  De acuerdo a Vargas de AIH, sigue siendo una APP. “Si no cumplimos con tener el aeropuerto operativo en cinco años, el gobierno ejecuta nuestra fianza de US$ 80 millones”.

El martes 31, autoridades cusqueñas marcharon a Chinchero. Amenazan con un paro regional indefinido.
El martes 31, autoridades cusqueñas marcharon a Chinchero. Amenazan con un paro regional indefinido.

La adenda fue aprobada por el Directorio de OSITRAN – órgano supervisor de sector transportes – la semana pasada, con voto dividido, 2 a 1. Se impuso el criterio de los directores Alfredo Dammert y  Antonio Balbuena.  “La adenda refleja bastante bien el contrato. Al final el gobierno tiene que pagar lo que se comprometió. Solo que en lugar de pagar a plazos, el gobierno lo pone para el avance de la obra”, explicó Dammert, expresidente de Osinergmin, a CARETAS.  Pero la renuncia de su presidente, Patricia Benavente,  echó más leña al fuego.

Vargas precisó que Andino Investment Holding, un conglomerado de servicios aduaneros cuyo buque madrina es Cosmos,  no tiene “cuatro trabajadores, sino 2,500”. A partir del 2011, en sociedad con Corporación América de Argentina administra  en concesión cinco aeropuertos del Sur del país: Cusco, Arequipa, Juliaca, Puerto Maldonado y Ayacucho. En 2013, AIH emitió bonos por US$ 115 millones a través del Banco de Crédito, para financiar el proyecto de Chinchero.

A su vez, la Corporación América es una empresa argentina que administra más de medio centenar de aeropuertos en  América Latina y Europa. “AIH tiene US$ 500 millones en activos, y Corporación América una facturación anual de US$ 1,000 millones”, afirmó  Vargas.  “¿Insolvencia? Que el congresista nos  lo demuestre”, dijo.

Uno de los problemas de la politización de los contratos es que cierra el paso a las enmiendas posibles, y abre las de la Procuraduría y el Ministerio Público. ‘Vitocho’ se expresó en términos despectivos del fiscal Hamilton Castro, titular del Caso Lava Jato –“uno más del montón”, dijo– y defendió los fueros parlamentarios. Pero las investigaciones en el Congreso nunca concluyen con sentencias punitivas para los responsables, en el Poder Judicial sí.

Los cusqueños que aprueban el proyecto –no todos, ver nota aparte– están que trinan. En apenas una semana, se cayó el proyecto del Gasoducto Sur Peruano (GSP) y ahora Chinchero pende de un delgado hilo.  El drástico corte en la inversión pública es un huayco para las finanzas regionales.  El aterrizaje forzoso de los proyectos Chinchero y el GSP –y el coletazo de las obras a cargo de Odebrecht y sus asociados– hacen tambalear las premisas macroeconómicas del gobierno para este año.

Loading...