Casi dos mil jóvenes eufóricos se dejan llevar por el frenesí del carnaval barranquino hasta bien entrada las 4 a.m. Un todos contra todos de agua, pintura y chela.
Casi dos mil jóvenes eufóricos se dejan llevar por el frenesí del carnaval barranquino hasta bien entrada las 4 a.m. Un todos contra todos de agua, pintura y chela.
Edición 2472: Jueves, 26 de Enero de 2017

Carnaval Technicolor

Por: Jorge Chávez Noriega | Pintura, agua y cerveza animan el clásico carnaval veraniego de Barranco a ritmo de batucada.

Casi dos mil jóvenes eufóricos se dejan llevar por el frenesí del carnaval barranquino hasta bien entrada las 4 a.m. Un todos contra todos de agua, pintura y chela.
Casi dos mil jóvenes eufóricos se dejan llevar por el frenesí del carnaval barranquino hasta bien entrada las 4 a.m. Un todos contra todos de agua, pintura y chela.

Entregados en cuerpo y alma, los hijos del Rey Momo toman desde el pasado jueves 12 la discoteca Help, sede del nuevo Carnaval de Barranco. Esta vez el mítico personaje carnavalesco es interpretado por Damián Ode, el animador vestido completamente de blanco. Antes de arrancar la fiesta, Ode parece más bien el Ño Carnavalón de los millennials (parte del evento fue transmitido por el canal de YouTube de Damián y el Toyo).

Damián Ode, Rey Momo, bañando en pintura a una entusiasta participante.
Damián Ode, Rey Momo, bañando en pintura a una entusiasta participante.
“Este carnaval nace ante el descontento de los vecinos barranquinos, que veían cómo de un día a otro el distrito se iba al diablo cuando el carnaval pasaba por las calles”, comenta Damián, pulcro, momentos previos a que se desate la guerra de agua, pintura y chela (cuando falta agua) que él mismo encabeza. “La energía que se siente cuando comienza la fiesta es alucinante. La gente se desborda, pero todo está bajo control. Incluso tenemos seguridad infiltrada entre el público”, añade. Todo arranca a ritmo de batucada, con una comparsa de artistas y voluntarios de la discoteca que, bajo su guía, son los encargados de bañar en pintura y surtir de desenfrenoa los cerca de mil jóvenes que han asistido a la fiesta.

La multitud se entrega al vibrante sonido de los tambores, como en un trance colectivo. A estas alturas, la cerveza, whisky o ron ya hicieron efecto. Algunas prendas y un par de condones inflados vuelan por los aires. Después de una incesante media hora, la música en vivo se apaga para que el Dj siga animando la noche con sonidos electropicales, reggae y funk. Las revoluciones bajan un poco, pero la juerga tiene para rato.

El año 2012, una ordenanza municipal dejó sin efecto al Carnaval de Barranco para que siga su camino por las tradicionales calles del distrito. Esto debido a los desmanes causados por un grupo de vándalos que dañó y ensució su zona monumental. “Es complicado, pero con una buena gestión y reglas claras es viable que el carnaval  vuelva a las calles. Por ejemplo, se podría lograr un acuerdo con una empresa de pintura para que repare las casas dañadas cuando culmine el evento”, opina Ode. Mientras el debate continúa, el carnaval se ha trasladado a Help y, de alguna u otra forma, mantiene la esencia de antaño. Con una intensidad acorde a los tiempos que vivimos, pero con la misma buena vibra.

Loading...