Versaldi es acompañado del rector Marcial Rubio y vicerrectora Pepi Patrón: “No  pretendo imponer mis ideas ni convencer con retóricas falaces”.
Versaldi es acompañado del rector Marcial Rubio y vicerrectora Pepi Patrón: “No pretendo imponer mis ideas ni convencer con retóricas falaces”.

Edición 2456: Jueves, 29 de Septiembre de 2016

Una Dura Derrota

Enviado del Papa, cardenal Giussepe Versaldi revisó estatutos que excluyen a Juan Luis Cipriani de PUCP.

Versaldi es acompañado del rector Marcial Rubio y vicerrectora Pepi Patrón: “No  pretendo imponer mis ideas ni convencer con retóricas falaces”.
Versaldi es acompañado del rector Marcial Rubio y vicerrectora Pepi Patrón: “No pretendo imponer mis ideas ni convencer con retóricas falaces”.

Como estaba previsto, el jueves 22 de septiembre el cardenal Giussepe Versaldi, representante del papa Francisco, se reunió con la Asamblea Universitaria de la PUCP para revisar el documento que pretende reformar varios puntos en el estatuto, entre ellos la situación que enfrenta al cardenal Juan Luis Cipriani como Gran Canciller, ante la universidad.

Versaldi llegó el martes 20 procedente de Buenos Aires e inmediato empezó a reunirse con obispos y autoridades; trascendió la actitud serena y conciliadora del emisario para acabar con 46 años de desentendimientos. “No pretendo imponer mis ideas, ni busco convencer con retóricas falaces”, manifestó ante la asamblea en el auditorio de Humanidades.

Si estatuto se aprueba el 14 de octubre, Cipriani ya no será más Gran Canciller.
Si estatuto se aprueba el 14 de octubre, Cipriani ya no será más Gran Canciller.
El prelado explicó que “se ha renovado la figura del Gran Canciller y de los cinco obispos que integran la Comisión Episcopal de la universidad”, dejando en claro que “esa renovación no pretende el control o el dominio de la institución”. Así, la figura del cardenal Cipriani se aleja cada vez más de la Católica, a menos de un mes (14 de octubre) para que dicho estatuto sea sometido a votación.

Tales ajustes al documento tienen alta opción de ser aprobados tras 14 meses de diálogo, al punto que Cipriani opinase hace dos semanas: “Le expresé al Papa mi disponibilidad, si piensa que mejor lo debe hacer otra persona”; pues el cargo de gran canciller ahora pasará al presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, o transitoriamente a un cardenal romano, una vez que Francisco estampe su firma.

El punto espinoso que queda, a pesar del avance logrado por la PUCP y el Vaticano, serán los juicios pendientes promovidos por el arzobispo de Lima. Versaldi no mencionó el asunto, pero será posible que suceda lo dicho por el rector Marcial Rubio: que el arzobispado, para ello, tendrá que enfrentarse esta vez también al Vaticano y al Papa.

Así la renovación de unión entre el Vaticano y la PUCP se concretaría volviendo a hacer uso de los títulos de Pontificia y Católica. “Esta unión se realizará por medio de la Congregación para la Educación Católica, de la cual el Santo Padre ha querido nombrarme prefecto”, indicó el cardenal Versaldi.

Como signo de ello Versaldi visitó el departamento de Teología donde, desde el 2012, pesa una suspensión de enseñanza por parte de Cipriani, como una medida “disciplinaria” según él mismo declaró hace más de un año; no motivada en el ninguna idea teológica. Sin embargo “la luz de la teología brillará en medio de las tinieblas”, fue el mensaje final del italiano.

Loading...