Vaticano recomendó alejamiento de Figari durante investigación. Será interrogado el 10 de octubre.
Vaticano recomendó alejamiento de Figari durante investigación. Será interrogado el 10 de octubre.

Edición 2456: Jueves, 29 de Septiembre de 2016

Amnesia Colectiva

Líder del Sodalicio comparecerá ante la justicia desde su cómoda estancia en Roma. Sus cófrades en Lima lo niegan todo.

Vaticano recomendó alejamiento de Figari durante investigación. Será interrogado el 10 de octubre.
Vaticano recomendó alejamiento de Figari durante investigación. Será interrogado el 10 de octubre.

Ni perdón ni propósito de enmienda. El encuentro entre el líder del Sodalicio, Luis Fernando Figari, y la fiscal Flor de María Peralta del próximo 10 de octubre viene precedido por una serie de actos de ocultamiento y amnesia por parte de la cúpula de ese movimiento católico.

Ni la sombra de los signos de arrepentimiento mostrados cuando la crisis llegó a sus puertas el año pasado.

Desde que el periodista Pedro Salinas y otras cuatro personas formalizaron la denuncia por secuestro, lesiones graves y asociación ilícita contra Figari ante la 26° Fiscalía Provincial de Lima, uno a uno los miembros del directorio sodálite han desfilado por las oficinas de la avenida Abancay para rendir su manifestación.
 

VOTO DE SILENCIO

A excepción de José Ambrozic, todos los otros denunciados se han empeñado en negar la comisión de algún abuso contra miembros de esa comunidad. Es el caso de José Antonio Eguren, Eduardo Regal, Óscar Tokumura y Jaime Baertl. A ellos se suman los nombres de Erwin Scheuch y Virgilio Levaggi, quienes se encuentran fuera del país.

Sede del Consulado Peruano en Roma.
Sede del Consulado Peruano en Roma.


“Hay un patrón general en sus declaraciones que tiende a relativizar y poner en contexto el maltrato dentro del Sodalicio”, afirma Salinas. Así, por ejemplo, Tokumura, ex superior de la casa de formación de San Bartolo, se presentó ante la fiscal como un inofensivo profesor de educación física y fisioterapista que jamás se extralimitó en sus funciones.

Esto dista mucho de una versión que habría ofrecido Alessandro Moroni. Según fuentes internas, la actual cabeza del Sodalicio reconoció que a fines de los ochenta el movimiento ocultó dos casos de abuso sexual cometidos por el líder espiritual Virgilio Levaggi, hoy funcionario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Hay una esperanza oculta en que haya disputas internas. Como Figari ha sido acusado por la misma comunidad y nombrado persona non grata, no sería raro que plantee algún tipo de conflicto con los otros que han sido acusados junto con él”, apunta a su turno el exsodálite Óscar Osterling presagiando problemas.

Levaggi es delatado por uno de sus excompañeros.
Levaggi es delatado por uno de sus excompañeros.

 

EL GÓLGOTA DE LAS REPARACIONES

Por otro lado, el disgusto de los miembros del Consejo Superior frente al informe de la Comisión de Ética encargada de investigar los abusos en el Sodalicio ha traído consecuencias. En especial, por aquello de compensar económicamente a las víctimas y pedir perdón a cada una de ellas manera personal y escrita.

Como resultado, los afectados han sufrido un auténtico vía crucis para obtener dicha reparación. En mayo de este año, al irlandés Ian Elliot, consultor en protección y seguridad ante abusos, se le encargó la tarea de recoger los testimonios de las víctimas, evaluar sus casos y sugerir una compensación económica justa.

CARETAS pudo conocer el caso de una víctima a la que el consultor Elliot, con el respaldo de José Ambrozic, actual Vicario General, le prometió entregarle una reparación económica, pero el dinero nunca llegó a sus manos.

En los últimos tres meses, sus reclamos no fueron atendidos y, después de varias idas y venidas, Carlos Neuenschwander, quien maneja los asuntos económicos, le comunicó que no le iban a entregar ninguna compensación.

Neuenschwander sería manejado por el sacerdote Jaime Baertl, el hombre de los negocios en el Sodalicio. Hasta el momento solo tres personas habrían sido reparadas.

“Al final lo que se hace es lo que el Sodalicio quiere. Los aires de independencia que Elliot puede formular son extremadamente falsos”, afirma Osterling con escepticismo. Tiene por qué.

El proceso de reparación “termina siendo una revictimización”, asegura Óscar Osterling, ex sodálite.
El proceso de reparación “termina siendo una revictimización”, asegura Óscar Osterling, ex sodálite.

Loading...