Fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez han realizado varios viajes para recabar testimonios en Brasil. Les faltó hacer importante contacto.
Fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez han realizado varios viajes para recabar testimonios en Brasil. Les faltó hacer importante contacto.
Edición 2597: Jueves, 4 de Julio de 2019

Freno en Seco

Acuerdo de Colaboración Eficaz con Odebrecht es objeto de cuestionamientos. Fiscalía pasó por alto alertas de personaje clave.

Fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez han realizado varios viajes para recabar testimonios en Brasil. Les faltó hacer importante contacto.
Fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez han realizado varios viajes para recabar testimonios en Brasil. Les faltó hacer importante contacto.

Lenz lo Advirtió

En los últimos días, se dieron a conocer nuevas filtraciones sobre presuntos sobornos no confesados en el Perú por la empresa brasileña Odebrecht.

Esta vez la liebre saltó en Ecuador, donde periodistas de un portal de investigación accedieron a documentación que, según sus fuentes, demuestra que la constructora no dijo toda la verdad sobre las coimas pagadas en ese y otros países, entre ellos el Perú. La información proviene del sistema encriptado Drousys, uno de los dos que Odebrecht utilizó para camuflar los pagos de su contabilidad paralela. El otro sistema fue MyWebDay.

La documentación fue repartida entre el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés) y, para el caso peruano, donde su asociado es el portal Convoca, se hallaron US$ 8.843 millones de presuntos pagos ilícitos, correspondientes sobre todo a la última etapa de funcionamiento del Departamento de Operaciones Estructuradas –la famosa Caja 2–de marzo a junio de 2014.

Stefan Lenz en junio de 2017 con el entonces fiscal de la Nación Pablo Sánchez. Dos meses  después fue contratado por el Ministerio Público.
Stefan Lenz en junio de 2017 con el entonces fiscal de la Nación Pablo Sánchez. Dos meses  después fue contratado por el Ministerio Público.

LA CLÁUSULA DEL GASODUCTO

En la lista, el proyecto a donde se destinó más dinero mediante 17 pagos entre setiembre y noviembre de 2014 –US$ 3.07 millones–fue el Gasoducto Sur Peruano, licitado en junio de ese año durante el gobierno de Ollanta Humala, y que tras los problemas judiciales de Odebrecht quedó sin financiamiento y con destino incierto.

Con el caso del Gasoducto, según confirmó CARETAS, la empresa presionó repetidamente para archivar la investigación. El fiscal encargado era Luis Ballón, que renunció al Equipo Especial tras la salida de Castro, en agosto del año pasado. La investigación pasó a cargo de Domingo Pérez, quien obviamente tenía el portapliegos lleno. Vela decidió luego transferirla a Norma Mori. La investigación preliminar vencía el 2 de junio y ha sido ampliada hasta el 3 de febrero del próximo año.

Adicionalmente, el fiscal anticorrupción Reynaldo Abia ya había denunciado en este caso por colusión agravada al exfuncionario de Proinversión, Edgar Ramírez Cadenillas, y a la exrepresentante de Odebrecht, Claudia Hokama. El juez Manuel Chuyo convocó a audiencia de control sobre la materia para el jueves 4.          

La historia tiene un factor crucial. A diferencia de otros proyectos, el Gasoducto tiene una cláusula anticorrupción, que de ejecutarse tendría consecuencias sísmicas para Odebrecht, que ha invertido aproximadamente US$ 1,000 millones en el proyecto trunco.

CARETAS reveló hace un año la historia. Derecha, Odebrecht ha negado la información.
CARETAS reveló hace un año la historia. Derecha, Odebrecht ha negado la información.

CONOCER EL ACUERDO

Días antes de estas últimas revelaciones, la Defensoría del Pueblo demandó que se haga público el acuerdo de colaboración eficaz con Odebrecht, que fue negociado por los fiscales Rafael Vela, coordinador del Equipo Especial, y José Domingo Pérez. La semana pasada, la Comisión de Alto Nivel Anticorrupción (CAN), ahora encabezada por el primer ministro Salvador del Solar, solicitó lo mismo. Autoridades en la materia como el exprocurador José Ugaz consideran que es hora de “ajustar las tuercas” de la constructora brasileña.

El domingo 30 el fiscal Vela declaró en el programa Cuarto Poder que tenían conocimiento desde tres semanas atrás de la información sobre el Gasoducto. Es decir, aproximadamente desde el 10 de junio. Y recién desde el 19 se hizo efectiva la homologación del acuerdo de colaboración eficaz con la empresa, según el cual solo se pagaron sobornos en cuatro proyectos: Línea 1 del Metro de Lima en sus tramos 2 y 3, carretera Interoceánica en sus tramos 2 y 3, vía de Evitamiento en Cusco, y la Costa Verde del Callao.

El congresista de Acción Popular, Víctor Andrés García Belaunde, que ha sido crítico del acuerdo, sostiene que, si Vela sabía de los pagos relacionados al Gasoducto, “¿por qué insistió en la homologación? ¿por qué no la detuvo? ¿por qué no pidió que se postergue?”.

Actualmente solo se conoce la parte resolutiva del acuerdo, que confirma que a los brasileños –encabezados por Jorge Barata– solo se les acusa por colusión. No se incluyen los delitos de organización criminal y lavado de activos –que son los cargos por los que se ha denunciado a Ollanta Humala y Nadine Heredia y por los que se investiga a Keiko Fujimori– porque Odebrecht no considera los aportes de campaña que no tienen contrapartidas en licitaciones como sobornos (CARETAS 2596).

Mientras tanto, CARETAS ha podido confirmar que una importante herramienta de colaboración con la que contaba la Fiscalía, no fue utilizada. En consecuencia, al final de cuentas, viene dependiendo de la información que la constructora brasileña le ha proporcionado.  

Fiscal Ballón investigó caso Gasoducto.
Fiscal Ballón investigó caso Gasoducto.

LENZ EN NADA

La Fiscalía tiene vigente un contrato con Stefan Lenz, quien fue el fiscal suizo que en 2015 incautó los servidores encriptados de Odebrecht. Vela y Pérez cuentan con toda la información desde agosto de 2018, cuando se pusieron al frente del Equipo Especial. 

Inicialmente, Lenz colaboró con el Ministerio Público peruano, pero renunció a la Fiscalía de su país en octubre de 2017.

Mientras el predecesor de Vela en el equipo Lava Jato, Hamilton Castro, realizaba una primera negociación para un acuerdo de colaboración eficaz, recibió de Lenz la información de que, en el sistema MyWebDay se ocultaban carpetas con pagos aparentemente ilícitos en 23 proyectos que abarcaban desde los gobiernos de Alberto Fujimori hasta el de Alan García. No incluían el período de Ollanta Humala pero, como declaró a la justicia brasileña un exfuncionario de Operaciones Estructuradas, en un momento Drousys absorbió las funciones de MyWebDay. El reciente hallazgo sobre el Gasoducto confirmaría esa información.

Hace un año, la edición 2546 de CARETAS dio cuenta de esta historia. Entonces, como ha ocurre también ahora con las revelaciones del Gasoducto, Odebrecht negó que se tratara de pagos ilícitos.

En enero de 2017, el equipo especial firmó un convenio preliminar de acuerdo de colaboración eficaz. Al mes siguiente, el fiscal Castro requirió a los abogados de Odebrecht información sobre los proyectos que había alcanzado el fiscal Lenz. Pero pasaron los meses y no le alcanzaron nada. Casos como los de la exalcaldesa de Lima, Susana Villarán, y el del expresidente Alejandro Toledo, fueron desarrollados en un principio sin la colaboración de la empresa. Hace un año CARETAS publicó la noticia sobre el verdadero monto de la coima que había recibido el expresidente, alrededor de US$ 33 millones, que se consiguió con la información proporcionada por Maiman y la colaboración internacional. Mucho más de los US$ 20 millones que Odebrecht reconoció inicialmente. 

Tras algunos meses de contramarchas, el 9 de agosto de 2017 Lenz fue contratado por la Fiscalía peruana (contrato 035-2017-MP-FN-GG) por el concepto de “servicio abogado especializado en delitos de corrupción de funcionarios y lavado de activos”. El costo total acordado, a medida que se ejecutara el contrato, fue de S/ 660 mil.

Gasoducto muerde gobierno de Humala.
Gasoducto muerde gobierno de Humala.

El contrato, que se encuentra vigente, tuvo una primera parte que fue la entrega de un primer informe con un diagnóstico situacional y recomendaciones iniciales para la Fiscalía.

Mientras tanto se precipitó la debacle del recambio del fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, por Gonzalo Chávarry. El escándalo de los audios relacionados con el exCNM comprometieron a Chávarry que, en un intento de demostrar independencia, cambió Castro por Vela y le asignó en el nuevo equipo un papel de liderazgo a Pérez. Ambos han sido públicamente críticos del trabajo de Castro, que rechaza los señalamientos por haber sido negligente en casos como el del fugado expresidente Alejandro Toledo.

Desde su puesto como fiscal superior de lavado de activos, Vela –con quienes trabajaban Germán Juárez y Domingo Pérez- había desarrollado una estrategia paralela desde la que puso contra las cuerdas a líderes políticos del país a partir de la receptación de aportes de campaña. El resto es historia.

Según explicó Castro en oficios enviados a Sánchez y Chávarry (CARETAS 2546), el acuerdo de colaboración no se concretó entonces porque Odebrecht ocultaba información.

La segunda parte del contrato de Lenz estaba supeditada a la llegada de la data de MyWebDay y Drousys solicitada por el MP peruano. A Brasil llegó la carta rogatoria y los términos de compromiso. Pero el cambio de los fiscales también interrumpió ese proceso. Según el contrato, Lenz debe ayudar a la Fiscalía a procesar y analizar esa información, lo que resulta extremadamente valioso si se toma en cuenta la experiencia del suizo con el software encriptado.

Este último punto es clave. La recomendación de Lenz a la Fiscalía fue tramitar el envío de la información del contenido del software para que los peruanos, asesorados por Lenz, hagan su propio análisis y búsqueda, y no depender de lo que Odebrecht decidiera entregar.

¿Por qué el Equipo Especial dirigido por Vela no siguió ese camino si el contrato con Lenz estaba vigente? Al final, el acuerdo de colaboración se limitó a los cuatro proyectos que Odebrecht reconoció desde el principio.