Encuentro presidencial en Moquegua es dominado por importación de gas boliviano. Generadoras ya firmaron.
Encuentro presidencial en Moquegua es dominado por importación de gas boliviano. Generadoras ya firmaron.
Edición 2595: Jueves, 20 de Junio de 2019

Guarda con el Gas

Escribe: Adrián Arriola | Periodista boliviano Carlos Valverde advierte que entusiasmo de hidrocarburos para el sur del Perú está descaminado.

Encuentro presidencial en Moquegua es dominado por importación de gas boliviano. Generadoras ya firmaron.
Encuentro presidencial en Moquegua es dominado por importación de gas boliviano. Generadoras ya firmaron.

El gas dominará el Encuentro Presidencial entre Martín Vizcarra y Evo Morales el próximo 20 y 21 en Moquegua. Bolivia necesita asegurar nuevos mercados para su gas ante el hallazgo de más yacimientos en Argentina y la posibilidad de que el gobierno ultraderechista de Bolsonaro en Brasil opte por reducir sus compras. Y da la casualidad que el mercado peruano enfrenta un horizonte energético deficitario. Así las cosas, esta semana las generadoras Kallpa Generación y Engie Energía Perú suscribieron sendos memorándum de entendimiento con el gobierno de Bolivia en Tarija para la compra de gas natural. Ambas empresas administran las centrales térmicas de Ilo y Matarani (200 MW en total), programadas para convertirse al gas en cuanto se conecten al Gasoducto Sur Peruano (GSP), proveniente de Camisea. Pero el escándalo Lava Jato ha herido de muerte al proyecto GSP. Así las cosas, el sueño zurdo de congresistas como Manuel Dammert, de Nuevo Perú, de convertir el puerto peruano de Ilo en un Dubái bolivariano con el gas de Evo está hoy sobre el tapete en el directorio corporativo. Ante esta sensible coyuntura energética, no será el Perú quien lidere la condena internacional a la cuarta reelección de Evo Morales, contraria a la Constitución y al referéndum (CARETAS 2593 y 2592).

En una rápida visita a Lima, el periodista boliviano Carlos Valverde, ganador del premio Libertad de Prensa 2016 y reconocido por sus investigaciones en torno la corrupción de los gobiernos de turno de su país, conversó con CARETAS sobre la supuesta bonanza gasífera, los nexos del Caso Lava Jato con los poderes del Estado y el escenario político que depara a su país en el marco de la cuarta candidatura a la presidencia de Evo Morales.

Según Valverde, no es cierto, como afirma el ministro boliviano de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, que su país esté sobre “un océano de gas”. Para explicar la situación, usó de ejemplo la exploración realizada por la empresa petrolera Repsol, la cual horadó 8 kilómetros bajo tierra y encontró un gas que no era comerciable. “No pudieron hacer nada y ahora el Estado debe devolverle US$ 350 millones por la inversión. El pozo tiene un gas pero no es comercial. Y no pasó nada”, explicó.

Agregó que, debido a ello, los actuales contratos con Brasil y Argentina no podrán ser cumplidos a pesar de que se les debería de vender 20 millones de metros cúbicos a Brasil y cerca de 18 millones a Argentina. Explicó que “no se puede llegar a esos topes sin dejar desfavorecido el mercado nacional. Bolivia no tiene para cumplir los contratos. Hoy no los tiene. Es una realidad absoluta”.

PETROBRAS LIMPIO
El supuesto problema del gas no viene solo, sino que arrastra consigo una serie de situaciones gubernamentales que han levantado la sospecha del periodista quien actualmente investiga las presuntas relaciones de funcionarios bolivianos con el caso Lava Jato.

Valverde alerta de “golpe constitucional”.
Valverde alerta de “golpe constitucional”.
El primer hecho es la eliminación de la investigación de trece años que se le venía realizando a la empresa brasileña Petrobras, una de las principales implicadas en toda la red de corrupción en Brasil. Valverde explicó a CARETAS que la intención de esta decisión es mantener las mejores relaciones bilaterales con la petrolera para que se mantenga el contrato de gas. “Es tan complicado que en determinado momento Bolivia enjuició a Petrobras, pues fue parte de la capitalización. Pero ahora el gobierno tiene tanta necesidad de tener buena relación con Brasil para poder venderle gas que acaban de retirarle toda la denuncia a pesar de ser acusado desde el 2006. De la noche a la mañana, el gobierno decidió retirar la denuncia. A ese nivel está en su fragilidad en materia de hidrocarburos”, agregó.

En ese marco, también afirmó que “en Bolivia la empresa Odebrecht no entró pero generó lazos comunicantes a través del expresidente de Brasil Lula Da Silva y a través del Banco Nacional de Desarrollo Social, quienes jugaron a la presencia de OAS”.

Otro hecho que alerta al periodista fue la visita de congresistas bolivianos en mayo de 2018, encabezados por la exministra de Evo Morales y actual integrante del Movimiento al Socialismo, Susana Rivero, para el Encuentro Binacional Perú-Bolivia de comisiones investigadoras del caso Lava Jato. Rivero se reunió con la presidenta de la Comisión Lava Jato, Rosa Bartra, quien explicó que el motivo era “para intercambiar información y experiencias en la investigación de casos de corrupción”.

Agregó que dicha comisión congresal, como es de mayoría oficialista, “ha sacado la parte que corresponde a Evo Morales, o sea, no nos vamos a enterar nunca de qué es lo que se investigó. También está el expresidente Carlos Mesa”.

Por ese motivo, Valverde cuestionó que los parlamentarios bolivianos hayan venido a Perú a investigar el caso, “cuando pudieron ir Brasil para saber de manera directa cual es la información que existe” y saber qué pasos seguir.

GOLPE CONSTITUCIONAL
“Tengo la sensación que en Bolivia los escándalos y fracasos no importan mucho. Bolivia tiene himen complaciente y entonces se le aguanta a Morales más de lo que se le ha aguantado a otro gobierno”, explicó con curiosa comparación sobre la cuarta postulación de Evo Morales a la presidencia.

El periodista observó que no es un golpe clásico ni tradicional, pues “el llamado socialismo del siglo XXI golpea de otra manera. Hugo Chávez y Nicolás Maduro se hicieron elegir por encima. En Nicaragua se reelige Daniel Ortega por encima de la constitución. Golpes constitucionales”.

La constitución boliviana aprobó en 2009 una sola reelección. En 2016 se realizó el referéndum para cambiar el artículo permitiéndole más reelecciones. El pueblo votó en contra. En reacción, el Tribunal Constitucional Plurinacional, permitió a Morales que se presente como candidato en las siguientes elecciones de octubre, pues considera que es un derecho humano. Esta afirmación fue compartida por Luis Almagro, secretario general de la OEA, pues para él negárselo sería “absolutamente discriminatorio”.

“No lo hacemos porque sea Morales, puede ser quien fuere. Maneja el Sistema Judicial, el Tribunal Constitucional (TC) y el Tribunal Supremo Electoral. Es sobre todo una ruptura institucional y constitucional del país”.

Critica que el organismo hemisférico “le perdona y le aguanta todo a Evo tras el conflicto del 2003. Si Morales fuese la oposición, incendia el país. Entonces aguantémoslo a Morales con su fraude, así tenga que romper la constitución. Con él en la oposición es peor. Brasil, Argentina, Perú, Chile, Colombia son capaces de aguantarle lo que haga con tal que en el sur no haya conflictos”.