La solución más real, pero lejana, fue la creación de la Autoridad Única de Transporte en diciembre de 2018, aunque ésta   hasta la actualidad no ha iniciado sus funciones.
La solución más real, pero lejana, fue la creación de la Autoridad Única de Transporte en diciembre de 2018, aunque ésta hasta la actualidad no ha iniciado sus funciones.
Edición 2594: Jueves, 13 de Junio de 2019

La Tres Veces Atorada

Estrés, depresión y otras enfermedades crónicas asociadas a la tercera ciudad con el peor tráfico del mundo.

La solución más real, pero lejana, fue la creación de la Autoridad Única de Transporte en diciembre de 2018, aunque ésta   hasta la actualidad no ha iniciado sus funciones.
La solución más real, pero lejana, fue la creación de la Autoridad Única de Transporte en diciembre de 2018, aunque ésta hasta la actualidad no ha iniciado sus funciones.

El 38 % de los limeños pierde 20 días al año atrapado en el tráfico vehicular, según estudios de la Fundación Transitemos. Y por si fuera poco, las calles de Lima también afectan su calidad de vida. Esos 345 días restantes acarrean estrés (72%), depresión (39%), problemas respiratorios (24%), contracturas musculares (16%), insomnio (6%), males urinarios (6%), afecciones en los huesos (5 %) y enfermedades gastrointestinales (3 %). Lo especifica el II Estudio de Tráfico y Tendencias de Movilidad Urbana en Lima - 2018 realizado por Marketwin, en especial en casos de más de dos horas de viaje.

Tráfico crea estrés (72%) y depresión (39%) crónica.
Tráfico crea estrés (72%) y depresión (39%) crónica.
Para el psicólogo Jorge Lazo, el estrés provocado por la hora punta tiene dos componentes importantes: el psicológico (ansiedad, miedo, frustración, baja autoestima, irritabilidad) y el físico (dolor de cabeza, de espalda, gastritis, dolores musculares). Debería de haber “un buen manejo de salud mental pública y educación vial”, agrega. Según Lazo, la contaminación sonora y el mal estado del parque automotor generan más estrés y desembocan en agresividad y desobediencia ante la autoridad.

Ya se sabe: Perú figura como el tercer país en el mundo con un 58% de congestión vehicular extra, según el informe de la compañía de GPS, TomTom Traffic Index, realizado el 2018. En el 2017 éramos novenos. Hoy, se calcula que podemos pasar hasta 9 horas en la carretera durante un solo día. Pero no solo somos terceros. En realidad, estamos mucho peor que Bombay y Bogotá, el primer y el segundo lugar, respectivamente. Lima tiene 8.5 millones de personas, mientras que Bombay tiene más de 14 millones. Bogotá, por su lado, es bastante más ordenada que Lima, y además cuenta con un sistema de pico y placa. Proporcionalmente, Lima es bastante más caótica.

Tráfico crea estrés (72%) y depresión (39%) crónica.
Tráfico crea estrés (72%) y depresión (39%) crónica.

A lo largo de la Av. Abancay, por ejemplo, el tránsito de un lado a otro demora alrededor de 40 minutos. Los policías dirigen el flujo vehicular por ocho horas diarias enfrentándose a los cláxones, los monóxidos que emanan los autos y hasta los insultos.CARETAS conversó con un policía de 25 años que dirige el tránsito en el cruce de la Av. Abancay y el Jr. Huallaga. El oficial manifestó que son varios los agentes que resultan con enfermedades pulmonares. “Tal vez no lo sienta hoy, pero sé que a largo plazo me voy a enfermar”, piensa en voz alta.

Quispe: reforma está inconclusa.
Quispe: reforma está inconclusa.
El problema de fondo, según Luis Quispe de Luz Ámbar, es que existe un solo corredor segregado, el Metropolitano, y cinco complementarios que no están trabajando al 100 %. Estos deberían contar con 5000 buses y apenas tienen menos de 800 buses, pues “falta licitar algunos tramos y entregárselo a las empresas que podrían favorecerse”. Es decir, se empezó una reforma de transporte que quedó inconclusa.

Una forma para reducir el tiempo de tráfico y reducir el malestar en la población es que el Estado subsidie el pasaje mediante la publicidad en los vehículos, tal como ocurre en países de Europa y en Chile.  

Para Carlos Dammert, empresario del sector de logísticas y aeronavegación, una solución drástica sería la recertificación de todos los brevetados y aplicar un sistema de restricción de uso de vehículos a cinco días por semana, pero promoviendo incentivos en el impuesto vehicular por no usar autos todos los días.

“Necesitamos servicio integrado. Con un pasaje se podrán desplazar de un extremo a otro. Hoy se paga 2 o 3”, agregó Quispe.
“Necesitamos servicio integrado. Con un pasaje se podrán desplazar de un extremo a otro. Hoy se paga 2 o 3”, agregó Quispe.