Edición 2586: Viernes, 19 de Abril de 2019

La carta que dejó AGP

El ex presidente Alan García escribió un mensaje a sus hijos donde dijo dejarles “la dignidad” de sus decisiones.

Durante el velorio en la Casa del Pueblo, Luciana, una de las hijas de Alan García con Pilar Nores, leyó la carta que su padre dejó antes de tomar la decisión de suicidarse.

El mensaje escrito en computadora e impreso lleva la huella digital de Alan García, además de su  firma en lapicero azul. En dicho papel el expresidente señala que por todo lo logrado en sus dos gobiernos no tiene porque “aceptar vejámenes. He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos”.

El miércoles 17 de abril, a las 6.30 a.m., un grupo de fiscales ingresó a su domicilio para notificarlo que sería detenido de manera preliminar, en el marco de la investigación que se le seguía por presuntos actos de corrupción en su segundo gobierno.  El ex presidente pidió hacer una llamada en privado a su abogado. Ingresó a su dormitorio y a los segundos se escuchó un disparo.

García Pérez que tenía 69 años, dijo que “por muchos años me situé por sobre los insultos, me defendí y el homenaje mis enemigos era argumentar que Alan García era suficientemente inteligente como para que ellos no pudieran probar sus calumnias”.

“No hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza. La historia tiene más valor que cualquier riqueza material. Nunca podrá haber precio suficiente para quebrar mi orgullo de aprista y de peruano. Por eso repetí: otros se venden, yo no”.

García señaló que “dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones; a mis compañeros, una señal de orgullo. Y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios porque ya cumplí la misión que me impuse”. Y termina diciendo “Que Dios, al que voy con dignidad, proteja a los de buen corazón y a los más humildes”.