Al fiscal José Domingo Pérez le cayó una botella de plástico llena en la cabeza. Keiko se manifestó a través de su cuenta de Twitter.
Al fiscal José Domingo Pérez le cayó una botella de plástico llena en la cabeza. Keiko se manifestó a través de su cuenta de Twitter.
Edición 2582: Jueves, 21 de Marzo de 2019

Achorados Abstenerse

Agresión a fiscal Pérez e interpelación a ministro Zeballos enmarcadas en medio de movidas judiciales brasileñas.

Al fiscal José Domingo Pérez le cayó una botella de plástico llena en la cabeza. Keiko se manifestó a través de su cuenta de Twitter.
Al fiscal José Domingo Pérez le cayó una botella de plástico llena en la cabeza. Keiko se manifestó a través de su cuenta de Twitter.

El achoramiento vuelve a sentirse en el ambiente.

Así lo refleja la agresión sufrida por lo fiscales José Domingo Pérez y Magaly Ponce de León el lunes 18, a manos de una turba de seguidores de Keiko Fujimori.

El fiscal salía de interrogar a la excandidata recluida con prisión preventiva en el penal Anexo de Chorrillos, cuando fue atacado a punta de empellones y botellas de plástico. Una a medio llenar de gaseosa le cayó a Pérez en la cabeza.

La Fiscalía y la Policía abrieron sendas investigaciones. En el segundo caso quedó claro que los efectivos no supieron cómo reaccionar para brindar la seguridad del caso.

Keiko Fujimori, que guardó silencio ante las preguntas de los fiscales, lamentó “profundamente lo sucedido” por vía del Twitter.

Pero el ataque ocurrió a tres días de la interpelación al ministro de Justicia, Vicente Zeballos, en un trámite que tiene como claro objetivo final desacreditar el acuerdo de colaboración eficaz firmado con Odebrecht.

Iniciaron investigaciones para identificar a responsables entre simpatizantes.
Iniciaron investigaciones para identificar a responsables entre simpatizantes.
  Los fujimoristas también se han envalentonado con las noticias de Brasil.

El jueves 14, el Tribunal Supremo de Brasil decidió que, cuando un caso de corrupción incluya aportes para las campañas políticas, será visto por la justicia electoral y no la justicia penal.

La decisión llegó por ajustada mayoría de 6 votos contra 5. Entre quienes votaron en contra está Rosa Weber, que además de ser magistrada suprema preside el Tribunal Superior Electoral.

Pero los detalles parecen pasar inadvertidos en la traducción política peruana.

APORTES Y DELITOS
El significado del caso es relevante porque en el fondo de la discusión sobre los actores políticos en problemas por los aportes de campaña de Odebrecht se encuentra la interrogante de si se trata de una falta administrativa, como ellos quisieran, o si se enmarca en el delito de lavado de activos vía la teoría de la organización criminal postulada por la Fiscalía.

Esa es una pregunta todavía sin respuesta.

Pero no es, como afirman algunos voceros fujimoristas, que Brasil haya determinado que los aportes negros de campaña sean faltas administrativas o electorales. En ese país, el tribunal electoral –nuestro Jurado Nacional de Elecciones– se encuentra facultado para emitir sentencias penales. El problema radica en sus capacidades prácticas.

La jueza Weber reconoció la “extraordinaria competencia” de la corte que preside pero advirtió que “se especializa en asuntos diferentes a la esfera penal”. Sergio Moro, el ex juez-estrella del caso Lava Jato y actual ministro de Justicia, había advertido que “si verificamos estadísticas de condenas penales en la Justicia electoral, probablemente no encontraremos números muy felices, y no porque no haya crímenes, sino porque ese sistema está centrado en la organización de elecciones y la solución de controversias en torno a los comicios”.

El sábado 16 se convocó a manifestación en Sao Paulo en protesta por decisión del Tribunal Supremo de pasar aportes de  campaña a la Justicia Electoral.
El sábado 16 se convocó a manifestación en Sao Paulo en protesta por decisión del Tribunal Supremo de pasar aportes de  campaña a la Justicia Electoral.
 Otro supremo que votó con la apretada minoría, Luis Barroso, fue más explícito y criticó que “se cambien paradigmas en un país devastado por la corrupción cuando finalmente se están logrando avances efectivos contra esa lacra”.

Los brasileños salieron a protestar a las calles. Una manifestación convocada en la puerta del Museo de Arte de Sao Paulo (MASP) el sábado 16 estuvo entre las más nutridas.

EL SISTEMA
El jueves 22 se realizará la interpelación al ministro de Justicia Vicente Zeballos. La moción fue presentada por la congresista de Fuerza Popular, Yeni Vilcatoma, y el jueves 14 la aprobó el pleno con 58 votos a favor, 24 en contra y una abstención.

Zeballos responderá 21 preguntas sobre los términos del acuerdo de colaboración firmado entre el Ministerio Público y la Procuraduría con la constructora brasileña Odebrecht.

El Ministerio Público es un órgano autónomo. Así que a Zeballos lo quieren agarrar del pescuezo por el lado del procurador Jorge Ramírez, que opera bajo el paraguas de su sector. Vilcatoma cuestiona el monto de la reparación civil de S/ 610 millones negociado por Ramírez, aunque la procuradora adjunta del caso Lava Jato, Silvana Carrión, declaró que el monto a pagar por la constructora como consecuencia del acuerdo suma S/ 1,275 millones con intereses legales (S/ 150 millones), deuda tributaria (S/ 450 millones) y el convenio adicional por la obra Chacas-San Luis (S/ 65 millones).

El segundo punto de contingencia son los términos del acuerdo de colaboración, pues solo incluye la admisión de coimas en los proyectos de la Interoceánica Sur, el Metro de Lima, la Vía de Evitamiento en el Cusco y la ampliación de la Costa Verde en el Callao.

Según la fujimorista Rosa Bartra, que presidió la comisión Lava Jato en el Congreso, los once proyectos que analizó el grupo de trabajo presentan serias irregularidades y muy probables sobornos.

Entre los que fueron ejecutados por Odebrecht están los de Gasoducto Sur Peruano, Central Hidroeléctrica Chaglla, Proyecto Olmos y Vías Nuevas de Lima.

Olmos, por ejemplo, figura en la lista de carpetas que la Fiscalía suiza halló en el sistema encriptado MyWebDay (CARETAS 2579), lo que sugiere que efectivamente hubo coimas.

¿Odebrecht dice todo lo que sabe? Probablemente no. Pero, como ha insistido el fiscal coordinador del Equipo Lava Jato, el acuerdo de colaboración eficaz no es un cofre cerrado y pueden integrarse nuevos casos a medida que se descubra nueva información.

Pretender, en cambio, derogar el acuerdo vuelve el péndulo a la reacción inicial: que la empresa corrupta se vaya y que no pueda volver a licitar con el Estado.

Lo perfecto es lo enemigo de lo bueno, como ya deberían saber los jacobinos de turno.

Vicente Zeballos responde 21 preguntas sobre acuerdo con Odebrecht.
Vicente Zeballos responde 21 preguntas sobre acuerdo con Odebrecht.

Ese discurso reclama además que los políticos –particularmente Keiko– sean chivos expiatorios mientras que los empresarios corruptos pasan piola. La verdadera corrupción, critican, está en las grandes coimas pagadas por los megaproyectos. La congresista Bartra se refiere a los “fuegos artificiales” de los aportes de las campañas.

Pero la respuesta se encuentra en el primer acuerdo que Odebrecht alcanzó con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, a fines de 2016. Allí se describe cómo el circuito de corrupción incluía como una parada fundamental los aportes de campaña. Coimas adelantadas, amortiguamiento de las regulaciones, garantía de la vista gorda. Como se le quiera llamar. Particularmente en los casos de las campañas de Fujimori y Ollanta Humala, son “fondos exorbitantes” como los califica el penalista César Azabache.       

Si lo que se es busca un ejercicio aleccionador, pedagógico y de justicia, pueden empezar por dejar de negar sus responsabilidades.