Habitantes de Vilcabamba rememoran al líder campesino.
Habitantes de Vilcabamba rememoran al líder campesino.
Edición 2580: Jueves, 7 de Marzo de 2019

De Puño, Letra y Ecran

Escribe: Jaro Adrianzén | Documental Hugo Blanco, Río profundo retrata el incansable espíritu de lucha del líder campesino. Se estrena en Praga el 12 de marzo.

Habitantes de Vilcabamba rememoran al líder campesino.
Habitantes de Vilcabamba rememoran al líder campesino.

En marcha de ambulantes de la FEDEVAL, 11 de junio de 1981. Le cayó palo.
En marcha de ambulantes de la FEDEVAL, 11 de junio de 1981. Le cayó palo.
Era 1969 y Hugo Blanco purgaba 25 años de prisión en El Frontón cuando conoció al más íntimo José María Arguedas, con quien tuvo un emotivo y brevísimo intercambio epistolar que fue trágicamente interrumpido por el suicidio del escriba. Hoy, 50 años después, la añeja correspondencia integra e inspira el título de Hugo Blanco, río profundo, documental de Malena Martínez que se estrenará el próximo 12 de marzo en el One World International Human Rights Documentary Film Festival, en Praga.

“¿No fuiste tú, tú mismo quien encabezó a esos ‘pulguientos’ indios de hacienda (…)? ¿No tomaste el Cusco como me dices en tu carta, y desde la misma puerta de la catedral, clamando y apostrofando en quechua, no espantaste a los gamonales (...)?”, preguntó el literato en la misiva, lanzando un paralelismo entre el levantamiento que Blanco dirigió en La Convención (1962) y un pasaje de su libro Los ríos profundos, en el que los ‘flagelados’ invaden Abancay “sin temer a la metralla y a las balas”.

Malena Martínez dirige. En la foto, junto a Blanco en el proceso de investigación del documental.
Malena Martínez dirige. En la foto, junto a Blanco en el proceso de investigación del documental.

“Hay muchas cosas en las que no estoy de acuerdo con ella”, dijo sobre Mendoza.
“Hay muchas cosas en las que no estoy de acuerdo con ella”, dijo sobre Mendoza.
Aquel fue un reconocimiento en el que Arguedas le dijo a Blanco que él era el hombre que había intuido para liderar a las masas indígenas, explica Martínez, quien conoció al líder revolucionario hace casi 20 años, durante un congreso de la Confederación Campesina al que asistió como periodista.

Hugo Blanco, Río profundo es un retrato de Blanco y su relación con la lucha social como reacción a las injusticias. “Y al límite que esta tiene con la lucha armada”, agrega la cineasta desde Austria, donde reside. En el documental, que incluye fotos de CARETAS, reflexiona sobre cómo Blanco, idealizado, vapuleado e ignorado, es síntoma de funcionamiento de la memoria en el Perú. Y parte de su motivación es que la línea que hoy separa a cualquier impulso socialista de una amenaza terrorista deje de ser tan delgada. Actualmente, Blanco también participa de La revolucion y la tierra, documental sobre la Reforma Agraria (CARETAS 2567).

Su familia sueca, agosto de 1978.
Su familia sueca, agosto de 1978.

Durante la primera mitad, Martínez hace un bosquejo de la imagen del líder y recoge testimonios en el pueblo de Chaupimayo, en La Convención. Incluye pasajes en Mesada, Pasñapacana, Mándor, Santa María, Quillabamba y Vilcabamba. También ilustra “las condiciones de los inmigrantes serranos en los latifundios de la selva que desencadenaron los levantamientos”. La segunda mitad es la conversación con Blanco en Lima.

Aún no tiene fecha de estreno en el Perú pero Martínez no descarta cineclubs o festivales. “La idea es que llegue a todos”, sintetiza. Para explorar el porqué del puño en alto.

Huelga de Blanco en el JNE, 1979. El PRT no tenía las firmas pero fue aceptado.
Huelga de Blanco en el JNE, 1979. El PRT no tenía las firmas pero fue aceptado.

 

NOTA: A excepción de la primera foto, las imágenes consignadas en el reportaje pertenecen al archivo de CARETAS, pero no guardan relación con la temática del documental. Mas si lo hacen con la figura de Hugo Blanco, protagonista de la producción y fotografiado en innumerables ocasiones por esta revista