“AP no necesita de Barnechea, Diez Canseco, Vitocho ni nadie, sino fortalecer los ideales que los puso ahí”.
“AP no necesita de Barnechea, Diez Canseco, Vitocho ni nadie, sino fortalecer los ideales que los puso ahí”.
Edición 2574: Jueves, 24 de Enero de 2019

RDC al Ruedo

Entrevista: Enrique Chávez | Celebra sus 71 años en local principal de Acción Popular y va por la presidencia del partido.

“AP no necesita de Barnechea, Diez Canseco, Vitocho ni nadie, sino fortalecer los ideales que los puso ahí”.
“AP no necesita de Barnechea, Diez Canseco, Vitocho ni nadie, sino fortalecer los ideales que los puso ahí”.

Raúl Diez Canseco se lanza a la presidencia de Acción Popular contra la opinión de quien detenta actualmente el cargo, Mesías Guevara, quien sostiene que no cumple con el tiempo de militancia pues renunció para ser vicepresidente de Alejandro Toledo. RDC responde que nunca renunció y solo se alejó de la dirigencia. Detrás, la carrera por la candidatura presidencial, que ya tiene a Alfredo Barnechea y Yonhy Lescano en la pista. El jueves 24 celebra su cumpleaños número 71 en Acción Popular y de esas velas saldrán chispas.

Fondo Editorial de USIL presentó los tres volúmenes de biografía de FBT.
Fondo Editorial de USIL presentó los tres volúmenes de biografía de FBT.

–¿Cuál es el objetivo de celebrar en el partido?
–No voy al partido para participar en una actividad política desde que murió Belaunde. Obviamente sí como militante, a apoyar la candidatura de Barnechea y Muñoz. Pero hubo una época de mucha tensión y ahí es donde me fui de licencia. Es el momento de consolidar por dentro el soporte de la organización partidaria.

–¿Convoca al acto en calidad de candidato a la presidencia de AP?
–Mientras no estás inscrito en una candidatura formal eres precandidato. Pero creo tener los galardones suficientes por todo lo que he sido en AP. Hay una respuesta muy generosa del militante hacia mi intención de asumir un nuevo liderazgo tan necesario en el partido.

–¿De presidente del partido a candidato presidencial?
–Una cosa no es que te lleve a la otra. Pero la otra no funciona si no tienes el partido que es el acorazado, el vehículo y la locomotora. Tuvimos mucha suerte con un candidato extraordinario como Muñoz, que se encontró con un partido que tenía una marca y una trayectoria impecable y trascendente, pero no tuvimos la mejor organización. Igual con Barnechea.

Legado disputado. Alfredo Barnechea con Rafael Belaunde Aubry.
Legado disputado. Alfredo Barnechea con Rafael Belaunde Aubry.

–Pero al mostrarse con Castañeda, Barnechea les dijo “sí ustedes no quieren me busco otro partido”.
–Si ese fuera el motivo de esa gente que revise la encuesta de DATUM. AP no necesita de Barnechea, Diez Canseco, Vitocho ni nadie, sino fortalecer los ideales que en su momento los puso ahí.

–¿Cómo se aplican hoy los valores de Belaunde?
–El gran problema del Perú es que todavía no hay una interconexión en todo su territorio. Con el tema energético, si entendemos la conquista del Perú por los peruanos, hay una agenda porque tenemos zonas importantes todavía sin energía, agua potable ni comunicaciones. Él comenzó una obra de vivienda importante y no podemos decir que todos los peruanos tienen una vivienda digna. Aquel mensaje visionario que decía que la única manera de distribuir riqueza en un país como el nuestro no es quitarles a unos para darles a otros, sino la justa y equitativa distribución de conocimientos. Creció la agroindustria, pero el pensamiento de Belaunde de convertir en verde el arenal sigue vigente. Quien se metió en medio de esa agenda fue la corrupción, que nos destrozó el país. Belaunde fue dos veces Presidente y no tenía carro propio.

Invitación con fondo de candidatura.
Invitación con fondo de candidatura.

–¿No le ha faltado a AP reclamar un poco más la figura de Valentín Paniagua?
–Lo que pasa es que Paniagua llega a la presidencia de la República no por elección popular sino porque era el único que tenía el consenso por transparencia y honradez. Y una cosa muy bella de Paniagua, él fue Presidente un año y nadie lo puede señalar que ocupó el gobierno con gente de AP. Lo mismo va a pasar con Muñoz. Estamos ante una nueva manera de ver la política que no se gana para repartijas, ni botines, sino para gobernar con lo mejor que tiene el Perú. ¿Quién es el primer regidor que antes se llamaba teniente alcalde? Miguel Romero Sotelo, un visionario y uno de los mejores alumnos de Belaunde. Cuando convenzo a Jorge Muñoz de que se venga a AP, él tuvo la generosidad de analizar qué partido lo invitaba y me dice “convéncelo a Miguel Romero para que sea mi teniente alcalde”.

–En el partido el ideario no es tan claro. No es lo mismo que dirán Mesías Guevara ni Yonhy Lescano.
–Pero, ¿cuánto tiempo tiene Yonhy en Acción Popular? Tampoco le puedes pedir eso. Es como que yo quiera hablar de CARETAS sin haber vivido CARETAS.

–¿La educación universitaria en el Perú está cumpliendo la promesa?
–Cada vez se le atiende y se le asigna más recursos. El único error que se está cometiendo es bajarle la velocidad por meter a todas en el mismo saco. La única manera que tengo de que tu hijo venga a San Ignacio es ser mejor que la competencia.

–¿Cómo los están retrasando?
–Hace un año y cuatro meses presenté seis carreras innovadoras como mecatrónica y hasta ahora no me las aprueban.  

–¿Qué responde a quienes critican que universidades como la suya se crearon a partir de beneficios tributarios que ya no deberían ir más?
–Que es totalmente mentiroso porque yo no tengo ningún beneficio tributario. El único lo tiene el estudiante, al que no le cobran el IGV. El día que lo cobren será el padre de familia.

A la derecha de Muñoz, primer regidor Rome  ro Sotelo, “un visionario y uno de los mejores alumnos de Belaunde”.
A la derecha de Muñoz, primer regidor Rome  ro Sotelo, “un visionario y uno de los mejores alumnos de Belaunde”.

–¿Y las exoneraciones?
–¿Qué exoneraciones? ¿A las importaciones de bienes de capital? Solamente te aprueban aquellas que tienen vinculación directa con la tecnología de los cambios que viven las carreras de ingeniería, por ejemplo. Traes equipos que valen US$ 400 mil, US$ 1 millón. ¿Qué es lo que tú quieres? ¿Qué tu hijo tenga educación de calidad o una educación mediocre? Lo que pasa es que hay universidades chatarras que están lucrando con eso. ¿Y por qué no la cierran?

–¿Cuánto reinvierten?
–80%, 90%, a veces 100%. Estamos haciendo un edificio aquí al frente, ¿con qué crédito? El privado pues. ¿Con qué avales? Los nuestros. Y la única manera que tenemos de sobrevivir en este mundo tan competitivo, donde los españoles te dan el título online, es con una educación de calidad, no hay otra.

–¿Usted ve la política como el directorio de una empresa?
No. Pero la política tiene que ser el gran facilitador para que el Perú crezca sin darle facilidades a nadie, sin cambiarles las reglas del juego. Y tener un país estable para que vengan las inversiones de largo plazo que son las del desarrollo. Lo que ha pasado con Odebrecht es muy lamentable. Pensaron que la manera de hacer obras en los países era rompiéndole la mano a medio mundo. ¿Qué denuncias de corrupción hubo en las obras de Belaunde, todas hechas con compañías americanas? El zanjón de Bedoya. ¿Cuántos años tiene? ¿Qué grietas se ha encontrado ahí? ¿Has visto la casa de don Lucho, con los mismos muebles hace años? ¿Ese político no puede existir en el Perú?

Mesías Guevara (izq.) y Yonhy Lescano.
Mesías Guevara (izq.) y Yonhy Lescano.

–Eso no van a decir de Raúl Diez Canseco, pues.
–¿Cuál es el problema? ¿Cuál es el robo que he hecho?

–Me refiero a la personalidad política. ¿Un millonario es buen político?
–Cuando tú hablas de la palabra millonario, busquemos el sinónimo. Una persona que tiene una cantidad de recursos, pero estúdiala pues. Cuántos jóvenes a los 18 años decidieron que no había vacaciones y a los 20 se metieron a un convento a enseñar. Hoy día llevé agua a San Juan de Lurigancho. ¿Pude haberla mandado? Sí. Pero fui con los alumnos porque si por algo tengo que seguir peleando en la vida es que esos chicos toquen la realidad del Perú porque si no, no los sensibilizas, y lo que estás creando son gente cibernética que cada día están más metidos en la frialdad de la computadora.

–Sus adversarios lo criticarán por hacer gobierno con Toledo.
–Yo trabajaba en financiamientos de empresas para los jóvenes.  Toledo me dice “quiero trabajar esas propuestas y me gustaría que tú formes parte”. Le dije que hable con el presidente Belaunde porque pertenezco a Acción Popular. En su exilio Belaunde le había conseguido una beca de posgrado a Toledo. Y le dijo, “voy aceptar, siempre y cuando lo lleves a la primera vicepresidencia”. Y así fue. Hicimos muchas cosas y la verdad que Toledo me dejaba trabajar. Comenzamos a trabajar el TLC con Estados Unidos. Duplicamos las cifras en Turismo, creamos el Consejo Nacional de la Juventud. Hasta que sentí que aquellos ideales que me habían llevado ahí no eran los mismos.

–¿Sospechó de corrupción?
–Vi cosas que no me gustaron y se las dije en su cara. Me hicieron una serie de denuncias y con los años se demostró que no había absolutamente nada y que fue una maldad para sacarme del medio. Me querían sacar aquellos que le vendieron a Toledo la idea de que yo quería serrucharle el piso para ser Presidente.

–¿Hay nombres?
–Claro. Me vino a buscar gente que quería sacarlo y les dije “A mí me eligieron vicepresidente, no Presidente”. No me hicieron renunciar, yo renuncié. Con papel lacrado, cerrado. Alguien lo abrió en Palacio y lo leyeron en Radioprogramas. Toledo me pide por la radio que espere. Hubo una reunión en casa de Carlos Ferrero, en su biblioteca. Le dije, “Alejandro, estás rodeado de gente en la que yo no confío, pero son tus amigos ¿Los vas a sacar?”. Se quedó mudo. Y me fui. Fíjate como el tiempo me ha dado la razón.

–¿Y la controversia del aeropuerto?
–Me hicieron dos denuncias constitucionales. La primera que yo quise favorecer a un señor X que yo no conocía –el padre de su actual esposa, Luciana de la Fuente– en el aeropuerto para darle exoneraciones tributarias para que no pague IGV. Gran mentira porque nunca ningún restaurante en el aeropuerto había pagado el IGV. Estaban exonerados desde el 63 en el primer gobierno de Belaunde. La SUNAT perdió los dos procesos en el Tribunal Fiscal y la Corte Suprema. Hasta el día de hoy sigue la exoneración. Cuando te maltratan en primera plana no te piden perdón allí mismo. Y cierro aquí. Cuando salgo elegido parlamentario preparé un discurso para mi debut. Le pedí al presidente Belaunde que lo revise. Lo mira y me dice “Raúl, tú has venido a preguntar si este es el momento oportuno para hablar. Solo tienes que hablar cuando tengas algo que decir sea más importante que tu silencio”. Si yo hubiera seguido esa lección de vida me hubiera ido mucho mejor. Pero este momento de mi país no es para quedarse callado. Soy consciente de que los doberman van a salir a ladrar. Pero tengo la piel tan dura que no me van hacer daño.