Cuando se allanó casa de Silva Checa se encontró documento de estrategia legal de Keiko Fujimori que calificaba a Santos Benites como el juez “ideal”. Lecaros con gran responsabilidad.
Cuando se allanó casa de Silva Checa se encontró documento de estrategia legal de Keiko Fujimori que calificaba a Santos Benites como el juez “ideal”. Lecaros con gran responsabilidad.
Edición 2574: Jueves, 24 de Enero de 2019

Jueces Vemos

Si se inhibe la jueza de caso Cocteles, asumiría juez considerado “ideal” por Fuerza Popular.

Cuando se allanó casa de Silva Checa se encontró documento de estrategia legal de Keiko Fujimori que calificaba a Santos Benites como el juez “ideal”. Lecaros con gran responsabilidad.
Cuando se allanó casa de Silva Checa se encontró documento de estrategia legal de Keiko Fujimori que calificaba a Santos Benites como el juez “ideal”. Lecaros con gran responsabilidad.

El jueves 17 se informó que la   reemplazará, por método aleatorio, al recusado Richard Concepción Carhuancho en el caso Cocteles de Fuerza Popular. Al día  siguiente, los jueces de la Corte Superior de Justicia especializada en delitos de crimen organizado y corrupción de funcionarios, encabezada  por Inés Villa Bonilla, emitieron un pronunciamiento en rechazo a la difusión de imágenes que atentan contra la dignidad de jueces en redes sociales.

Tenían motivos. Por redes circuló una foto de una mujer identificada como Arias, a la que se le veía completamente alcoholizada en un baño.

La foto no era de Arias. Una infamia más de las fake news.

Juez Roger Santos Benites podría reemplazar a Concepción Carhuancho.
Juez Roger Santos Benites podría reemplazar a Concepción Carhuancho.

Pero sí hubo un incidente, que tiene relevancia para el caso en cuestión. Los eventos ocurrieron el 28 de abril del 2006. Según el parte policial, Ronald Chirito, secretario adjunto del entonces vocal de la Sexta Sala Anticorrupción, el actual juez supremo Iván Sequeiros, hizo una fiesta en las instalaciones de la sala en La Mar, Miraflores, para celebrar el cumpleaños del juez, que no asistió, y el Día del Trabajo. Elizabeth Arias tenía entonces 26 años y se desempeñaba como secretaria judicial. Ella y su colega Pilar Gonzales fueron halladas inconscientes en el baño. Personal de seguridad debió romper la puerta para rescatarlas. Ambas fueron trasladadas al hospital Casimiro Ulloa y denunciaron ante la Policía haber sido drogadas y agredidas sexualmente por Chirito. Las dos fueron trasladadas a otras dependencias judiciales. En mayo del año siguiente, el vocal Pedro Cartolín de la OCMA propuso la destitución de Chirito y señaló a los jueces anticorrupción Sequeiros y Elvia Barrios, también suprema en la actualidad, por no haber tomado medidas.  

Chirito fue retirado del cargo por la OCMA recién en 2009.

EXTRAÑAS RELACIONES
Sorpresivamente, Giuliana Loza, abogada de Keiko Fujimori, solicitó que Arias se inhiba de ver el caso Cocteles.  

“Lo hacemos porque hace algunos años mi Estudio tuvo el honor de patrocinarla en un proceso que ya ha concluido”, explicó mediante oficio enviado al Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria. “Nuestro objetivo es evitar cualquier tipo de cuestionamiento a esta magistrada. Es lo correcto”, añadió en tuit.
Todo indica que el caso en cuestión fue aquél descrito líneas más arriba.

El problema es que Arias falló a favor de Fuerza Popular en noviembre de 2017, cuando ordenó al fiscal José Domingo Pérez que defina –denuncie o archive– en solo 10 días la investigación por el caso Cocteles. Para Arias no aplicaba adecuar el caso a la ley de crimen organizado. Pero la Corte Suprema le enmendó posteriormente la plana a la jueza.

Pocos días después de la decisión de Arias, Loza se apersonó como abogada de Keiko Fujimori. Antes, incluso durante todo el 2016, lo fue de Jaime Yoshiyama. ¿Arias no debió inhibirse entonces?
En otro caso, en diciembre último, Arias denegó el pedido del Equipo Especial Lava Jato para que el exgobernador Félix Moreno vuelva a prisión preventiva por los sobornos de Odebrecht en la Costa Verde del Callao. Moreno acaba de ser condenado a cinco años de prisión por el juicio del Fundo Oquendo y se encuentra prófugo.

Moreno, prófugo y con sentencia. Derecha, Jueza Arias y pedido de inhibición.
Moreno, prófugo y con sentencia. Derecha, Jueza Arias y pedido de inhibición.

Loza, como lo ha reconocido, es muy amiga de Vicente Silva Checa, el exoperador montesinista señalado por ser asesor en las sombras de Keiko Fujimori. Loza también trabajó en el estudio de Arsenio Oré, experimentado exabogado de la excandidata presidencial.  

Si ahora Arias accede al pedido de inhibición que formula Loza, solo quedaría como reemplazo de Concepción Carhuancho en el caso Cocteles el juez Roger Santos Benites.

Y allí hay otro grave problema.

JUEZ IDEAL
Cuando en octubre último la Fiscalía allanó la casa de Silva Checa, se encontró un documento de la estrategia legal de Keiko Fujimori con el membrete del estudio de la abogada Loza. Y ahí se describe a Santos Benites como el juez “ideal” del caso.

En febrero de 2018, Benites, como lo hizo Arias, conminó al fiscal Pérez para que en 20 días decidiera si archivaba o abría una investigación preparatoria a Fuerza Popular por aportes ilícitos en la campaña del 2011. Por entonces el partido estaba siendo investigado en carpeta aparte que la de Keiko. Como ocurrió con la que tomó Arias, la medida de Santos fue anulada por la Primera Sala de Apelaciones Nacional.

El fiscal coordinador del equipo Lava Jato, Rafael Vela, presentó dos recursos para conseguir que Concepción siga al frente, pero las circunstancias juegan en contra.

De ese modo, quedaría esperar por el reemplazo del otro juez que podría reemplazar a Concepción en el caso, Ángel Mendívil, que acaba de ser suspendido seis meses por la OCMA mientras lo reemplazan por liberar presuntos narcotraficantes (CARETAS 2573).

La decisión sobre el nuevo juez reposa en el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial. El presidente de la Corte Suprema, José Luis Lecaros, tiene entre manos una singular responsabilidad para garantizar la imparcialidad de los jueces que llevan casos de corrupción.