El martes 8, Zoraida Ávalos ofreció su primera conferencia de prensa en el nuevo puesto.
El martes 8, Zoraida Ávalos ofreció su primera conferencia de prensa en el nuevo puesto.
Edición 2572: Jueves, 10 de Enero de 2019

Debut y despedida

Terminó la opereta en la Fiscalía de la Nación y Zoraida Ávalos se pone a la cabeza de la institución.

El martes 8, Zoraida Ávalos ofreció su primera conferencia de prensa en el nuevo puesto.
El martes 8, Zoraida Ávalos ofreció su primera conferencia de prensa en el nuevo puesto.

La última semana de Pedro Gonzalo Chávarry al frente del Ministerio Público fue un digno corolario de la desastrosa gestión que comenzó el pasado 20 de julio en medio de la controversia.

A las 8 de la noche del 31 de julio anunció vía conferencia de prensa la remoción de los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez, del equipo Lava Jato.

Era difícilmente una sorpresa –CARETAS lo advirtió en dos carátulas– pero aún así desató una indignación ciudadana que precipitó el retiro de confianza de la junta de fiscales supremos e incluso de la bancada fujimorista en el Congreso.

Chávarry retrocedió y repuso a Vela y Pérez. El segundo redobló su ofensiva contra el Fiscal de la Nación y el viernes 4 allanó las oficinas de su asesor, Juan Manuel Duarte. A pesar de haberlas lacrado, el 6 de enero por la noche, cuando pretendía continuar con la diligencia, encontró que la oficina había sido violentada. Las cámaras de seguridad revelaron que con tres policías había entrado la piurana Rosa Venegas, otra asesora de Chávarry –ex  congresista UPP 2006-2011– que trabajó en el despacho de la fujimorista Karina Beteta hasta que se fue con el fiscal. Beteta, por cierto, también fue parlamentaria de UPP –humalista entonces– en el mismo período. Y hay que recordar que Chávarry reconoció que a Duarte se lo recomendaron en Fuerza Popular. Sus asesores eran fujimoristas.     
Venegas enfrenta ahora contingencias penales.

El 7 por la noche, Chávarry anunció su renuncia, que se hizo efectiva al día siguiente, y señaló la supuesta intromisión del Ejecutivo.

Chávarry dejó de ser fiscal de la Nación, pero permanece como Supremo. Enfrenta acusaciones constitucionales que siguen en pie.
Chávarry dejó de ser fiscal de la Nación, pero permanece como Supremo. Enfrenta acusaciones constitucionales que siguen en pie.
CHALACA DE EMERGENCIA
Como estaba previsto, asumió el cargo la fiscal suprema Zoraida Ávalos (62). Chalaca y sanmarquina con maestría en derecho constitucional, comenzó como fiscal en 1984 como adjunta en Maynas, Loreto. Ocupó 11 cargos provinciales y cinco como titular. En diciembre del 2013 fue nombrada como Fiscal Supremo Titular en medio del cuestionamiento del Tribunal Constitucional, que anulo dicho nombramiento, para luego rectificarse debido a que sí tenía validez, en febrero del 2014 es designada segunda representante Suplente del Ministerio Público ante el JNE.

Fue la única suprema que no asistió a la juramentación de Chávarry. En agosto del 2018 fue designada como Fiscal Supremo Titular de la Fiscalía Suprema de Control Interno.

Evangélica y provida, Ávalos se mostró enérgica al indicar que asumiría este cargo en “aras de salvaguardar el trabajo responsable y honesto de muchos fiscales y sin dar tregua a la lucha contra la corrupción”. Declaró en emergencia la institución hasta que se establezca la Junta Nacional de Justicia y fijó ese momento para culminar su gestión interina.

Ratificó su apoyo al Equipo Especial del Caso Lava Jato, a la Fiscalía Provincial Especializada contra el Crimen Organizado del Callao y la Fiscalía Suprema Transitoria Especializada en delitos cometidos por Funcionarios Públicos. “Brindaremos todo el apoyo logístico y de personal necesario para el avance de las investigaciones en los casos CNM audios y Cuellos Blancos del Puerto”, anunció.

Duarte y Venegas, fujiasesores.
Duarte y Venegas, fujiasesores.
También presentará un proyecto de ley que permita ser drásticos cuando los fiscales se vean inmersos en temas de corrupción. “La ley de la carrera fiscal tiene aspectos que limitan la investigación y sanción de conductas infractoras al interior de la institución”, criticó. Pero calificó el proyecto de ley del Ejecutivo para declarar en emergencia el MP como uno que “violaba su estructura constitucional”.

GRANDES ERRORES
La junta de cinco fiscales supremos, sin embargo, es la misma. Ahí están Chávarry, Tomás Aladino Gálvez y Víctor Rodríguez Monteza. Los tres enfrentan acusaciones constitucionales que podrían terminar retirándolos de la junta, sea en el Congreso o vía la nueva Junta Nacional de Justicia que reemplaza al CNM y que, según los trascendidos, podría ser encabezada por el juez supremo Francisco Távara.

Venegas en épocas de congresista.
Venegas en épocas de congresista.

Gálvez afirma que es falsa la versión de un colaborador eficaz de que la corte superior del Callao coaptada por la mafia de los Cuellos Blancos tenía interés en tomar control de la Fiscalía de la Nación a través de Pedro Chávarry y así impedir la reelección de Pablo Sánchez.

"Los hechos demuestran que esa versión no es razonable ni se sostiene", dice Gálvez.

Según el fiscal supremo, Chávarry fue electo en función a un acuerdo tres años atrás que determinó el criterio de antigüedad. Sostiene que el propio Sánchez descartó la posibilidad de reelección en su momento. "¿Qué reelección impedimos? ¿Qué elección fraudulenta propiciamos? La versión no se sostiene con la realidad", reclama.

Añade que Chávarry «cometió tres grandes errores” que desencadenaron el actual estado de crisis: cuestionar duramente y de manera poco razonable la gestoría integral de su antecesor Sánchez con lo que fracturó la Junta, enfrentarse innecesariamente al presidente Martín Vizcarra y remover a los fiscales del caso Lava Jato en un momento inoportuno, “justo cuando estamos por recabar la información de Brasil”.

"En esas circunstancias retiré mi apoyo a Chávarry", explica.

Según Gálvez, Chávarry tomó la decisión de sacar a Vela y Pérez sin consultar con la Junta. Sostiene que el 31 de diciembre mismo, a las 8 de la mañana y ante la insistencia de rumores de cambio, preguntó a Chávarry si eran ciertos. El Fiscal de la Nación le dijo que "no hay nada" y eso transmitió Gálvez a la prensa. A las 5 de la tarde un periodista lo llamó: "Usted nos ha engañado. El Fiscal de la Nación ha convocado a una conferencia de prensa para las 7 de la noche". 

Cuenta que escuchó la conferencia de prensa con "estupefacción". A los cinco minutos declaró que la decisión era "inoportuna". Ahí "terminó prácticamente mi apoyo". Gálvez considera que el Estado de Emergencia solicitado por el Ejecutivo se sustentaba en la permanencia de Chávarry. Pero una vez removido "esa situación terminó". Sin embargo, Ávalos ha declarado a la Fiscalía en estado de emergencia.

Sobre ella, espera "que fluya bien y que Dios la ilumine".