El congreso recién vera caso de Gonzalo Chávarry el próximo año. Legislatura termina 15 de diciembre.
El congreso recién vera caso de Gonzalo Chávarry el próximo año. Legislatura termina 15 de diciembre.
Edición 2567: Jueves, 29 de Noviembre de 2018

Callejón Oscuro

Ofensiva en Ministerio Público contra fiscal Rafael Vela se acerca al punto de no retorno. ¿Fiscal de la Nación busca su salida?

El congreso recién vera caso de Gonzalo Chávarry el próximo año. Legislatura termina 15 de diciembre.
El congreso recién vera caso de Gonzalo Chávarry el próximo año. Legislatura termina 15 de diciembre.

En el despacho del fiscal coordinador del Equipo Especial (EE), Rafael Vela, se apuran los trámites para realizar un nuevo interrogatorio a Jorge Barata, ex mandamás de Odebrecht en el Perú. Apuntan a la quincena de enero, pues no se ha logrado cerrar con los procuradores federales brasileños una fecha previa a su salida de vacaciones, el 15 de diciembre (CARETAS 2566).

Vela cree muy poco probable que continúe en el cargo para esa fecha, según trascendió.
Hace aproximadamente cinco semanas, días después que se ordenara la detención preliminar contra Keiko Fujimori, que Vela no tiene contacto con el fiscal de la Nación, Gonzalo Chávarry.

Mientras tanto, Chávarry compra tiempo en su enfrentamiento con el Ejecutivo. El mismo 15 de diciembre termina la legislatura y la subcomisión de acusaciones constitucionales acordó no revisar las denuncias constitucionales contra Chávarry hasta el próximo año.

CHOQUE CON PEÑA
Vela enfrenta una campaña de anónimos en las redes sociales que lo califica, convenientemente y sin ninguna base, como un “topo” de los apristas en la Fiscalía (“el fiscal Vela Barba es empleado de una de las empresas de Alan García por más de 10 años y la prensa lo sabe pero sospechosamente no lo dice… Vela fue puesto por Chávarry como jefe “coordinador” para ser el topo y tratar de malograr y entorpecer el buen trabajo que está realizando Pérez”).

Además se dio a conocer el contenido de un oficio que Vela remitió a Chávarry el jueves 22, en el que le da cuenta de los severos desencuentros con Alonso Peña, titular de la Unidad de Cooperación Judicial y de Extradiciones de la Fiscalía y quien es considerado por el Equipo Especial como muy cercano a Chávarry. Peña fue fiscal adjunto superior del exfiscal de la Nación, José Peláez, y del propio Chávarry.  

En agosto, Domingo Pérez ya había tenido un encontrón público con Peña, cuando lo señaló por impedirle preguntarle a Barata sobre “AG”.

Alonso Peña, de la Unidad de Cooperación Internacional. Choque frontal.
Alonso Peña, de la Unidad de Cooperación Internacional. Choque frontal.

En realidad, es el final de una secuencia de misivas que dan cuenta de la creciente tensión al interior del Ministerio Público. El Equipo Especial acusa a Peña de filtrar a la prensa información referente a casos como el de Félix Moreno en el Callao. Peña responde que los filtradores compulsivos son los del EE.    

La crisis de filtraciones, sin embargo, tiene distintas interpretaciones. Los fiscales son parte interesada y pasan información a la prensa para impulsar sus casos. No para sabotearlos. Según la interpretación del EE, en cambio, Peña, que no investiga los casos, ha revelado “información imprecisa que en esencia perjudica la planificación de la estrategia fiscal que se está asumiendo en el Equipo Especial para cada caso en concreto”.

En oficio  11046 del 21 de noviembre, Peña le respondió que las filtraciones que hizo a la prensa fueron “con conocimiento y autorización del señor Fiscal de la Nación, pues como profesional y miembro de esta Institución, guardo respeto a mis superiores jerárquicos”.

El estoico Vela alude a la “poca elegante autoevaluación de su trabajo” que hace Peña. Hace alusión al oficio de respuesta que le envió Peña el 14 de noviembre, donde le escribe que su Unidad “viene cumpliendo a la fecha y con resultados que hablan por sí solos un rol importante en la lucha contra la corrupción y el crimen organizado en todas sus manifestaciones”.

Oficio del 16 de noviembre dirigido a Peña, en el que los miembros del Equipo Especial le advierten que “se desconfía de su Unidad”.
Oficio del 16 de noviembre dirigido a Peña, en el que los miembros del Equipo Especial le advierten que “se desconfía de su Unidad”.

El 16 de noviembre, Vela le solicitó que “las asistencias judiciales que se encuentren pendientes de remitir sean cursadas en sobre lacrado, con la finalidad de que el fiscal provincial a cargo del caso en concreto sea el encargado del deslacrado, transcripción y traducción de corresponder ello”. Y directamente aclaró que “lo solicitado es en aras de salvaguardar la reserva de la investigación, máxime si en la actualidad se desconfía de su Unidad”. Para dejarlo en claro, firman el oficio todos los integrantes del equipo especial: Vela, José Domingo Pérez, Norma Mori, Germán Juárez y Carlos Puma.   

Vela acusó a Peña de entorpecer las coordinaciones que hace con sus pares brasileños y de pretender “por el contrario un protagonismo innecesario en el desarrollo de las asistencias burocratizando las mismas, perjudicando con un excesivo formalismo y quejas las investigaciones en trámite del Equipo Especial”.

El asunto se agravó al día siguiente, el 22 de noviembre, cuando Vela culpó a Peña por la suspensión de las declaraciones que iban a brindar a Domingo Pérez los exfuncionarios de Odebrecht Igor Braga Vasconcelos, vinculado con el caso Moreno, y Sergio Nogueira Pancali, ex secretario general del consorcio Conirsa que construyó la Interoceánica Sur y en el que también participó Graña y Montero.

La diligencia fue suspendida por orden de Cristina Schwansee Romanó, jefa de cooperación internacional de Brasil y por lo tanto par de Peña. Este se había quejado de que los peruanos se saltaron su despacho por la garrocha.

Jorge Barata declara en enero. Derecha, Vela recaba la información de Odebrecht, que reparte entre los fiscales.
Jorge Barata declara en enero. Derecha, Vela recaba la información de Odebrecht, que reparte entre los fiscales.

EL PROCURADOR MARTELLO
El fiscal José Domingo Pérez es quien ha ganado una inusitada presencia mediática, gracias particularmente a los casos de Keiko Fujimori y Alan García. Pero su jefe inmediato es Vela, y es él quien estableció una fluida relación de trabajo con el fiscal –o procurador, según los términos allá– Orlando Martello, miembro de la Fuerza de Tarea de Lava Jato. El contacto por WhatsApp es cotidiano y bastante cordial.

“Felicitaciones, este grupo es fantástico”, le comunicó el brasileño, por ejemplo, el mes pasado. De su parte, la comunicación es en un “portuñol” entendible y llama a su par “Vela” a secas.

Para entender la dinámica de trabajo que ha remecido a la clase política en el Perú, hay que recordar que el predecesor de Vela en el equipo especial fue, hasta el 27 de julio, Hamilton Castro.

Hasta ese momento, Vela, como fiscal de lavado de activos, estableció una vía paralela de trabajo por la que el exmandamás de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata, y otros ejecutivos de Odebrecht que incluyen al ex CEO Marcelo, brindaron su declaración como testigos con el compromiso ante la justicia brasileña de no criminalizarlos por los casos de aportes de campañas en los que declaren.

Para revertir los cuestionamientos a Chávarry por sus vínculos con el exjuez César Hinostroza, el nuevo fiscal de la Nación decidió empoderar al fiscal Pérez, que puso como condición que el nuevo jefe del EE fuera Vela. Así salió Castro y se unificaron los casos de Lava Jato.

Vela es quien ha tramitado los interrogatorios con los brasileños y quien consigue las principales informaciones de Odebrecht, que después reparta entre los fiscales correspondientes.  
El resto es historia. Domingo Pérez salió respondón y el viernes 30 interrogará a Chávarry debido a su supuesta cercanía con Fuerza Popular.

El martes 27, Vela confirmó que se encuentran muy cerca de lograr un acuerdo definitivo de colaboración con Odebrecht como empresa, y que solo falta que la Procuraduría ad hoc, encabezada por Jorge Ramírez, defina con la constructora el monto total de la reparación civil. Fue la empresa y no Jorge Barata, por ejemplo, la que proporcionó la información sobre el pago de la conferencia a Alan García en 2012.

En las próximas semanas se sabrá si Vela estará en su puesto para cosechar los frutos de ese acuerdo o si es separado del puesto.

Loading...