Paulo Skaf, dirigente que invitó a García, investigado por aporte de campaña. Programa de conferencia.
Paulo Skaf, dirigente que invitó a García, investigado por aporte de campaña. Programa de conferencia.
Edición 2566: Jueves, 22 de Noviembre de 2018

Aquella Vez en Río

En la conferencia de 2012 pagada por Odebrecht, García compartió cartel con Jorge Barata.

Paulo Skaf, dirigente que invitó a García, investigado por aporte de campaña. Programa de conferencia.
Paulo Skaf, dirigente que invitó a García, investigado por aporte de campaña. Programa de conferencia.

La conferencia que habría pagado Odebrecht vía su caixa dois se realizó en Sao Paulo el 15 de mayo de 2012 entre las 9 de la mañana y pasado el mediodía, en el local de la Fiesp (Avenida Paulista 1313, piso 15).

Alan García señaló que quien lo contrató fue la Federación de Industrias de Sao Paulo (FIEPS), la Confiep local presidida por el empresario textil Paulo Skaf. La famosa Caja 2 reaparece en la historia porque Skaf comenzó a ser investigado en octubre de 2017 por recibir 2.5 millones de reales –unos US$670 mil– procedentes de ese fondo ilícito. El propio Marcelo Odebrecht proporcionó la información y añadió que era parte de un compromiso hecho con el Partido de los Trabajadores. Como habría ocurrido con Ollanta Humala.

La nota de prensa destacó que era la sexta vez que García visitaba la organización gremial y que “el evento debatirá temas como tributación, acuerdos de promoción y protección de inversiones, además de mostrar casos de empresas brasileñas que tuvieron éxito en negociaciones con Perú”.  

García pronunció su conferencia por un tiempo programado de 30 minutos. Luego, a las 12, el expresidente peruano pronunció las palabras de clausura con Rubens Barbosa, presidente del COSCEX (Consejo Superior de Comercio Exterior de la Fiesp). A García lo precedió, en esta segunda intervención, Jorge Barata, el entonces presidente de Odebrecht en el Perú.

Durante su intervención, García criticó la política arancelaria brasileña, que consideró restrictiva, y abogó por una mayor integración comercial con las naciones vecinas.

Advirtió que a pesar de que en términos económicos “Brasil es una selección de Copa del Mundo”, presentaba un déficit de manufacturas que no sería revertido sin una reducción de tarifas.

Criticó las políticas de la argentina Cristina Kirchner y se dijo que su sucesor, Ollanta Humala, gobernaba con prudencia. No faltaba mucho para que se desatara la guerra en torno a la “megacomisión” y la “reelección conyugal”.

García calificó el tema de refrito y, en realidad, no era del todo nuevo. En la declaración de noviembre de 2014 que Marcelo Odebrecht ofreció a la Fiscalía peruana confirmó que Odebrecht pagó conferencias a García “porque es una política de la empresa ayudar a expresidentes”. Dijo además que su familia tenía una “relación de confianza” con García, que se remontaba a su primer gobierno, y que había pasado por Norberto, su hijo Emilio y el mismo Marcelo. Entonces, García reconoció que se trataba de la conferencia de mayo del 2012 pero insistió que la pagó la Fiesp y que él mismo hizo públicos los honorarios y pagó los impuestos correspondientes.

Odebrecht integra el gremio. En correo cifrado del 14 de junio de 2012, el operador financiero de la empresa, Marcos Grillo, le ofrece al abogado José Américo Spinola pasar el pago por su estudio, a cambio de una comisión de US$ 15 mil. Grillo cuenta que García ya dio otras conferencias a la Fiesp “pero nunca cobró por ellas. Ahora está cobrando y nosotros no podemos pagarle”. Admite que “lo ideal hubiera sido que alguna empresa brasileña, interesada en comercio bilateral, lo hubiese invitado y pagado su conferencia”. Evidentemente no había sido el caso más de un mes y medio después del evento. El contrato con García se firmó con fecha atrasada, del 5 de abril, y el recibo, 24 de mayo. Un día antes de la conferencia.