Martes 9, por la puerta de Palacio. “Vamos a hacer una auditoría y poner todo sobre la mesa. Hay que revisar los peajes y si no es tán bien, vamos a tomar las acciones debidas”.
Martes 9, por la puerta de Palacio. “Vamos a hacer una auditoría y poner todo sobre la mesa. Hay que revisar los peajes y si no es tán bien, vamos a tomar las acciones debidas”.
Edición 2560: Jueves, 11 de Octubre de 2018

Encuentro con Vizcarra

Entrevista: Enrique Chávez | Jorge Muñoz reveló a CARETAS las opciones sopesadas con el Presidente para ampliar presupuesto municipal.

Martes 9, por la puerta de Palacio. “Vamos a hacer una auditoría y poner todo sobre la mesa. Hay que revisar los peajes y si no es tán bien, vamos a tomar las acciones debidas”.
Martes 9, por la puerta de Palacio. “Vamos a hacer una auditoría y poner todo sobre la mesa. Hay que revisar los peajes y si no es tán bien, vamos a tomar las acciones debidas”.

CARETAS alcanza el martes 9 al novísimo alcalde electo en su despacho de Miraflores. Esa mañana fue recibido con una ovación de los funcionarios y asistió a Palacio de Gobierno.

–Tiene S/ 307 millones para presupuesto de obras y servicios el próximo año. La mitad del 2018. ¿Ya tiene claros los números?
–No, pero tenemos estos meses para hacer la tarea y llegar preparados. Hasta ahora el alcalde metropolitano no nos da por lo menos una llamadita. En realidad creo que no me debería llamar la atención.

–¿De qué habló con el presidente Vizcarra?
–En el Ejecutivo hay buena voluntad y quieren poner al servicio de la ciudad todas sus potencialidades. En la reunión que amablemente planteó el Presidente estuvieron los ministros de Transporte, Vivienda y Cultura. Hablamos de trabajar con la banca multilateral, con el aval del gobierno. Otra posibilidad interesante es propiciar la llegada de iniciativas privadas, con marcos de seguridad jurídica.

–La Municipalidad le entregó su caja de ingresos a OAS y Odebrecht con la concesión de los peajes, hoy cuestionados. ¿Hay posibilidad de revisarlos?
–Vamos a hacer una auditoría y poner todo sobre la mesa. La intención no es entrar a anular los peajes por anularlos. Hay que revisarlos y si no están bien vamos a tomar las acciones debidas. Sino la lavada te puede salir más cara que la camisa.

–¿Acaso los contratos no limitan las auditorías en los casos de APP?
–Todo es auditable. Uno no puede asumir los pasivos con los ojos cerrados.

–Contraloría ya detectó irregularidades.
–No huele bien. Pero primero nos tienen que proclamar.

DIÁLOGO O NADA
–Lima tiene 42 caciques en sus alcaldes distritales. ¿Cómo va a coordinar?
–Con mucho diálogo. Por algo Castañeda se ha ganado el apelativo de mudo.

–¿Cuándo se ha reunido con él?
–Este año tuve dos oportunidades de verlo, que fueron las asambleas metropolitanas para ver temas de presupuesto participativo. Pero en una no estuvo y en otra pasó un ratito. La que presidió fue la teniente alcaldesa, Patricia Juárez. La práctica de Castañeda en las sesiones de Concejo era ir, pasar lista y retirarse. ¿Cómo se puede coordinar, dialogar, concertar? El diálogo implica un doble esfuerzo porque tienes que concertar 42 voluntades, pero esa es la labor del alcalde metropolitano. Lima no ha sido planificada. Los problemas de transporte y de recojo de basura son impresionantes. Igual con la seguridad.

SEGURIDAD Y TRÁNSITO
–El policía retirado que le ayudó a transformar la seguridad en Miraflores fue Juan Briceño, ya fallecido. Por cierto, el único que, siendo agregado en el exterior, renunció luego del autogolpe. ¿Qué puede replicar del distrito?  
–Ya existe un ministro del Interior. Lima necesita un verdadero alcalde, que no dispone de las fuerzas policiales ni los militares. Pero sí puede hacer prevención. Allí entra la figura de Juan. Un expolicía respetuoso y responsable que nos enseñó a trabajar prevención. Ese es un eje muy municipal. La recuperación del espacio público, la cultura, la educación, el deporte: todo netamente preventivo. Y se hace una bisagra hacia otro eje, que es el patrullaje integrado con la Policía. Con respecto a las inequidades, hay que revisarlas, pero la realidad es esa. Lo debemos suplir con un trabajo descentralizado en las cuatro Limas.

–¿Cómo?
–Con fiscalías descentralizadas en lo penal como lo hemos hecho en Miraflores y en otros distritos que nos siguieron. Así ya no tienes que mandar la calificación de un delito hasta Abancay. Ese es el segundo eje de la seguridad, el fortalecimiento de las instituciones.

–Con respecto al tráfico, la Municipalidad va a perder atribuciones con la Autoridad de Transporte Urbano (ATU). ¿Qué hará?
–El primer eje es la visión de un sistema integrado de transporte, que es el que tendrá la ATU. Pero el segundo y tercero se quedan en la Municipalidad: gestión de tráfico y seguridad vial. Allí se requiere una verdadera central de monitoreo, señalética, acciones de volteo a la derecha y giros libres, no volteos a la izquierda. Por cada 100 mil personas, 14,2 mueren por siniestros de tránsito versus 8 por homicidios. Eso pasa por la toma de conciencia y la educación, que está totalmente abandonada.

–¿En obras viales?
–Terminar los 12 kilómetros del Metropolitano. Le hemos puesto el foco a la gente más necesitada que se transporta desde Comas hasta San Juan de Lurigancho por la famosa Pasamayito  que es una trocha carrozable, muy peligrosa, que alivia un viaje de dos a tres horas y lo convierte en 30 minutos.

“La reunión fue amablemente planteada por el Presidente”.
“La reunión fue amablemente planteada por el Presidente”.

OBJETIVO CENTRO
–¿Cuáles son sus planes para el Centro Histórico?
–Su recuperación es fundamental. Cuando arreglamos Larco y la zona periférica del parque, dijimos vamos haciendo una irradiación desde el corazón del distrito hacia afuera. Lo mismo tenemos que hacer con sitios emblemáticos como Barrios Altos, librados a la buena de dios. Cuando recuperas espacio público, generas espacios más seguros. Y hay que ponerle más verde a Lima, sin duda.  

–Alberto Andrade apostó por la Casa del Alcalde, luego la idea se abandonó. ¿Volvería a ella?
–Alberto consiguió una casa que era de la familia Berckemeyer y la alquiló para que el alcalde esté en el centro y pueda tener reuniones. Fue un cierto romanticismo y nos gustaría tenerlo pero todo eso va a pasar por el presupuesto. Realmente se aprovechó mucho ese local. Sí se puede, a buena hora. Pero tampoco vamos a gastar el exiguo presupuesto en lo que algunos puedan criticar como frívolo.

NEOPOPULISTA
–¿Cómo llega a Acción Popular?
–Yo era de Somos Perú. Pero, como me apena decirlo, se encuentra en un franco proceso de deterioro. Hubo una alianza que no me pareció la más conveniente.

–¿Con APP?
–Sí. El día previo se había negociado con PPK. Esas incoherencias no van conmigo. Decidí separarme y me mantuve dos años y medio como independiente. AP es un partido de centro, de alcance popular, arraigo y valores, con la concepción del Perú como doctrina. Terminé teniendo una muy buena relación con Raúl Diez Canseco que me dijo, mira, por qué no te afilias. Hace un año firmé mi ficha de inscripción pero por problemas en el registro todavía no soy militante.

–¿En la campaña no hubo presencia de Alfredo Barnechea ni los congresistas?
–(Niega con una sonrisa).

–Diez Canseco aportó S/ 66600 a su campaña.  
–Abrí mis cuentas de campaña y ahí se puede ver quién se jugó ese partido.

–¿Tuvo injerencia en la elección de candidatos distritales?
–Hubo algunas consultas pero cada espacio proponía precandidatos. AP tuvo una verdadera elección preelectoral y yo también competí.

–¿Ha sido del Opus Dei?
–No. Soy católico, creyente, me autodenomino como un hombre de fe. Pero no pertenezco a ningún grupo.

–¿No se considera caviar?
–Para otros era el candidato de los ricos. Tengo muy claro que el alcalde debe tener mucha tolerancia y respetar ideas y diversidad, al margen de tus propias convicciones. Respeto a todas las personas que tienen otra manera de ver la vida.

–Alberto de Belaunde es defensor de los derechos LGHTBI y fue su gerente.
–Alberto fue un gran colaborador. Lo digo siempre. Tiene una opción sexual clara y definida. Su valor humano no lo encuentro en muchas otras personas. Y así tengo colaboradores pertenecientes a organizaciones religiosas. Lo importante es esa convivencia. Es lo que hicimos en Miraflores y vamos a hacer en Lima.

Loading...