Se eligió al de más experiencia y sensatez. El único que transparentó sus cuentas de campaña.
Se eligió al de más experiencia y sensatez. El único que transparentó sus cuentas de campaña.
Edición 2560: Jueves, 11 de Octubre de 2018

El Voto Pragmático

Jorge Muñoz ganó en todos los distritos, incluso los más populosos. Encuestas parecieron estar en otra elección.

Se eligió al de más experiencia y sensatez. El único que transparentó sus cuentas de campaña.
Se eligió al de más experiencia y sensatez. El único que transparentó sus cuentas de campaña.

Al final, en un escenario de preferencias que decantó entre tres candidatos –Daniel Urresti, Jorge Muñoz y Renzo Reggiardo–, los votantes hicieron simplemente lo más pragmático. Elegir como alcalde de Lima al de más experiencia y sensatez. El único, además, que transparentó sus cuentas de campaña y la identidad de sus aportantes.

Como era previsible, la brecha fue más grande en Miraflores, San Isidro, San Borja y La Molina. Pero Muñoz ganó en todos los distritos, incluso, aunque por poco, en el populoso San Juan de Lurigancho donde Podemos Perú, el cuestionado vientre de alquiler de Urresti, sacó su único alcalde distrital en Lima. Igual de ajustados fueron los resultados en Villa el Salvador y Villa María del Triunfo, donde ganaron los hermanos Yñigo, acogidos por Perú Patria Segura de Reggiardo, despojado por Urresti de su planteamiento de mano dura.  

Con el 99.46% de actas procesadas, Muñoz (Acción Popular) obtenía el 36.18% de votos válidos que en la cifra final se acercará a los 1.9 millones.

Para darse una idea, el retornante Luis Castañeda Lossio arrasó en el 2014 con 2.5 millones. Más ajustada fue la elección en 2013, cuando Susana Villarán tuvo 1.743 millones, seguida por casi la misma cantidad por Lourdes Flores.

Urresti (Podemos Perú) consiguió casi un millón de votos para el 19.61% de sufragios válidos. Reggiardo de Perú Patria Segura sacó un poco menos de la mitad (8.84%). Le siguió el pepecista Alberto Beingolea (4.48%), de comentada participación en el tramo final de la campaña y quien, se pensó, pudo robarle más votos a Muñoz. Pero ese pragmatismo se inclinó, esta vez, por no atomizar más el voto. Beingolea sí dejó atrás al exalcalde Ricardo Belmont (3.84%), a quien por cierto le había dado duro en la segunda fecha del debate municipal. La fujimorista Fuerza Popular pasó a la categoría de anécdota en Lima, con el 2.7% de Diethell Colombus y una performance desoladora en el resto del país.

 

Crédito: Ivan Lanegra.
Crédito: Ivan Lanegra.
Alfredo Torres de Ipsos, Manuel Saavedra de CPI y Hernán Chaparro, que hasta hace poco estuvo al frente de GfK y ahora es jefe de estudios de opinión en el Instituto de Estudios Peruanos; coincidieron en afirmar que las redes sociales fueron primordiales para el triunfo de Muñoz.  

De ser así, las encuestas no lo registraron a tiempo pues, a menos de tres semanas de la elección, iba octavo. Curiosamente, el resultado final fue holgado, no de infarto.

Chaparro destacó que el 70% de limeños usa Internet y que el 90% de este segmento recurre principalmente a Facebook. Así, concluye que aproximadamente el 60% de votantes de la capital “tienen las redes para opinar, compartir simpatías y antipatías políticas”.

Ya se habló de la soberbia de Reggiardo, cuya ausencia al debate le pasó una factura que despejó la cancha. El “puntero mentiroso” no superó el 19% de Ipsos el 19 de septiembre, justo antes del debate del 23. A la siguiente (30 de septiembre) ya bajaba a 16.9% y Muñoz –que para su suerte le tocó “debatir” con el invisible Reggiardo en el debate– saltó del 4% al 14.2%. Por entonces Urresti saltó a 17.3% y su resultado en las urnas fue solo de un par de puntos más.    

En el tramo final, la absolución de Urresti por el asesinato del periodista de CARETAS Hugo Bustíos, el jueves 4, no le hizo ganar los “cientos de miles de votos” que, según él, se definirían con la decisión judicial. La masa de votantes tuvo la oportunidad de enterarse de la sordidez del crimen.

Loading...