Jorge Muñoz de AP despuntó del pelotón y   ahora pelea la alcaldía. El martes 2 subió al Metro de Lima y visitó Villa María del Triunfo, donde llegó a Ticlio Chico.
Jorge Muñoz de AP despuntó del pelotón y ahora pelea la alcaldía. El martes 2 subió al Metro de Lima y visitó Villa María del Triunfo, donde llegó a Ticlio Chico.
Edición 2559: Jueves, 4 de Octubre de 2018

Se Estrecha el Margen

El sentido común versus la demagogia en el tramo final de la campaña electoral en Lima.

Jorge Muñoz de AP despuntó del pelotón y   ahora pelea la alcaldía. El martes 2 subió al Metro de Lima y visitó Villa María del Triunfo, donde llegó a Ticlio Chico.
Jorge Muñoz de AP despuntó del pelotón y ahora pelea la alcaldía. El martes 2 subió al Metro de Lima y visitó Villa María del Triunfo, donde llegó a Ticlio Chico.

Ocho millones de limeños se volcarán a las urnas el domingo 7 para elegir al nuevo alcalde de la capital.

Las dimensiones de los distritos ofrecen una idea de lo que está en juego en los últimos días de campaña. San Juan de Lurigancho aloja a más de 600 mil electores. Comas y Ate, casi 370 mil cada uno. Villa El Salvador, más de 300 mil. Villa María del Triunfo y Los Olivos, 250 mil cada uno.
Recién en ese punto comienza a aparecer la Lima mesocrática. Surco tiene tantos electores como Los Olivos. La Molina, La Victoria y San Borja van de 100 mil a 110 mil.

¿Mucho ruido y pocas nueces? Renzo Reggiardo y las oportunidades perdidas.
¿Mucho ruido y pocas nueces? Renzo Reggiardo y las oportunidades perdidas.
Miraflores, el distrito del que Jorge Muñoz es alcalde, tiene 71 mil. Hasta allí llegó Daniel Urresti el martes 2 para darse una vuelta por el parque Kennedy.

“Hay alcaldes que quieren que Lima sea como Miraflores”, ironizó. “Eso es imposible, porque aquí yo no veo laderas ni asentamientos humanos. Lo que sí veo es un tráfico infernal. No se ha hecho nada espectacular”.

Por algo iba allí, al terreno del que consideraba su principal adversario.
Urresti pituquea y apela al voto popular. Elogió a Enrique Fernández, conocido como ‘Chaparrón’ y candidato del Frente Amplio que destacó en la segunda fecha del debate, el domingo 30.

Pero también hay otros vínculos. Urresti fue lanzado a la política durante el gobierno de Ollanta Humala y su exsecretaria de prensa de Palacio, Randa Mussallam, hoy asesora su campaña municipal. Y como aquí no hay bandera que valga, el diario fujimorista La Razón también hace campaña por Urresti.
El reacomodo registrado antes del apagón de encuestas, que comenzó el lunes 1, puso a Urresti como puntero, con casi 19% de votos válidos en simulacro según CPI. Renzo Reggiardo lo seguía muy de cerca, pero en bajada. Muñoz hizo valer su experiencia de dos períodos al frente de Miraflores y remontó al exalcalde Ricardo Belmont, con 11.1% de votos válidos.

Xenofobia tocó techo y Ricardo Belmont debió ir al debate. Derecha, pepecista Beingolea no perdió oportunidad para poner al hermanón contra las cuerdas.
Xenofobia tocó techo y Ricardo Belmont debió ir al debate. Derecha, pepecista Beingolea no perdió oportunidad para poner al hermanón contra las cuerdas.

La decisión de Reggiardo de no asistir al primer debate organizado por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) el domingo 30 de septiembre le pasó una factura que no imaginaba. Su arrogancia es la comidilla por estos días entre los marketeros políticos. Sus asesores –entre los que está Alfonso Baella e incluso un especialista brasileño– prácticamente le rogaron que asista. Pero nada pudo hacerlo cambiar de opinión. Como si hubiera sido el Luis Castañeda Lossio de 2014, que volaba en las encuestas.  

DESENGANCHE DE PARTIDOS
Las que se conocieron hasta la semana pasada son cifras lejanas a las de las últimas tres décadas de justas municipales en Lima, donde el ganador siempre llegó al sillón de Nicolás de Ribera ‘El Viejo’ con porcentajes que fueron del 38% al récord de casi 60% que sacó el reelecto Alberto Andrade en 1995.

[L|76318|Sin banderas. Diario fujimorista La Razón hace campaña por Urresti y exsecretaria
de prensa de Humala lo asesora.] Andrade, artífice de importantes cambios en Lima, se había forjado en la alcaldía de Miraflores. Del FREDEMO, al PPC, a Somos Lima y de ahí a Somos Perú. Fue justo en ese período 1995-1998 que Muñoz se desempeñó como director municipal de Miraflores, para luego ser regidor en tres oportunidades. En una, del 2003 al 2007, fue el teniente alcalde de Fernando, hermano de Alberto.

Biografía política que subraya un punto problemático de esta contienda. Los partidos se terminaron de desenganchar. La prohibición de reelección de alcaldes aglutinó las pujas internas. SP apostó por Juan Carlos Zurek, alcalde de La Molina de récord más pobre y cuestionamientos de zonificación. Ahí están los resultados, pero no solamente para el partido del fallecido Andrade y su raigambre municipalista.

También para el candidato Muñoz, que a estas alturas se habría servido mejor de su identificación de siempre con SP, que antes de la prohibición de encuestas encabezaba los sondeos en distritos tan definitorios como San Juan de Lurigancho.

El alcalde de Miraflores no se fue solo y se jaló a algunos actuales regidores de ese distrito como Patricia Del Río Jiménez De Olavide e Israel Acuña Wong Coquis. También destaca el exviceministro de Vivienda y Urbanismo, Miguel Eugenio Romero Sotelo.

Muñoz, al menos, se fue a Acción Popular. Pero Urresti, aliado con el muy cuestionado partido Podemos Perú, cuya inscripción irregular en la ONPE fue el primer capítulo del caso Lava Juez, llega al punto de denunciar al dueño de su vientre de alquiler.

Ricardo Fernández del Frente Amplio ganó puntos. Otros chupan limón.
Ricardo Fernández del Frente Amplio ganó puntos. Otros chupan limón.

“Si Pepe Luna, su hijo o los miembros del CEN tratan de decirme por qué no pongo a fulanito en tal puesto o por qué no haces ciertos contratos, inmediatamente los denuncio”, advirtió durante su parada miraflorina. “Por eso no recibo de José Luna nada”.

Luna fue el mandamás de Solidaridad Nacional, que tiene cuatro alcaldes presos y uno prófugo. En Podemos Perú tuvieron que separar a Mario Muchaypiña, candidato a La Molina que era gerente general de La Victoria y hombre de confianza del encarcelado alcalde Elías Cuba, cabecilla de ‘Los Intocables Ediles’. Urresti lleva entre sus regidores a Marco Antonio Huamán Valencia, que tiene abiertas denuncias por falsedad genérica, desacato y falsificación de documentos.

Absurdo que también le ha costado a Belmont, alojado en el comunista Partido Libertario de Vladimir Cerrón, y que fue muy bien aprovechado por el pepecista Alberto Beingolea en el segundo debate. La campaña llega a tal nivel de timba que a los que les tocó en esa tanda iban con desventaja para posicionarse frente a los de la primera fecha. En otras circunstancias, Beingolea pudo estar en una posición más expectante y la reaparición de Luis Bedoya Reyes de 99 años el martes 2 (“cinco días son suficientes para ganar por una nariz”) hizo recordar que los partidos y la política son necesarios.   

Loading...