dijo en el Congreso que igualar la pensión de la ONP al salario mínimo costaría más de S/ 2 mil millones.
dijo en el Congreso que igualar la pensión de la ONP al salario mínimo costaría más de S/ 2 mil millones.
Edición 2559: Jueves, 4 de Octubre de 2018

Cuentos Fiscales

Sandro Fuentes, ex superintendente de la SUNAT, disecciona el paquete tributario.

  dijo en el Congreso que igualar la pensión de la ONP al salario mínimo costaría más de S/ 2 mil millones.
dijo en el Congreso que igualar la pensión de la ONP al salario mínimo costaría más de S/ 2 mil millones.

¿Cuál  es su apreciación de las normas tributarias en el paquete de facultades delegadas?

–En el fondo las facultades delegadas eran para ganar competitividad.

–¿Competitividad o recaudación?

–La regla esencial competitividad.

–¿Pero la presión tributaria está por los suelos?

–En CARETAS lo apuntaron muy bien, que el 12.6% previsto para el 2019 probablemente es una de las apuestas más pesimistas de recaudación.

–Ahora la versión oficial es 14.2%.

–Esa podría ser, que es demasiado optimista.

“Los Decretos Ley buscan resolver a como dé lugar el problema de la recaudación, no el entorno adecuado para la inversión”, según Sandro Fuentes, abogado tributarista del estudio Rodrigo, Elías & Medrano.
“Los Decretos Ley buscan resolver a como dé lugar el problema de la recaudación, no el entorno adecuado para la inversión”, según Sandro Fuentes, abogado tributarista del estudio Rodrigo, Elías & Medrano.
–Este año 13.9%.

–No creo que lleguemos a 13.9%. Acá no va a subir la presión tributaria si es que la economía no se mueve, y la economía no se ha estado moviendo al ritmo de que esperábamos y mucho menos al ritmo que la recaudación tributaria quisiera. Hay casi una relación matemáticamente exacta entre el crecimiento de la economía y crecimiento de la recaudación.

–Retornemos a las facultades delegadas…

–Las facultades delegadas que pidió el Poder Ejecutivo eran tan amplias, tan ambiguas, tan flexibles, que produjo en el empresariado y en todo el mundo y en el Congreso un susto acerca de lo que se quería. Cuando delegan facultades para recuperar competitividad, todos pensamos en que se van a dar medidas de promoción de la economía, el shock de confianza, seguramente el destrabe, una adecuación del paquidermo estatal a una economía más dinámica, y sucede todo lo  contrario, en materia tributaria, por lo menos.

–¿Por qué?

–Porque se dan normas solo para 200 contribuyentes, los megacontribuyentes.

–Ahí está la carne, ¿cuál es el problema?

–Que la norma no busca resolver el problema severo de la informalidad y su efecto pernicioso. Los Decretos Ley buscan resolver a como dé lugar el problema de la recaudación, no el entorno adecuado para la inversión.

–La recaudación de los megacontribuyentes mueve la aguja…

–Más bien, estas medidas incordian pero no moverán la aguja y menos con dirección a algún norte.

–Hay quienes afirman que las medidas son draconianas.

No es necesariamente así. Son peor que eso, son muy arbitrarias. Por draconiana yo entiendo que la ley es clara y, aunque  que sea dura, es la ley. Pero cuando la ley es extraña, mal redactada, con una gran cantidad de grises, se convierte en una ley arbitraria.

–¿Qué es lo que no se entiende?  

–Se ha puesto énfasis en una supuesta recaudación por el combate a la elusión tributaria, sobre la base sin modificar la norma XVI del Código Tributario que es una pésima norma. Alguien preguntó en un foro tributario, ¿por qué es la norma XVI? Porque es el doble de tonta de la VIII. Está llena de subjetividades y eso es peligroso. Se le da al auditor de la Sunat posibilidades de decidir qué es inapropiado, que es verdadero, qué es artificioso, con relación a las figuras jurídicas que utilizan los contribuyentes. Con relación además a un concepto  que no está definido en ninguna ley, ni siquiera en ninguna ciencia, que es la planificación fiscal. ¿Su auditor sabe qué es planificación fiscal?

Shiguiyama, jefe de la SUNAT, el freno y la brida.
Shiguiyama, jefe de la SUNAT, el freno y la brida.
–¿Quizás sea un primer paso?

–No, el primer paso no es la ley, el primer paso es la infraestructura de seguridad jurídica para el contribuyente, instituciones sólidas, creíbles. A mí no me puede llevar a la responsabilidad solidaria si no sé de qué se trata, es casi como acusarme de un delito que no existe. No digo que la elusión sea delito, felizmente no han llegado a ese punto. ¿Cuál es el argumento? Que la OECD lo tiene. Pero la pregunta que nos hacemos es si la Sunat, el MEF, la Superintendencia de Mercado de Valores, Indecopi, son entidades de  nivel de OECD o todavía. Parece que no. Para los efectos de una ley con consecuencias tan graves como la responsabilidad solidaria de los representantes legales y gerente de las sociedades, tiene que ser algo que esté en la ley por un mínimo de seguridad jurídica.   

–¿No tienen capacidad para interpretar lo que es elusión o no?  

–Para nada, no solo eso, sino para evitar una aplicación arbitraria, y eso es lo que ocurre. Eso es la razón para que en España, salvo en dos o tres casos, nunca se aplicó, y están de regreso, están revisando la norma. Eso ocurre en otros países, en Chile, que también están de vuelta, hay un proyecto de ley modificatorio de su norma antielusiva, Argentina no lo puso en práctica, en Colombia ya lo están dudando, la copiaron de nosotros, pero no tan bien; nosotros nos la copiamos de España y no tan bien y así sucesivamente.

–¿En franco retroceso?

–Están en revisión, en retroceso no creo. En la mayoría de países hay una norma antielusiva, pero está redactada en dos dimensiones, la dimensión legal misma de aporte al contribuyente, certeza de dónde va fallar y por lo tanto pague las consecuencias de fallar si la ley lo ha establecido; y lo segundo, una altísima preparación de las instituciones, inclusive la judicial,  para que si existe un abuso contra las libertades ciudadanas, las libertades económicas,  puede  el poder judicial enmendarlas. La Cámara de Comercio de Lima, en comisión tributaria de la CCL, estamos convencidos de que el Estado sí tiene que tener una cláusula antielusión, pero tiene que ser bien hecha.

–Es decir...

–Establece los tipos objetivos bajo los cuales incurrirías en elusión. Además solamente con una instancia, entre comillas de revisión,  compuesta por tres funcionarios de la propia Sunat.

–¿Solamente de Sunat?

–Solamente de Sunat. Dice tres funcionarios de la Sunat, por lo menos diez años de antigüedad.

El presidente Vizcarra, Ricardo Másquez de la SNI y Roque Benavides de la Confiep en la reinstalación de la Mesa de Lucha contra la Pobreza en Palacio de Gobierno el martes 2.
El presidente Vizcarra, Ricardo Másquez de la SNI y Roque Benavides de la Confiep en la reinstalación de la Mesa de Lucha contra la Pobreza en Palacio de Gobierno el martes 2.

–¿Qué plantea como solución?

–Hacer una buena cláusula, la norma XVI debería ser íntegramente revisada, pero creo que no le queda una sola palabra sana.

–¿Qué es la elusión tributaria entonces?  

–Voy a resumirlo de una manera un poco violenta; es la falta de inteligencia del legislador. Cuando el legislador deja vacíos no hay ninguna razón para obligar al contribuyente a que las llene para pagar más impuestos. La economía de opción existe aquí y en cualquier lugar.

–¿Y esto también está en el marco dentro del OECD? ¿Esto es nuestro menú criollo?

–Menú criollo no solamente, yo entiendo que quienes escriben estas normas aspiran a trabajar alguna vez como consultores internacionales y por eso quieren sacarse 20, pero no estamos para sacarse 20 en la OECD.

–¿Y por qué la Sunat aceptó estas normas?

–La Sunat no interviene en la política, lamentablemente. Deberían consultarle más.

–Pero la Sunat está empoderada hasta el puño…

–Yo creo que no, al revés…

–Tiene a estos tres individuos que van a decidir que es práctica elusiva o no elusiva, eso lo empodera más.

–Justamente si la norma fuera buena, no necesitaría de un comité revisor que dijera cómo se tiene que aplicar y en qué casos.

–¿La Sunat no ha sido consultada?

–Me parece que no, yo entendería que ha participado con una voz muy tenue, muy débil, porque hay normas que son extrañas que están fuera del contexto de mejorar el sistema tributario.

–¿Hay un divorcio entre el MEF y la Sunat?

–Yo pienso que sí.

–¿Ese divorcio también explica nuestra pobre recaudación?

–También, porque carece de norte, y uno lo puede observar porque finalmente los funcionarios que hacen la política tributaria hoy día en el MEF son los mismos que hacían la política tributaria en el 2012, incluido el Ministro que era viceministro de esa época.

–Y a este equipo del MEF, ¿cómo lo califica?

–Muy buenos profesionales, pero probablemente sin la sensibilidad para lo que está ocurriendo en la realidad.

–¿Recaudación versus competitividad?

–Sí, claro, puramente recaudatorio, pese a que hay otras normas  emitidas con las facultades delegadas, habitaciones urbanas, por ejemplo, bien pensadas, que pretenden ser promotoras, cumplen con el requisito de competitividad. Pero en el tema tributario han puesto a legislar a los ortodoxos de la recaudación y eso es peligroso en estos momentos.

–¿Estas medidas pueden a su vez  pueden afectar el crecimiento?

–Yo creo que producen desconcierto y en un país necesitado de inversión en donde hemos dejado de ser un poco la vedette, ya nos miran con una ceja levantada; cambias  de Presidente,  qué pasa con esta mayoría, aparecen los hermanitos de cuello blanco, el Poder Judicial en pleno es cuestionado, etc. Entonces esto da la impresión que la tasa de descuento, la tasa de riesgo del país ha crecido probablemente. Vuelvo a decir, en el mundo privado, en el extranjero cada vez hay más preguntas políticas, institucionales, legales de lo que había hace tres o cuatro años. Se cierra el Congreso, y si se cierra qué pasa en ese caso. Son preguntas que antes no se hacían. Y un inversionista se las hace, no solo un periodista político.

–Y todo esto tiene que ser aprobado por el Congreso.

–No.

–Son facultades delegadas y se acabó.

–El problema es que algunas ya podrían entrar en vigencia y claramente inconstitucionales. 

Loading...