Juicio a Urresti en recta final. Derecha, abogado Sócrates Grillo Bockos.
Juicio a Urresti en recta final. Derecha, abogado Sócrates Grillo Bockos.
Edición 2554: Miércoles, 29 de Agosto de 2018

Carta Reveladora

Se descubre misiva que definió la estrategia de testigos volteados de Daniel Urresti. El 3 de septiembre fiscal sustenta acusación por 25 años.

Juicio a Urresti en recta final. Derecha, abogado Sócrates Grillo Bockos.
Juicio a Urresti en recta final. Derecha, abogado Sócrates Grillo Bockos.

El próximo 3 de septiembre, el fiscal Luis Landa se prepara para sustentar su acusación de 25 años de cárcel contra el exministro Daniel Urresti por el asesinato del periodista de CARETAS, Hugo Bustíos, en 1988. Con todas las pruebas presentadas, el tribunal estará listo para emitir su sentencia.

Un documento define la estrategia de defensa que tuvo Urresti.

El 6 de mayo de 2015, el abogado Sócrates Grillo Bockos le envió una carta. Allí le cuenta que su defendido, Víctor La Vera Hernández, enfrentaba un nuevo juicio por autoría mediata en el intento de homicidio de Sonia Muñoz, la mujer que fue brutalmente torturada en la base de Castropampa también en 1988.

Tras casi dos décadas de impunidad y encubrimiento, La Vera y Amador Vidal Sanbento ya habían sentenciados por el crimen de Bustíos en 2007. En el fallo se establece que “está probado que quienes dispararon contra las víctimas fueron militares vestidos de civil”.

En la carta, el abogado Grillo le contó a Urresti que “logramos obtener declaraciones que cambian absolutamente la faz del proceso” y “ello reivindicará a mi patrocinado y a la memoria del valiente periodista, asesinado por las hordas terroristas”.

Grillo mencionó a “los hijos de la heroína civil Primitiva Jorge”, que fue asesinada un día antes que Bustíos.

Añadió que Eduardo Rojas, periodista que acompañaba a Bustíos y sobrevivió al ataque, “dijo que fueron los senderistas los asesinos”.

Dos meses antes de recibir la carta, Urresti declaró a CARETAS que no tenía ninguna hipótesis sobre los móviles del crimen (CARETAS 2376). Calificó de “psicópata” al sentenciado Vidal Sanbento, quien fue el primero que lo señaló como cómplice. Desde entonces, Urresti cambió diametralmente su estrategia de defensa y asumió la de La Vera Hernández: decir que a Bustíos lo mataron los terroristas.  
El ofrecimiento que Grillo le hizo a Urresti tiene por delante a Clemencia Sulca, quien durante el proceso ha sido señalada por sobornar testigos para que cambien sus versiones y además fue sentenciada por difamar a Ysabel Rodríguez Chipana, comunera que reconoció a Urresti entre los asesinos de Bustíos y que además lo acusa de haberla violado dos veces en los días posteriores al crimen.

El testimonio de Clemencia Sulca fue incluido en las investigaciones que la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) hizo sobre el caso Bustíos, y que están incluidas en el informe final publicado el 2003. Allí relató que su hermano Pascual le contó que cuando se dirigía a la casa de su madre, recién asesinada, “vio descender de un camión militar, en el punto donde Bustíos fue asesinado, a un grupo de militares con polos blancos. Y varios testigos certificaron que ese fue el convoy que acribilló a Bustíos” (CARETAS 2429). Entonces los militares le advirtieron a Pascual Sulca que no diga nada.

Aunque Clemencia reconoció su firma en el testimonio brindado a la CVR, ahora dice que no dijo lo que dijo.

La supuesta versión de Eduardo Rojas, sobreviviente del crimen de Bustíos, resulta un disparate. Rojas ratificó en todo momento que los asesinos fueron senderistas e incluso lo ratificó con declaración jurada antes de morir en 1991.

Así comenzaron a voltearse los testigos.

Loading...