Antonio Camayo y José Cavassa en audiencia del 19 de agosto. “No conozco a los detenidos”, reclama Cavassa. Derecha, inscripción de partido de Luna en la ONPE es parte importante de la historia.
Antonio Camayo y José Cavassa en audiencia del 19 de agosto. “No conozco a los detenidos”, reclama Cavassa. Derecha, inscripción de partido de Luna en la ONPE es parte importante de la historia.
Edición 2553: Jueves, 23 de Agosto de 2018

A la Reja

Con los Cuello Blanco en prisión, fiscal Tomás Gálvez alerta que se debe llegar a responsabilidad de José Cavassa y José Luna.

Antonio Camayo y José Cavassa en audiencia del 19 de agosto. “No conozco a los detenidos”, reclama Cavassa. Derecha, inscripción de partido de Luna en la ONPE es parte importante de la historia.
Antonio Camayo y José Cavassa en audiencia del 19 de agosto. “No conozco a los detenidos”, reclama Cavassa. Derecha, inscripción de partido de Luna en la ONPE es parte importante de la historia.

¿De qué soy encargado yo?”, preguntó José Luis Cavassa al juez Manuel Chuyo Zavaleta en la audiencia del 19 de agosto, en la que se decidió la prisión preventiva de 36 meses contra los presuntos miembros de la banda de Los Cuellos Blancos del Puerto.

“No existe prueba de que yo haya cumplido esa función (de operador). No conozco a los detenidos, solo a uno, Gianfranco Paredes, que lo he conocido un minuto, que hablé con él”.

¿Camina la Fiscalía sobre terreno firme?

Es indiscutible el calado de la mafia que se instaló en la Corte Superior de Justicia del Callao. Pero más allá la línea se comienza a difuminar. En su requerimiento de prisión preventiva, la fiscal Rocío Sánchez incluye, por ejemplo, al empresario Antonio Camayo como encargado de “organizar y costear reuniones públicas o privadas en restaurantes exclusivos de Lima”. En el caso de Cavassa se le sindica como “operador político”.

Gálvez con encrucijada propia.
Gálvez con encrucijada propia.
Pero para el fiscal supremo Tomás Aladino Gálvez, los cabos no se están atando como deberían.

Sobre el caso existen “tres denuncias”, indicó Gálvez. No obstante, las pesquisas no avanzan.
“Hay dos fiscalías que están investigando a Cavassa”, señaló. El caso se encuentra en manos de Carlos Nivin Valdiviezo, fiscal provincial, y de Alain Flores Quispe, fiscal adjunto provincial.

Cada uno manejó la indagación independientemente del otro, todo dentro de la Segunda Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Lima, aunque ambos detuvieron la investigación.

¿La razón? “Es por una cuestión administrativa”, explica Gálvez. “Como están los dos ahí, elevaron a consulta a la Fiscalía Superior para que determine la competencia de quién va a seguir con los indicios”, añadió. La investigación también “incluiría a la gente del partido que se inscribió irregularmente”.

Se refiere a Podemos Perú, el partido del excongresista José Luna. Para el fiscal, sí habría existido injerencia de Podemos en el CNM, dado que “Cavassa fue contratado para viabilizar la inscripción del partido en la ONPE y, en efecto, lo hizo”.

Abogado José Castillo es testigo de fiscal. Susana Guerrero, esposa de Gálvez.
Abogado José Castillo es testigo de fiscal. Susana Guerrero, esposa de Gálvez.

La investigación de la fiscal Sánchez contra ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’, dice, “no se superpone” a las otras indagaciones, “pero sí pueden articularse”.

El puente del caso está en los ex consejeros del CNM –Guido Aguila, Iván Noguera, Julio Gutiérrez Pebe–, quienes tuvieron injerencia en los nombramientos de la ONPE y también son protagonistas en los audios, directamente vinculados con las trapacerías de Ríos y compañía.

El fiscal Gálvez pasa por su propia encrucijada. Aparece en varios audios con el suspendido juez supremo César Hinostroza Pariachi y el procurador Amado Enco presentó una denuncia contra ambos ante la Fiscalía.

Fiscal de la Nación Gonzalo Chávarry, presión con todo y acusación en Congreso.
Fiscal de la Nación Gonzalo Chávarry, presión con todo y acusación en Congreso.

Gálvez advirtió que aparecerían sus audios –relacionados con la publicación de un libro sobre lavado de activos y el caso de un rondero encarcelado– pero luego apareció otro en el que le pide consejo a Hinostroza sobre la situación de su amigo, el fiscal Walther Delgado, que atravesaba por un complicado proceso de tenencia de sus hijas.

Tampoco le ayuda que el fiscal de la Nación, Pablo Chávarry, archivara una investigación relacionada con boletas falsas, pero también es cierto que la decisión fue ratificada por su predecesor, Pablo Sánchez.

El portal Ojo Público lo acusó de denunciar a Cavassa en una fuga hacia delante, una vez que se conocieron los audios. Pero lo cierto es que Gálvez advirtió a CARETAS sobre Cavassa casi dos meses antes de las primeras emisiones, y fue fuente de las notas que aparecieron desde entonces. Su esposa es Susana Guerrero, exgerente de asesoría jurídica de ONPE que también denunció las irregularidades.

Gálvez reconoce que ha ofrecido su testimonio a la fiscal Rocío Sánchez. Su versión sobre la influencia de Cavassa coincide con la del abogado José Luis Castillo (CARETAS 2548).

En las actas de las entrevistas ofrecidas a la fiscal Sánchez el 15 de julio y de agosto, el testigo protegido 5 reconoce su amistad con Cavassa desde fines de 2015, pero se rompe cuando, según él, se entera de la investigación que lo involucra en el caso Centralita de Áncash, y por el que Fiscalía pide 30 años en su contra. También al constatar el grado de irregularidades en la ONPE.

El testigo narra cómo Cavassa organizaba sus reuniones en Telesup, la universidad de Luna, y que en una ocasión ambos –Cavassa y Luna– recibieron a los consejeros Noguera y Gutiérrez Pebe, que evidenciaron “una total obediencia y sujeción a Cavassa”. Gutiérrez Pebe se dirigía a él “con aire de sumisión”.

Loading...