“Lo que el Presidente va a presentar es el inicio de la Reforma Integral del Sistema de Justicia”.
“Lo que el Presidente va a presentar es el inicio de la Reforma Integral del Sistema de Justicia”.
Edición 2549: Jueves, 26 de Julio de 2018

‘Pediremos Facultades Delegadas’

Entrevista: Enrique Chávez | Primer ministro César Villanueva asegura que aprobarán reforma judicial y política. “Evaluamos pedir facultades”.

“Lo que el Presidente va a presentar es el inicio de la Reforma Integral del Sistema de Justicia”.
“Lo que el Presidente va a presentar es el inicio de la Reforma Integral del Sistema de Justicia”.

Aunque son circunstancias muy diferentes, el primer ministro César Villanueva ocupa la misma oficina que tuvo en Palacio de Gobierno hace cinco años. En vísperas del mensaje presidencial de 28 de julio, Villanueva muestra sus cartas.  

–¿Qué podemos esperar del mensaje presidencial del 28 de julio en materia del Sistema de Justicia?
–Lo que el Presidente va a presentar es el inicio de la Reforma Integral del Sistema de Justicia. La comisión encabezada por Allan Wagner ya está en la etapa final de redacción del informe, que consiste en unos lineamientos de lo que sería esta reforma, de donde partiría –asumir lo avanzado, especialmente por el lado del Ceriajus- y reforzar con otras propuestas. Una reforma requiere de consensos y va más allá de un período de gobierno. Hay que medir bien el impulso inicial para que sea irreversible y tenga continuidad. Es probable que presentemos unas pocas propuestas concretas, particularmente algunas que podamos hacer desde las competencias del Ejecutivo.

–¿Que no necesariamente pasen por el Congreso?
–No necesariamente. Pero la mayor parte sí va a pasar. Por eso tiene que haber una  búsqueda de consensos institucionales -más allá de las personas de las que puedas tener dudas o sospechas- en el Poder Judicial, el Ministerio Público y el Congreso. Tenemos optimismo, porque dada la  situación tendrá que haber consensos mínimos que debemos saber aprovechar. No es cuestión de ponernos una propuesta tipo muro para de ahí avanzar con dificultad. De ahí que el esquema para el 28 parta del Presidente, señalando el tema de la reforma, afirmándolo como decisión política y presentando propuestas para el corto plazo. Vamos a evaluar si es necesario un pedido de facultades para esos 2, 3 o máximo 4 puntos concretos. Queremos ser un Ejecutivo que le haga honor a su nombre. La reforma que le interesa al país es la reforma de todos y por lo tanto todos debemos apuntar a ello. La mayoría de la reforma pasará por el Congreso, sea por la Comisión de Justicia o la de Constitución.

–Fuerza Popular pretende modificar el reglamento del Congreso para que la reforma se tramite principalmente por la Comisión de Constitución y no la de Justicia, encabezada por PPK. ¿Qué opina de esa posibilidad?
–No queremos entrar al debate porque lo que queremos es armar el paquete completo y a partir de ahí ir avanzando por consensos.

–¿Se puede esperar un anuncio de cuestión de confianza por la reforma en el mensaje del 28?
–No.

–La calle se ha calentado. Usted habla de consensos pero la ciudadanía está indignada. ¿Cómo se conjuga?
Primero, que participamos de la indignación. No puede haber peruano que se sienta satisfecho con tanto basural que escuchamos todos los días. La población siente que la corrupción crece y que cualquier acuerdo político es una componenda. Yo creo que es el gran momento del Perú y solo un gobierno fuerte lo puede enfrentar. El político se cree más importante cuanto más confronta. Y en esa confrontación la corrupción ha ganado más espacio. Lo central es la alianza con la población, que tiene que sentir que este gobierno afronta el tema con decisión y hechos concretos. Lo vamos a tener en el discurso del Presidente. Vamos a conversar con el fujimorismo, el aprismo y la izquierda no para mantener el statu quo sino para sacar la reforma lo más rápidamente posible. En el 2021 se reconocerá como fuerte a este gobierno por enfrentar la reforma del sistema de justicia y la reforma política.

–¿La van a sacar adelante?
–Ya estamos trabajando. El deterioro del sistema también se explica en el deterioro de la clase política. Vamos a convencer a los partidos que es necesaria para su subsistencia.  

“Adelantar las elecciones es hacer un sánguche de las cosas”. Derecha, “Elección de Chavarry es legal”.
“Adelantar las elecciones es hacer un sánguche de las cosas”. Derecha, “Elección de Chavarry es legal”.

CHOQUE CON LA FISCALÍA
–Fue un gesto político manifiesto su ausencia y la del presidente Vizcarra en la juramentación del nuevo fiscal de la Nación, Gonzalo Chavarry. ¿Hasta dónde puede llegar el impase con la Fiscalía?
–En el análisis legal no hay nada que revisar. La elección del fiscal es absolutamente legal. El Ejecutivo nunca hizo un cuestionamiento de eso.

–Hay quienes cuestionan la legitimidad de la juramentación por la ausencia del Presidente, que es requisito de la ley orgánica del MP.
–Eso es cuando el Presidente nombraba a los fiscales. Pero cambió. El Ejecutivo respeta la autonomía del MP. Si la junta de fiscales determinó que el fiscal de la Nación sea Chavarrry, así debe ser. Lo que el Ejecutivo sugirió es que evalúe ponerse de costado hasta que el tema quede libre de sospechas dado el escenario, donde todos desconfían de todos, y una reforma así tiene que tener a las cabezas del sistema con el menor cuestionamiento posible.

–¿Hablamos no de una renuncia sino de una figura de transición?
–Exactamente. La posición del Ejecutivo no es demandar que él no sea el fiscal de la Nación.

EL MINISTRO DE JUSTICIA
–Hay quienes consideran que el gobierno ha sido muy condescendiente con Fuerza Popular. El nuevo ministro de Justicia, Vicente Zeballos, arrancó confrontacional con los fujimoristas. ¿Inaugura un escenario de policía bueno-policía malo?
–Naturalmente, el ministro irá con la política del Ejecutivo.

–Zeballos señaló que el adelanto de elecciones era una posibilidad.
–Está en la Constitución. Queremos que todo el proceso se lleve en el estricto marco constitucional. Pero adelantar las elecciones no tiene sentido, por varias razones. No es porque el Ejecutivo quiera defender un espacio, sino para darle al país la tranquilidad y el recambio de autoridades de la manera más sólida posible. Vamos a tener elecciones regionales prontísimo.

–¿Corremos el riesgo de elegir a todas las autoridades en octubre?
–Claro. Tienes que tener la cabeza fría. Adelantar las elecciones es hacer un sánguche de las cosas. Además de la institucionalidad tienes un elemento central, que es el de la economía. Está yendo bien. Con todas estas olas, hacemos el mayor esfuerzo para que esta nave siga en la ruta del crecimiento. Por más que lo puedas justificar políticamente, debemos tener cautela con nuestro proceso de inversiones. Traeríamos más problemas que estos desconciertos políticos. Lo más conveniente es seguir el cronograma normal.

–¿Hay posibilidades de revocar el indulto a Fujimori?
–Vamos a continuar el proceso seguido. Acatamos la decisión de la Corte Interamericana de pasarle la pelota al PJ, que revisará el proceso y su decisión se respetará.

Sobre el fujimorismo: “La mayor parte de la reforma va a pasar por el Congreso”.
Sobre el fujimorismo: “La mayor parte de la reforma va a pasar por el Congreso”.

AL ALZA
–¿Qué espera de la economía?
–La recibimos ligeramente a la baja, tanto en la inversión pública como la privada, pero con un alza fuerte del gasto corriente. Rápidamente tomamos decisiones ingratas e impopulares: bajar gasto corriente innecesario y actualizar el Impuesto Selectivo al Consumo en un pequeño listado de productos. Ahí trajo más impacto el del diésel, que coincidió con un alza del precio del petróleo. Generó la percepción de paquetazo porque por especulación subió más de lo que debía. Pero nunca consideramos un retroceso. Con el diésel se utilizó un mecanismo que venía de atrás para estabilizar el precio, no tuvo que ver con el ISC. Esa modificación del ISC ayudó a equilibrar la caja fiscal.

–La inversión privada creció 6.4% en el primer trimestre. ¿Qué se proyecta en el segundo?
–Un poco más. A lo ya iniciado va a sumarse Quellaveco que ya está casi listo y otros proyectos que están detrás. Se ha impulsado el puerto de Salaverry, con más de 200 millones. Y hay otros proyectos que no quiero anunciar porque están en la etapa final de negociación.

–¿La reconstrucción?
–Fue un poco tedioso y complejo desarmar el diseño original para hacer un rediseño. Ya estamos transfiriendo recursos a los proyectos que tenían expedientes listos. A diciembre debemos haber cumplido la meta de S/ 4,500 millones anunciada en el Congreso. A partir del próximo año debemos ver una recuperación notable.

–¿Por qué se olvidaron de las exoneraciones en las facultades?
–Pudimos ponerlas pero tienen que ver más con el Congreso. Hay una coincidencia de preocupación con ellos sobre revisarlas. Tenemos S/ 16 mil millones en exoneraciones. Gran parte de ellas ya no tienen pertinencia. La comisión del Congreso es multipartidaria y se está reuniendo periódicamente con el MEF para mirar el tablero de todas las exoneraciones y empezar a estudiar el conjunto.

–¿Le gustaría eliminarlas?
–Ah, pero por supuesto. Tengo la certeza de que hay exoneraciones como el reintegro tributario que no funcionan. En San Martín no fue sencillo eliminarlo por la percepción de la población. Fue sustituido por un fondo de inversión que se queda al 100% con la región.

–Los escándalos de corrupción de hoy tienen mucho que ver con la influencia de las universidades-negocio. ¿También eliminaría las exoneraciones para las universidades?
–Creo que se debe llegar a una fórmula por la cual no pongas en riesgo universidades que todavía pueden servir a nuestra población pero tampoco permitir estos ingresos gigantescos. Es posible llegar a un equilibrio de costo-beneficio.

–Hablando del milagro de San Martín, ¿cuál es su esquema en el VRAEM?
–Vamos a entrar muy fuertemente con el esquema del desarrollo. El potencial de los cultivos permanentes y el hidroenergético en Oreja de Perro es muy grande. Puede aportar al país 700 megavatios más. Pero les faltan buenas carreteras y comunicaciones.

–¿A eso obedece el cambio de perfil en Devida?
–Sí. No dejando de reconocer el trabajo de Carmen Masías, a quien aprecio mucho, pero queremos darle una dinámica diferente, mucho más de inversiones centrales. Se están haciendo los ajustes internos para articular los equipos técnicos de las regiones. La parte militar estará en lo que corresponda.

–¿No les preocupa la ley que permite a los militares hacer interdicciones?
–Sí. Pero también los resultados, se han invertido miles de millones y nada. No puedo hacer interdicción si en paralelo no introduzco cultivos sustitutorios.

CONTRASTE PRESIDENCIAL
–Usted fue premier de Ollanta Humala. ¿Cómo fue su relación?
–Peculiar, muy especial.

–No debe haber sido buena.
–No, para nada.

–¿Cómo es el contraste con Vizcarra?
Absolutamente diferente. Somos dos productos de la descentralización.  Tener la experiencia desde abajo te hace conocer la complejidad del manejo público. En estos cuatro meses hemos podido impulsar el crecimiento de la inversión pública en 18%. No hay ninguna magia. Revisamos los presupuestos de los gobiernos locales y regionales, ver el presupuesto nacional, dónde estaban los nudos de las transferencias. Hemos visitado semana por semana las regiones. Pudimos desatar la inversión pública y damos confianza a la privada. Tenemos una visión de desarrollo común.

–¿Se han limado las asperezas con Mercedes Aráoz tras la renuncia de PPK?
–Totalmente. De mi parte nunca las hubo. Quizá se dieron algunas percepciones pero hace dos días estuvimos en Cusco y ayer muy juntos en la celebración del aniversario de la FAP.

–¿Lo desmotivan las encuestas?
–Lo tomo como un referente para mi trabajo. Más bien como una motivación. Si estamos bajos, algo debe suceder. No comunicamos bien, no hacemos algunas cosas bien. Pero tenemos optimismo con los resultados que conseguiremos. Creo que la población irá conociendo lo que significa tener un gobierno sin los aires de quienes creen que son los hacedores mágicos de la política. Somos más bien obreros de la política y el desarrollo del país. Poco a poco.