Martín Vizcarra y Luis Galarreta asistieron al funeral de los policías asesinados en Huancavelica.
Martín Vizcarra y Luis Galarreta asistieron al funeral de los policías asesinados en Huancavelica.
Edición 2543: Jueves, 14 de Junio de 2018

Ponderando la Respuesta

Ataques de SL vuelcan el eje del debate polí tico al VRAEM. “Hay que repensar la estrategia”, sostiene Carmen Masías de Devida.

Martín Vizcarra y Luis Galarreta asistieron al funeral de los policías asesinados en Huancavelica.
Martín Vizcarra y Luis Galarreta asistieron al funeral de los policías asesinados en Huancavelica.

Dos atentados de Sendero Luminoso esta semana  contra efectivos de las Fuerzas del Orden volcaron el eje de la política al VRAEM. Los ataques pretenden dinamitar la moral de las fuerzas del orden y las autoridades en un año electoral.  El narco no solo busca despejar la cancha para el tráfago de droga, sino financiar a candidatos regionales y municipales de octubre.

En Huancavelica, el explosivo fue accionado a control remoto.
En Huancavelica, el explosivo fue accionado a control remoto.
El ministro del Interior Mauro Medina fue inmediatamente convocado al Congreso para que explique la estrategia antisubversiva. Los congresistas Javier Velásquez Quesquén y Carlos Tubino declararon que debe replantearse.

En el VRAEM, las FFAA tienen emplazadas 52 bases militares y 8,000 soldados. El Ejército cuenta con 13 helicópteros, la Policía solo dos. A pesar de la importante presencia militar, no ha sido posible neutralizar a los “300 o 400 hombres” de Sendero, según la versión oficial.

MENOS ESTADO, MÁS COCA
Es cierto que la región VRAEM es vasta y agreste pero la persistencia del foco subversivo es frustrante. El problema de fondo es la actividad del narcotráfico arraigada y creciente y a la que los de Sendero brinda servicios de sicariaje, según los analistas.

Los programas de sustitución de cultivos de coca son esporádicos y desarticulados. El gobierno de Ollanta Humala impidió que las brigadas del CORAH ingresen al valle del Apurímac para erradicar los cultivos de coca.

En cambio, introdujo el programa de reconversión de cultivos que paga S/ 640 a los campesinos por hectárea que dejan de cultivar. El previsible resultado: las hectáreas de coca han aumentado de 17,000 a 22,000 desde el 2016, de acuerdo al ONUD.   

HORA DE REPENSAR  
 Carmen Masías, jefe de Devida, sostiene que se debe “repensar” el plan. “Es necesario racionalizar la fuerza represiva y los programas de desarrollo en el VRAEM para que se vean los efectos”, sostiene Masías.

Murieron 4 policías.
Murieron 4 policías.

De acuerdo a Masías, la estrategia contra el narcoterrorismo debe combinar la acción represiva con programas de desarrollo,  focalizados en cerrar las grandes brechas sociales. La lucha requiere de una acción combinada de la Policía, las FFAA, el Ministerio Público y el Poder Judicial. A su vez, de una política sostenida para llevar al Estado a la región con escuelas, postas médicas y asistencia agraria.
Sendero y el narcotráfico se desplazan sobre el mapa de la pobreza.

El reciente Plan de Desarrollo del VRAEM, realizado con el Ceplan, dirigido por Javier Abugattás,  identificó que el 80% de los estudiantes  de secundaria no culminan sus estudios, el 46% de los niños de 6 a 13 años tienen anemia, el 17% de la población sufre de malnutrición.  

“¿Qué cosa ha dejado el narcotráfico?”, interpela Masías.

AVANCES Y RETROCESOS
La zona del Huallaga es una de las zonas en las que se logró erradicar la coca en las dos últimas décadas. Pero la presencia del Estado y la consolidación de la paz en la zona es igualmente precaria.
Devida realizó un diagnóstico de las alarmantes carencias de la Policía en el VRAEM y lo entregó recientemente al Ministro del Interior. “No tienen computadoras, carros ni presupuesto suficiente”, resumió Masías. ´

El ministro del Interior Mauro Medina fue convocado al Congreso para que explique la estrategia antisubversiva.
El ministro del Interior Mauro Medina fue convocado al Congreso para que explique la estrategia antisubversiva.

En el vacío, las zonas de producción de droga se enraízan y multiplican. En la cuenca amazónica del Putumayo, frontera con Colombia, es el nuevo peligroso foco. Hay presencia de disidentes de la guerrilla colombiana de las FARC con estrechos vínculos con los carteles de la droga.
“La situación es una bomba de tiempo”, advierte  Masías.

LOS ATENTADOS
El primer atentado, el jueves 7, a las 4:40 de la tarde, dinamitó un vehículo policial, con una carga explosiva enterrada en la carretera a 20 kilómetros de la localidad de Anco, Huancavelica, en la ruta Huanta – Huancayo. Tres efectivos murieron en el acto, el cuarto sobrevivió solo dos horas más.

Se trata del suboficial técnico de primera Humberto Matencio Gutiérrez, el suboficial técnico de segunda Marco Antonio Cisneros Candia y los suboficiales de tercera Felimón Manuelo Landeo y Adolfo Casas Llanco.

El explosivo había sido accionado a control remoto.  Al llegar los refuerzos al filo del atardecer, el guardia agonizante conservaba su fusil. También se rescató una segunda arma larga, aunque destrozada. Un fusil y una pistola habían desaparecido.

El ministro del Interior, Mauro Medina, se trasladó a Anco el viernes 8. Según él, tres de los policías fueron rematados con disparos. Medina cree que las recientes incautaciones de cocaína –récord de 52 toneladas el año pasado, 27 en lo que va del año- explican en parte la nueva ofensiva.  

Los policías volvían de participar en el acto de conmemoración del distrito de Cosme, que coincide con el Día de la Bandera. Regresaban a la comisaría de Anco y en el camino encontraron la muerte.
En los días previos se había dado a conocer un vídeo en el que Víctor Quispe Palomino (57), conocido como “Camarada José”, reaparecía tras cinco años y amenazaba con nuevos atentados en el VRAEM.    

En el segundo ataque, el lunes 11, un soldado resultó gravemente herido por el disparo de un francotirador en Masángaro, provincia de Satipo, Junín. En la zona, la mancomunidad de alcaldes de Río Blanco, Río Negro y Mazamari, están unidos en contra del narcotráfico. La incursión de SL pretende infundir el terror.

“Me quito el sombrero ante estos alcaldes valientes”, sostuvo Carmen Masías, jefe de Devida.


El Alcalde de Cosme 

Las investigaciones de la Policía se han detenido en varias llamadas que hizo el alcalde de Cosme, Alejandro Cárdenas Leyva, al comisario de Anco. En ellas le insiste que él mismo asista a la ceremonia. El comisario ha sido retirado de la localidad. No es extraño que los narcotraficantes intenten ejercer presión sobre las autoridades. “Estamos en medio de Quichuas y de Anco, y el Gobierno nos tiene olvidados. Tenemos miedo tras este ataque”, declaró Cárdenas.

Loading...