Fiscal Rafael Vela participó en diligencias en Brasil. Se cierra el círculo.
Fiscal Rafael Vela participó en diligencias en Brasil. Se cierra el círculo.
Edición 2538: Jueves, 10 de Mayo de 2018

Ruta del Dinero

Escribe: Enrique Chávez | Aportes de Odebrecht fueron bancarizados y camuflados en obras. No hubo “doleiros”.

Fiscal Rafael Vela participó en diligencias en Brasil. Se cierra el círculo.
Fiscal Rafael Vela participó en diligencias en Brasil. Se cierra el círculo.

La acusación fiscal contra Ollanta Humala y Nadine Heredia se encuentra en la puerta del horno. Pero la presentación de la tutela de derechos por parte del abogado del expresidente, César Nakasaki, busca evitar el cierre de la investigación con diligencias adicionales.

“Queremos que se conozca cómo operó la División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht para entregar los presuntos abonos de campaña”, reclamó.

Nakazaki resalta la aparente contradicción entre las declaraciones ofrecidas por Jorge Barata, exsuperintendente en el Perú de la constructora brasileña, y Fernando Migliaccio, funcionario clave del Departamento de Operaciones Estructuradas (DOE). Según explica, el primero dijo que los US$ 3 millones se entregaron en efectivo y Migliaccio declaró que se trató de transferencias bancarias.

El Ministerio Público considera que el recurso es una acción dilatoria y que la historia no tiene fisuras. CARETAS accedió a los reveladores detalles de las declaraciones que Migliaccio y Luis Mameri, exdirector de operaciones de Odebrecht en América y Angola, ofrecieron hace dos semanas a los fiscales peruanos Rafael Vela, Germán Juárez y José Domingo Pérez. Ambos han presentado dos testimonios a la Fiscalía peruana, como también lo han hecho Barata y el ex CEO de la empresa, Marcelo Odebrecht.

UBIRACI Y LAS OBRAS
Ahí entra el papel de Isaías Ubiraci Chaves Santos, uno de los empleados más antiguos y de más confianza de la empresa. Según contó a las autoridades brasileñas, el sistema ideado por Odebrecht condicionaba los pagos de coimas y aportes de campaña a encontrar obras en construcción con cuenta corriente de saldo positivo. A esas cuentas se transfería el dinero para los pagos. Ubiraci tenía registradas todas las obras que Odebrecht realizaba en los distintos países y su estado de cuenta.
Cuando Mameri dio luz verde para los aportes en el Perú, Ubiraci comunicó a Migliaccio, domiciliado en Suiza, a qué cuentas debía transferir las sumas. El dinero del DOE provenía de cuentas en ese país, Malta, Austria, Portugal y Andorra. En el Perú el dinero era retirado por funcionarios de Odebrecht –o consorciados o proveedores– y su destino quedaba legalizado.

Los fiscales sostienen entonces que no hay contradicción entre Migliaccio y Barata. El dinero se transfería y el manejo en efectivo se daba en el Perú. Cuando Barata se ha referido a “doleiros” eran quienes retiraban el cash en Lima y se lo llevaban a su oficina. Barata ha dicho que las dos entregas de dinero a la campaña de Keiko Fujimori, por el total de US$ 1 millón, las hizo personalmente. La primera, a mediados de 2010, en la casa de Octavio Espinosa 220 San Isidro por indicación de Jaime Yoshiyama. Era propiedad del exministro Efraín Goldenberg Schreiber. La segunda, a finales del mismo año,  se realizó en las oficinas de Odebrecht al también exministro Augusto Bedoya.      

Fernando Migliaccio de Operaciones Estructuradas en avión presidencial.
Fernando Migliaccio de Operaciones Estructuradas en avión presidencial.

En el caso de Ollanta Humala y Nadine Heredia, la ex primera dama recibió el aporte dividido en entregas de US$ 200 mil y US$ 300 mil, además de los pagos previos que recibió directamente el publicista Valdemir Garreta. Para la Fiscalía es muy importante la cena que Odebrecht ofreció el 11 de junio de 2011 en su mansión de Sao Paulo para homenajear al presidente electo. Odebrecht y Barata coinciden en que Humala agradeció el millonario aporte.

¿Se sabrá cuáles fueron las obras por las que se derivó el dinero? El detalle se encuentra en los correos almacenados en el servidor My Web Day, mediante el cual se enviaban los correos electrónicos. Ocupa 35 teras de memoria y es decodificado en Brasil, a donde llegó procedente de Suiza. La justicia de ese país intentó bajar toda su información pero encontraron que una parte estaba dañando. Cuando salta alguna información referente al Perú, la Fiscalía brasileña lo comunica a sus pares. Pero es difícil pescar en ese océano de data.

Jorge Barata y hombre clave Isaías Ubiraci, testimonios se complementan.
Jorge Barata y hombre clave Isaías Ubiraci, testimonios se complementan.

CÓMO SUPO MAMERI
El esquema de liderazgos empresariales lo implementó Marcelo. Y luego de él, Mameri estaba en la cumbre del organigrama. Mediante correo encriptado por el sistema My Web Day, los superintendentes le enviaban sus requerimientos para pagos irregulares en sus países de trabajo. De ese modo, Barata solicitó un paquete para el Perú de “campaña nacional 1”, que incluían los aportes a las campañas de Alejandro Toledo (US$ 700 mil), Keiko Fujimori (US$ 500 mil) y Pedro Pablo Kuczynski (US$  300 mil).
Barata contó que Toledo era considerado “de la casa” debido a que cuando fue presidente ya había sido coimeado con US$ 20 millones.

La anomalía llegó con Humala. Odebrecht le comunicó que Lula da Silva le pidió aportar con US $3 millones a su campaña y que el dinero saliera de su planilla. Era la que disponía su ministro Antonio Palloci, que pertenecía al oficialista Partido de los Trabajadores. No se trataba de una cuenta sino, efectivamente, de una planilla digitada personalmente por Migliaccio, que actualizaba lo que le debían al gobierno por coimas.

Fiscal Germán Juárez contra el reloj.
Fiscal Germán Juárez contra el reloj.

Odebrecht le transmitió la información a Mameri –que por vez excepcional se enteró de quien era el destinatario del dinero pues les dijo a los fiscales peruanos que evitaba averiguar detalles del DOE porque sabía que todo el dinero era ilícito– que se la comunicó a Barata. Éste se opuso por la cantidad que excedía lo manejado en campañas peruanas y por la postura antiempresarial del candidato. Le iban a malear la plaza.

Los tres celebraron una conferencia telefónica en la que Odebrecht conminó a Barata a cumplir la orden y le añadió que podía aportarle US$ 500 mil a Fujimori de parte de la empresa para compensar. Por eso Mameri también pudo confirmar con toda seguridad el segundo aporte a la campaña de Fujimori.

En su declaración del 25 de abril reconoció que “en algunos casos sí tuve relación con apoyos de campañas de partidos políticos en el Perú. De Ollanta Humala y de Keiko Fujimori. Tengo conocimiento de valores. Conozco del aporte a Ollanta Humala por US$ 3 millones”.

Para el Ministerio Público, el actual Código Procesal Penal contempla la condena por indicios,  que aquí abundan. Los peritajes de desbalance patrimonial por S/ 9 millones de la pareja Humala-Heredia configuran, en esa línea, el delito de lavado de activos. Para la Fiscalía todas las cartas están sobre la mesa. En el caso de Keiko Fujimori, la investigación se encuentra en su etapa temprana.       

Loading...