Espinosa de la UIF.
Espinosa de la UIF.
Edición 2534: Jueves, 12 de Abril de 2018

La Ruta del Dinero

El crimen organizado y el Perú.

Espinosa de la UIF.
Espinosa de la UIF.

El local de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) en la Av. Salaverry, en San Isidro, era una casa donde Pedro entraba como por su casa. Ya no. Hoy el perímetro es resguardado por una sólida plancha de metal a prueba de bombas.  La  especialidad de la UIF es identificar la ruta del dinero producto del crimen organizado y recuperarlo. Produce decenas de informes sobre operaciones financieras sospechosas al día. En el país que es el primer productor de cocaína del mundo, una tarea riesgosa.  Sergio Espinosa, el jefe de la UIF, atiende a CARETAS en una sala de reunión de orden quirúrgico. En víspera de la Cumbre de las Américas, subraya la agenda pendiente para que la lucha contra el lavado de dinero sea eficaz y contundente. El sistema anti-lavado es sometido este año a la evaluación del Grupo de Acción Financiera de Latino América (GAFILAT).

¿Preocupado por la evaluación del GAFILAT?
–El 21 de mayo, la fecha de visita del grupo de evaluación, es el punto de quiebre. Los evaluadores van a considerar en los rankings finales las leyes promulgadas hasta esa fecha.

–¿Cuáles son las leyes pendientes?
–El primero de los  grandes pendientes es el tema de cooperativas de ahorro y crédito, el más antiguo pero el más avanzado. Debería estar en capacidad de ser aprobado en un pleno del Congreso.

–¿Cuál es el problema de las cooperativas de ahorro y crédito?
–Son negocios que se montan de la noche a la mañana sin contar con alguna de acreditación del origen de capital. No tienen que probar que el dinero ha provenido de una avioneta. Es un absurdo.

–¿Cuántas hay?
–Alrededor de 600 en el país. Tenemos el caso de cooperativas medio informales que  han empezado a proliferar en zonas muy cercanas a las zonas de producción cocalera.

–¿Con vínculos con el narcotráfico?
Hay asociaciones bastante claras siendo investigadas por la fiscalía. En otros casos hay la imposibilidad de demostrar el origen de los recursos. Hay cooperativas que tienen movimiento de un pequeño banco o una caja. El dinero proviene no solo del narcotráfico, sino de la tala ilegal, oro ilegal, trata de personas.

–Entonces, ¿cuán efectivo es el sistema peruano contra el lavado de dinero?
–Muchas veces nos quedamos en la foto: la banda con la droga, pero no nos ponemos a pensar, y es un reto de articulación entre la fiscalía, la policía, la procuraduría y la UIF,  quién está detrás del mostrador moviendo los hilos del negocio. El nuevo Plan Nacional Antilavado que se aprobó a finales el gobierno de Kuczynski recoge la necesidad de  iniciar las investigaciones paralelas.  

–¿Otra tuerca suelta?
–Cualquiera puede poner una casa de cambio con una licencia municipal distrital.  Nadie verifica el dinero con el que trabajan. Vamos a plantear un tema de licenciamiento. Aún no llegamos a un consenso en la SBS.  El mercado de dólares también debe interesar al BCR. Tenemos una segunda moneda y nadie sabe cuántos dólares son.  

–¿Otras prioridades?
–El proyecto de Beneficiario Final presentado por la premier Mercedes Aráoz hace tres semanas. También está el  proyecto de ley del congresista  Juan Sheput para modificar la Ley de Pérdida de Dominio. Este último proyecto ha sido hecho con asistencia de la embajada de Estados Unidos y una exfiscal colombiana que ha ayudado en su redacción.  

–¿Qué medidas debe adoptar la Cumbre de las Américas contra la corrupción?
–El fenómeno criminal es internacional por naturaleza. Estamos trabajando  para tener un banco de datos propio de UIF donde podamos ver como un espejo los casos de preocupación en un país pero que el otro no lo tiene mapeado.  Imagínese un caso Odebrecht como en Brasil pero que no ha saltado a la prensa. Tenemos que poner a ese nivel de intensidad  en la relación porque si no,  no vamos a estar a la altura.

–¿Cuánto dinero ilícito se “lava” en Estados Unidos?
–Esa es una pregunta clave. Lo que sucede es que se lava la mayor cantidad de dinero en los mercados financieros más grandes, eso es así desde el inicio de los tiempos.  No tengo la menor duda que la mayoría de las fórmulas criminales se hacen en el exterior.

–¿En los paraísos financieros del Caribe?
–Pero es un fenómeno que no se agota en las islas. Estados Unidos tiene un problema serio, no con los bancos, pero sí con las personas jurídicas en el Estado de Delaware.  Puedes ser una persona jurídica a nombre de otra persona jurídica. Obama presentó una iniciativa para eliminarlo, Trump la dejó sin efecto.

–Delaware es el Estado donde se inscribió la ONG de Keiko…
–Claro.  De hecho el representante legal de la ONG dijo que no va a decir quiénes son los asociados. Y eso pasa en Estados Unidos a kilómetros de Washington. Entonces no es un tema de Panamá y de repúblicas bananeras;  es un tema de los grandes centros financieros, Estados Unidos y Londres, que trabajan con estos “patios”.

–¿Tiene la UIF pruebas de lavado de dinero contra el  expresidente Kuczynski?
–Nosotros  hemos encontrado indicios de conexiones entre las consorciadas Wesfield Capital  y First Capital, pero estamos muy lejos de poder decir que en este momento hay una evidencia de delito de Kuczynski. Pero hay más operaciones que las que declaró y si bien no hay una transferencia que pueda marcarse de Odebrecht a la persona de PPK siendo ministro, sí hay fechas cercanas. En nuestra opinión, no basta con decir que “yo no era funcionario público”.  Hay que investigar.  

–El expresidente Kuczynski dijo que usted “debe irse inmediatamente”.
–Yo sé que el expresidente se sintió afectado, pero nosotros no tenemos opción.  Nuestra obligación legal es proporcionar la información. No puedo ni guardar ni esperar a que la coyuntura cambie.  Lo que hemos hecho es una invocación a que el congreso mantenga la confidencialidad de la información. Ha sido una carambola, tal vez, pero la independencia de  IUF ha salido fortalecida como un valor porque la gente se ha dado cuenta de que es necesario. 

Loading...