Edmer Trujillo, hombre de confianza desde los días moqueguanos, retorna al gabinete vía MTC.
Edmer Trujillo, hombre de confianza desde los días moqueguanos, retorna al gabinete vía MTC.
Edición 2533: Jueves, 5 de Abril de 2018

Poder Provinciano

Está el Presidente y también ministros claves en un gabinete de peso ligero, obligado a moverse rápido.

Edmer Trujillo, hombre de confianza desde los días moqueguanos, retorna al gabinete vía MTC.
Edmer Trujillo, hombre de confianza desde los días moqueguanos, retorna al gabinete vía MTC.

“Es un gobierno que queremos que sea fuerte, moderno, pero con alma y cariño provinciano”. Así describió el primer ministro, César Villanueva, al nuevo Ejecutivo presidido por Martín Vizcarra. Remarcó que “los provincianos somos muy querendones y esa sencillez queremos llevarla al Congreso”. Cómo rechazar el apapacho descentralizado tras la tunda que atravesó el país con dos intentos de moción de vacancia y la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski, activamente impulsada por Villanueva.

En el nuevo gobierno hay varios provincianos destacados, comenzando por el presidente moqueguano y el tarapotino Villanueva.

Ahí están el paisano y hombre de confianza del Presidente, Edmer Trujillo, que retorna al gabinete como titular de Transportes y Comunicaciones, donde reemplazó fuera de tiempo al limeñísimo y grabado Bruno Giuffra.

De Saavedra a Alfaro en Minedu.
De Saavedra a Alfaro en Minedu.
Y el cusqueño Roger Valencia, de Comercio Exterior y Turismo. Gran promotor del proyecto Chinchero que tantos dolores de cabeza le trajo a Vizcarra, por cierto. También el arequipeño Gustavo Mostajo en Agricultura y la huachana Liliana La Rosa Huertas del MIDIS, quien con su inscripción en el Frente Amplio de Marco Arana recuerda que la provincia viene con sus matices rojos ajenos a los amigos de PPK. El mismo Villanueva comenzó su carrera política en la Unidad Democrático Popular de Carlos Malpica.

El poder provinciano se toma esta ciudad insidiosa y cortesana, acusada de siempre mirarse al ombligo. Pero también lo hace desde la Tiendecita Blanca, donde el martes 3 desayunaron otros dos caciques regionales como César Acuña y Joaquín Ramírez (ver más).

Influyente Carranza y MEF Tuesta.
Influyente Carranza y MEF Tuesta.
Cuando fue secretario general de FP, Ramírez le dio a otro barón regional, Moisés Mamani, el número 1 en Puno. Resultó todo un personaje, fue crucial en tumbarse al Presidente y al financiamiento sospechoso de Joaquín se sucede el de Moisés.

El poder provinciano tiene muchos rostros. No todos idílicos.

MINAS EN MINEDU
Tampoco todo el gabinete se armó con el ojo puesto en el mapa.

El exministro de Economía y Finanzas, Luis Carranza, declinó repetir el plato. Pero recomendó a David Tuesta, que era director corporativo de Asuntos Estratégicos del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), presidido por Carranza. Tuesta fue economista jefe del BBVA y director del departamento de estudios económicos del MEF. El año pasado integró la Comisión de Protección Social que entregó sus recomendaciones sobre el sistema pensionario –no ejecutadas– al MEF.

Efectiva amistad de Letona y Córdova.
Efectiva amistad de Letona y Córdova.
Otros nombramientos dan cuenta de la influencia de Carranza. Betty Sotelo, directora general del MEF durante esa gestión, reemplazará a Rosanna Polastri en el clave viceministerio de Hacienda, que reparte la plata. Asimismo vuelve el ex viceministro José Arista, también muy próximo a Carranza.  

El exministro de Educación, Idel Vexler, ejerció presión para que, si no se quedaba él, lo sucediera su viceministro Guillermo Molinari. Entre las opiniones consultadas estuvo la del exministro Jaime

Saavedra, nombrado como jefe de Educación del Banco Mundial tras ser censurado por el Congreso. El nuevo ministro, el economista Daniel Alfaro Paredes, fue contratado en el último tramo de la gestión de Saavedra como director de Educación Técnico-Productiva y Superior Tecnológica. Tras el paso de Marilú Martens, Vexler lo retiró del Ministerio, como también ocurrió con buena parte de los equipos que procedían de la era Saavedra. Rearmarlos será uno de los primeros retos para el nuevo ministro de Educación. Otro será afrontar la decisión inminente de la Corte Suprema sobre el currículo educativo y la igualdad de género. Una voz que zapateó sin éxito para que se nombre un ministro afín fue la de los conservadores de Con mis hijos no te metas.

La versión asumida en la cúpula del partido PPK es que Daniel Córdova, ultra liberal nuevo ministro de la Producción, tuvo una importante impulsora para ceñirse el fajín: la congresista fujimorista Úrsula Letona, que fue influyente abogada de compañías pesqueras, y ese sector está en la cartera. La amistad ante todo. Letona es católica conservadora y Córdova juró –‘prometió’ en realidad– cumplir con su cargo sin el crucifijo de por medio.

A la derecha de Villanueva –pero a su izquierda–, Liliana La Rosa del MIDIS.
A la derecha de Villanueva –pero a su izquierda–, Liliana La Rosa del MIDIS.

PESO LIGERO
Sin restarle méritos profesionales, es un Consejo de Ministros de peso ligero en términos políticos. Una categoría que puede resultar útil para correr agilitos en distancias cortas como en las urgencias económicas que presenta el país tras el colapso de la presidencia de PPK.       

Algo de esa dieta pudo notarse tras la juramentación cuando Vizcarra les dijo a los ciudadanos que transitaban por la Plaza de Armas que “la clave del éxito es trabajar juntos y dejar de lado nuestras diferencias”. Villanueva tuiteó que “este será un gobierno de todos los peruanos. Todos debemos sumar. Todos estamos en capacidad de aportar”.

Las invocaciones a la buena voluntad no durarán lo que una maratón. El parlamentario de PPK Juan Sheput, le advierte a Vizcarra que “si él va a creer con ingenuidad que los fujimoristas lo van a apoyar, pues se equivoca de plano”.

El fujimorismo declinó integrar el gabinete pero vetó el ingreso de personajes como Jorge del Castillo (CARETAS 2532). Para Jorge Morelli, la colaboración limitada sin la participación directa en el gobierno está condenada al fracaso. El ideólogo del apaleado “kenjismo” opina que “hoy no hay espacio para una oposición constructiva. Paradójicamente, décadas atrás había en la práctica política mucha mayor apertura y tolerancia y un margen de maniobra más amplio para la colaboración política. Pero tal vez estaba basado en la confianza, algo que ya no existe”. 

Loading...