La Fiscalía encontró un USB oculto en la maletera del automóvil de Jaime Yoshiyama. Jorge Barata declaró que aportó US$ 1 millón a la campaña de Keiko Fujimori, en 2011.
La Fiscalía encontró un USB oculto en la maletera del automóvil de Jaime Yoshiyama. Jorge Barata declaró que aportó US$ 1 millón a la campaña de Keiko Fujimori, en 2011.
Edición 2530: Jueves, 15 de Marzo de 2018

La Mar de Problemas

Jaime Yoshiyama es accionista de una de las franquicias de Gastón Acurio en Sao Paolo, Brasil.

La Fiscalía encontró un USB oculto en la maletera del automóvil de Jaime Yoshiyama. Jorge Barata declaró que aportó US$ 1 millón a la campaña de Keiko Fujimori, en 2011.
La Fiscalía encontró un USB oculto en la maletera del automóvil de Jaime Yoshiyama. Jorge Barata declaró que aportó US$ 1 millón a la campaña de Keiko Fujimori, en 2011.

En plena fiebre mundialista, el cocinero Fabio Barbosa, del restaurante La Mar en Sao Paulo, Brasil, preparó un ceviche blanco y negro, con tinta de calamares, en homenaje al Corinthias, el equipo del crack peruano Paolo Guerrero. El ceviche fue bautizado como “El depredador”.

El restaurante peruano, ubicado en la Rua Tabapua 1410, en el distrito residencial de Itaím, es una franquicia de la cadena de restaurantes del famoso cheff peruano Gastón Acurio y brega hace nueve años por conquistar los paladares del competitivo mercado paulista, sin el éxito esperado.

“El depredador” causó sensación, pero no necesariamente cambió las cifras: “Inauguramos La Mar en Sao Paulo en 2009, pero no se dio la explosión que esperábamos”, narró José Cárpena, gerente de la marca. En septiembre del año pasado,  Cárpena fue invitado al último directorio de la franquicia en Sao Paolo.

Yoshiyama es un viajero impenitente. Brasil era uno de sus destinos frecuentes.
Yoshiyama es un viajero impenitente. Brasil era uno de sus destinos frecuentes.

Al pie del fogón,  está Alexander Miqui, un ciudadano brasileño, quien tuvo un restaurante japonés llamado Shimo En Sao Paolo. Los otros tres accionistas del negocio, Percy Goldemberg y su hermana Charma, y Jaime Yoshiyama hijo, viajaron desde Lima. También asistió al directorio Jaime Yoshiyama padre.

Leer: Jaime Yoshiyama Detenido

La aventura gastronómica en Brasil se encuentra en un punto de inflexión. El restaurante funciona en un local alquilado y el dueño escaló el precio de la renta. “O se mudan o cierran”, sintetizó Cárpena el dilema.

Ahora que Jaime Yoshiyama, padre, está en las primeras planas,  tras las explosivas declaraciones de Jorge Barata, de Odebrecht, según las cuales fue el negociador y receptor (junto con Augusto Bedoya) de un millón de dólares como aporte de la constructora brasileña en favor de la campaña presidencial de Keiko Fujimori, en 2011, los negocios del exhombre fuerte de Alberto Fujimori están bajo los reflectores.

Jaime Yoshiyama hijo. Derecha, Percy Goldemberg trajo la idea.
Jaime Yoshiyama hijo. Derecha, Percy Goldemberg trajo la idea.

Percy Goldemberg se mantiene tan hermético como una ostra. El propio Yoshiyama padre, como también el hijo, eran inubicables. Miqui, a cargo del restaurante, está casado con una hija de Yoshiyama, y vive en Brasil.

En cambio Gastón Acurio respondió a CARETAS de inmediato y fue transparente.

La historia se remonta al 2008, cuando Percy Goldemberg, un comensal frecuente del restaurante Tanta de Chacarilla del Estanque, en Lima, planteó la posibilidad de comprar a Acurio la franquicia de La Mar en Brasil.

“No ha sido el mejor La Mar comparado con San Francisco, Santiago de Chile,  Bogotá o Buenos Aires”, dijo. “Hay muchas cosas que explican el éxito de un restaurante hasta, por ejemplo, la magia”, explica.

Alexander Miqui, yerno de Yoshiyama, el operador local.
Alexander Miqui, yerno de Yoshiyama, el operador local.

Pero ahora toda mención del nombre Yoshiyama  es como una intoxicación con mariscos.

Todo esto es muy desafortunado, pues el restaurante en Sao Paolo tiene un excelente rating de calidad en las redes sociales y castiga - para quien así quiera interpretarlo  - el prestigio de Acurio.

José Cárpena es el brazo gerencial del imperio gastronómico de Acurio. El martes último atendió a CARETAS minutos previos al inicio de una sesión de directorio en Lima: “Las familias Yoshiyama y Goldemberg pagaron 80 mil dólares por la franquicia y acordaron una regalía del 5% sobre la facturación en 2008”, precisó.

Gastón habla claro.
Gastón habla claro.
A cambio de la regalía, la firma brinda la asistencia profesional y  técnica para garantizar la calidad y el buen nombre de la marca. Pero el aspecto financiero no es de la competencia de la empresa  ‘franquiciante’, aclaró.

Sin embargo, el restaurante peruano nunca levantó el vuelo esperado. “Brasil es el único país donde la franquicia no ha podido multiplicarse como en Chile, Colombia o Argentina”, explica Cárpena.

“Miqui no tenía la experiencia suficiente, la economía brasileña colapsó, las tarjetas de crédito se pagan a los 30 días y el paladar del brasileño es especial”, enumeró. “Las cifras no eran buenas y hace tres años se redujo la regalía a 4%”.

Cárpena estima que la sociedad Yoshiyama – Goldemberg ha invertido en el negocio cerca de un millón y medio de dólares.

“Pero nosotros no estamos a cargo del negocio propiamente dicho”, subrayó.
Arrastrado por el escándalo Lava Jato, ahora la franquicia atraviesa La Mar de problemas. “Tenemos La Mar en Santiago, San Francisco, Bogotá y Buenos Aires. Esta sociedad (Yoshiyama – Goldemberg) no tiene vínculo alguno con las demás”, deslindó Acurio.

Restaurante La Mar en la Rua Tabapua 1410, en el distrito residencial de Itaím, Sao Paulo.
Restaurante La Mar en la Rua Tabapua 1410, en el distrito residencial de Itaím, Sao Paulo.

Loading...