Exsecretario general de Fuerza Popular en la entrada de su vivienda, durante diligencia del martes 6.
Exsecretario general de Fuerza Popular en la entrada de su vivienda, durante diligencia del martes 6.
Edición 2529: Jueves, 8 de Marzo de 2018

Jaime Yoshiyama Detenido

La razón: posesión ilegal de armas durante allanamiento a su casa que duró 18 horas.

Exsecretario general de Fuerza Popular en la entrada de su vivienda, durante diligencia del martes 6.
Exsecretario general de Fuerza Popular en la entrada de su vivienda, durante diligencia del martes 6.

En las primeras horas del miércoles 7, Jaime Yoshiyama fue detenido por la Policía. Durante el allanamiento que había comenzado más de 18 horas antes, el fiscal José Domingo Pérez y su equipo hallaron una pistola y municiones cuya procedencia y legalidad no pudieron ser explicadas por el exministro y exfactótum de Fuerza Popular.

El fiscal explicó además a la prensa reunida en la entrada del domicilio en La Molina que la prolongada diligencia “evidentemente ha sido muy productiva”.

Pérez tomó la decisión ni bien Yoshiyama y Augusto Bedoya volvieron del país, procedentes de Estados Unidos. Ambos fueron sindicados por Jorge Barata como los receptores de US$ 1 millón provenientes de Odebrecht para la campaña fujimorista de 2011. La casa de Bedoya en San Isidro también fue allanada.

En la resolución que autorizó el pedido del fiscal, el juez Richard Concepción Carhuancho consideró que “existen suficientes elementos de convicción que vincularían a los afectados antes referidos con el delito de lavado de activos, que le ha imputado el representante del Ministerio Público”.

Según la hipótesis fiscal, el dinero sería “proveniente de fuente ilícita de Odebrecht”.

En la aparición televisiva que hizo esa misma noche Keiko Fujimori, la excandidata presidencial argumentó que ambos habían salido a Estados Unidos por razones distintas. Yoshiyama (73) para hacerse un chequeo médico y Bedoya en un viaje familiar.

Fiscal José Domingo Pérez señaló que declaraciones de Barata confirman su hipótesis sobre ilegalidad de fondos de campaña.
Fiscal José Domingo Pérez señaló que declaraciones de Barata confirman su hipótesis sobre ilegalidad de fondos de campaña.

Sin embargo, Concepción Carhuancho registra en su resolución que el fiscal presentó como medios probatorios copias de los vídeos de seguridad del aeropuerto Jorge Chávez, donde se ve a Yoshiyama y Bedoya salir juntos del país en la noche del lunes 26 de febrero, vía vuelo de Latam a las 9 y 49 de la noche, apenas horas antes de que Barata comenzara a declarar desde Sao Paulo.

A ello se suma la confusión de la carta que Yoshiyama remitió a Keiko Fujimori tras conocerse la versión de Barata. No solo fue fechada el 27 de febrero, un día antes de la declaración en cuestión, sino que niega haber recibido US$ 500 mil para la campaña, cuando la cifra total mencionada por Barata –sin contar los US$ 200 mil entregados a la Confiep, ver más– fue de US$ 1 millón. Vuelve a la memoria la famosa frase “aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita”, encontrada en la agenda de Marcelo Odebrecht.

Barata detalló dirección de entrega, relacionada con exministro Goldenberg.
Barata detalló dirección de entrega, relacionada con exministro Goldenberg.
La carta también contiene las supuestas ambivalencias en la declaración de Barata, según las cuales el  brasileño no habría recordado siquiera la identidad de quien recibió el dinero. Sin embargo, Barata incluso detalló la dirección de la entrega, en la cuadra dos de la avenida Octavio Espinoza en San Isidro, que pertenece a un familiar del ex ministro Efraín Goldenberg, ex socio de Yoshiyama en la fábrica de cintas adhesivas Kuresa. En el 2002 ambos intentaron vender casi US$ 1.5 millones en acciones a Pegapaxi, una offshore de Aruba. La SUNAT objetó la operación por consideraciones tributarias.        

El nivel de detalle brindado por Barata no es, pues, poca cosa. La campaña declaró a la ONPE en primera vuelta, con una serie de rectificaciones, ingresos de S/ 5,563,485.41 y egresos de S/ 6,967,482.43. En la segunda vuelta, los ingresos declarados se disparan  a S/ 11,887,268.52 y los gastos a S/ 12,830,380.60. La voracidad por fondos que alimentaran la máquina publicitaria se aceleró a medida que se acercaba la fecha de las elecciones.

Loading...