Según su abogada, Romina Chang, Sepúlveda de jó en claro que ni el actual presidente ni otro funcionario público influyeron en su trabajo. (Foto: LA TERCERA de CHILE)
Según su abogada, Romina Chang, Sepúlveda de jó en claro que ni el actual presidente ni otro funcionario público influyeron en su trabajo. (Foto: LA TERCERA de CHILE)
Edición 2529: Jueves, 8 de Marzo de 2018

Un Cuadro de Conflictos

Gerardo Sepúlveda intentó torear conflicto de interés en extenso interrogatorio en Santiago.

Según su abogada, Romina Chang, Sepúlveda de jó en claro que ni el actual presidente ni otro funcionario público influyeron en su trabajo. (Foto: LA TERCERA de CHILE)
Según su abogada, Romina Chang, Sepúlveda de jó en claro que ni el actual presidente ni otro funcionario público influyeron en su trabajo. (Foto: LA TERCERA de CHILE)

Admiración y gratitud” a su exjefe y exsocio, Pedro Pablo Kuczynski. Eso fue lo que transmitió Gerardo Sepúlveda durante el dilatado interrogatorio que respondió al Ministerio Público peruano en calidad de testigo, el lunes 5.

Sepúlveda respondió a más de 100 preguntas formuladas por el fiscal Hamilton Castro, jefe del equipo especial que investiga el caso Lava Jato en el Perú y que, contrariamente a lo que se esperaba en un principio, viajó a Santiago y no realizó el interrogatorio vía internet.

La diligencia se realizó en la sede de Las Condes de la Fiscalía chilena en Santiago y fue dirigida por su titular, Carmen Gloria Guevara. La misma zona capitalina donde reside el empresario chileno de 52 años, que también mantiene oficina en la avenida Isidora Goyenechea del mismo sector. El trámite comenzó a las 3 de la tarde, 1 de la tarde hora peruana, y culminó a las 4:30 de la mañana. Sepúlveda ingresó y salió en camioneta de lunas polarizadas.

Sepúlveda tiene 52 años, cuatro hijos y un nieto. Auditor de la Universidad Santiago de Chile y Bachelor of Arts de la Universidad Adolfo Ibáñez. Casado con Karem Leefhelm, que figura como socia en algunas de sus cuatro empresas registradas actualmente en Chile: First Capital Inversiones y Asesoría Limitada, que opera desde 2001 y es protagonista de esta historia, Inmobiliaria SyL Uno limitada, First Capital Dos Inversiones y Asesorías Limitada y The Latin American Enterprises Chile Limitada.

En todo momento, Sepúlveda levantó la “muralla china” que según él y Kuczynski existió entre las funciones del actual presidente como ministro del gobierno de Alejandro Toledo y la administración de su empresa personal Westfield, que entonces gestionó Sepúlveda. Según su abogada, Romina Chang, Sepúlveda dejó en claro que ni el actual presidente ni otro funcionario público influyeron en su trabajo.

Interrogatorio de 13 horas se realizó en fiscalía de Las Condes.
Interrogatorio de 13 horas se realizó en fiscalía de Las Condes.

LO QUE DIJO

Como podía esperarse, Sepúlveda intentó limpiar a PPK. Entre los puntos centrales de sus respuestas afirmó que:

No necesitaba autorización expresa de Kuczynski para representar a Westfield. Como ya declaró anteriormente, señaló que los contratos de estructuración financiera con Odebrecht los hizo sin el concurso de PPK. A eso abona que la ley societaria de Florida, donde está inscrita Westfield, no exige un requisito específico para que el titular, en este caso PPK, se desvincule mientras asume un cargo público (CARETAS 2525).

Cuando firma los contratos cuestionados con Odebrecht, comenzando en 2003, se encontraba en vías de independizarse con su propia empresa, First Capital, y de ahí la conveniencia de utilizar un vehículo entonces más establecido, como Westfield.

No fueron de mayor importancia las dos visitas que hizo a la Presidencia del Consejo de Ministros mientras Kuczynski era su titular, el 2 de septiembre y el 5 de octubre de 2005.

No hubo conflicto de intereses porque las transacciones que realizó con Odebrecht no vincularon al Estado. No se trató de concesiones de buena pro sino de estructuraciones financieras.
Sus socios de BCP y Apoyo Consultoría nunca cuestionaron su papel.

El grueso del interrogatorio se basó en los tres contratos que complican a Kuczynski:

Mandato de Transportadora de Gas del Perú en julio de 2003 para la estructuración de un programa de bonos corporativos de hasta US$ 225 millones y un préstamo sindicado bancario de hasta US$ 75 millones. Sepúlveda aparece como representante de Westfield, asociado con el Banco de Crédito del Perú y Apoyo Consultoría. PPK aparece como parte del equipo de trabajo que hace la propuesta, cuando no es funcionario público. En febrero de 2005 First Capital reemplaza a Westfield en la segunda etapa de emisión de bonos. Aquí no figura Odebrecht sino que como parte del consorcio estaba Hunt Oil, que fue asesorada por Kuczynski.

Mandato de Odebrecht para la estructuración financiera del trasvase de Olmos, en marzo de 2004. PPK era titular del MEF. Sepúlveda firma como Westfield con el BCP de socio.

Mandato de Odebrecht en abril de 2005 con Sepúlveda, que firma como Westfield, y el BCP para la estructuración de IIRSA Sur. En enero de 2006 se introduce una modificación de honorarios que incluye el financiamiento del proyecto vía CAOs y PAOs (Certificados de Avance de Obra y Reconocimiento de Deuda) que, a su vez, son reconocidos por el Estado el 26 de julio en adenda firmada por el consorcio, a solo dos días de terminar el gobierno de Alejandro Toledo.

El fiscal Hamilton Castro formuló más de 100 preguntas.
El fiscal Hamilton Castro formuló más de 100 preguntas.

BARATA PARTE II
Pero mientras Castro avanza en sus pesquisas, y se anuncia que volverá a interrogar al respecto en abril a Jorge Barata, los tres contratos ya son colocados como los justificantes de la vacancia en la nueva moción.  

Kuczynski declaró el domingo 4 en TV Perú que “el mismo Odebrecht sacó un comunicado cuando esto estalló diciendo que nunca negociaron nada conmigo y nunca me pagaron nada. El señor Sepúlveda estaba encargado de Westfield y firmó los contratos. No hubo ninguna influencia. Esto es un trabajo técnico”.

Sobre el trasvase de Olmos puntualizó que “precisamente, no hay garantía del gobierno. Se hizo sin la garantía del gobierno para ahorrarle dinero a los peruanos”.

Y sobre los CAOs y PAOs añadió que “yo no firmo la figura de los certificados de avance de obras. Eso lo firma el MTC. Y no solo se benefició Odebrecht sino los demás concesionarios que estaban en los distintos tramos de la Interoceánica”.

Esos instrumentos financieros no se habían aplicado en el Perú, pero tampoco fueron una innovación chola. Ya se habían utilizado en países como México y ahora mismo se usan en Argentina (CARETAS 2425). Son opciones para países sin grado de inversión, que era el caso peruano por entonces. Y luego de su introducción con la Interoceánica se siguieron aplicando en obras como Taboada y la Línea 2 del Metro.

Siguiente parada, Comisión Lava Jato.

Loading...