Aludidos por Barata en la primera línea del debate del Sheraton del 3 de abril de 2011. También aparece economista César Luna Victoria.
Aludidos por Barata en la primera línea del debate del Sheraton del 3 de abril de 2011. También aparece economista César Luna Victoria.
Edición 2528: Viernes, 2 de Marzo de 2018

2011 Odisea del Billetazo

Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya, señalados por Jorge Barata de recibir US$ 1 millón para campaña de Keiko Fujimori, salieron del país.

Aludidos por Barata en la primera línea del debate del Sheraton del 3 de abril de 2011. También aparece economista César Luna Victoria.
Aludidos por Barata en la primera línea del debate del Sheraton del 3 de abril de 2011. También aparece economista César Luna Victoria.

Jorge Barata pasó las últimas semanas bajo una presión extraordinaria. Según fuentes que estuvieron en contacto con él, el exejecutivo de  Odebrecht en el Perú recibió todo tipo de mensajes desde los estamentos del poder. Fueron desde ruegos y súplicas hasta veladas amenazas. Barata encontró solaz en su familia. Su hija, que hasta hace poco vivía en el Perú, ya estaba instalada en Sao Paulo con su esposo peruano y su hijo recién nacido en Lima. Disfrutar su nueva condición de abuelo significó un respiro.

Finalmente Barata cantó como un canario de Bahía, quince meses después de que el escándalo Lava Jato hiciera su explosiva detonación en las costas peruanas.

Fiscal Rafael Vela coordinó diligencias en Sao Paulo.
Fiscal Rafael Vela coordinó diligencias en Sao Paulo.

El lunes 27, en la primera fecha del nuevo interrogatorio, motivado a su vez por el que el fiscal José Domingo Pérez sometió a Marcelo Odebrecht en noviembre, Barata confirmó con todo detalle al fiscal de lavado de activos Germán Juárez la historia de los US$ 2.8 millones que Odebrecht aportó, por instrucción del entonces presidente brasileño Lula da Silva, a la campaña de Ollanta Humala en el año 2011.

El plato fuerte, o mejor dicho el buffet, se sirvió la mañana siguiente. A pedido de la defensa de Keiko Fujimori apersonada en Sao Paulo –integrada por la peruana Giuliana Loza y tres abogados brasileños– se solicitó que, a diferencia de lo ocurrido la jornada anterior cuando se pudo sacar partido al perfecto español de Barata, la diligencia fuera realizada en portugués.

Ambas fechas fueron conducidas por el fiscal brasileño Orlando Martello, miembro de la Fuerza de Tarea de Lava Jato.

Barata llega con su abogado Carlos Kauffmann  a fiscalía paulista el martes 28.
Barata llega con su abogado Carlos Kauffmann  a fiscalía paulista el martes 28.

LA VIGA FUJIMORISTA

Barata señaló que en esa misma campaña del 2011, Odebrecht aportó US$ 1.2 millones a la candidatura de Keiko Fujimori, que entonces fue con el membrete de Fuerza 2011. El dinero se repartió de la siguiente manera: un aporte directo de US$ 1 millón entregado a los exministros Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya Camere, y otro de US$ 200 mil entregado vía Confiep.

Barata aclaró que no tuvo contacto con Keiko Fujimori para la entrega del dinero. Pero el contexto resulta muy importante.

En mayo de 2010, Yoshiyama fue presentado como secretario general y jefe de campaña de Fuerza 2011. Su hegemonía solo se vería interrumpida, en 2014, al ser relevado en la Secretaría General de Fuerza Popular por Joaquín Ramírez.

Humberto Speziani y el papel de la Confiep en la “bolsa” para frenar a Humala.
Humberto Speziani y el papel de la Confiep en la “bolsa” para frenar a Humala.
El ingeniero industrial Bedoya, mientras tanto, fue otro asesor del primer círculo de Keiko. Incluso se le vio aconsejando a la candidata durante el debate previo a la primera vuelta del 2011 en el Hotel Sheraton. Bedoya fue investigado por el Ministerio Público por financiar, con una transferencia de US$ 140 mil, el viaje del entonces prófugo Alberto Fujimori de Tokio a Santiago de Chile, en noviembre de 2005. Su esposa es Milagros Maraví, exjefa de gabinete del fallecido Alberto Bustamante. Maraví fue vocera de esa campaña, como también lo fue José Chlimper, actual secretario general de Fuerza Popular.

Chlimper, por cierto, tenía importantes vínculos con la Confiep. Al cierre de esta edición, no quedaban aún establecidos los detalles del segundo aporte de US$ 200 mil que confesó Barata. El gremio empresarial convocó de urgencia a un directorio para abordar el tema, el mismo martes 28 por la tarde.

Versiones de prensa iniciales se referían al expresidente de Confiep Ricardo Briceño. Pero ese aporte estaría incluido dentro de una “bolsa” que el gremio recolectó para la segunda vuelta que Fujimori enfrentó con Ollanta Humala. En marzo de 2011, un mes antes de la primera vuelta, fue Humberto Speziani quien asumió la presidencia de la Confiep. Parte de esa ofensiva gremial para bloquear a Humala incluyó el financiamiento de emergencia del programa El Francotirador de Jaime Bayly, que dedicó sus pocas emisiones dominicales a vilipendiar al candidato nacionalista que, finalmente, ganó las elecciones.

Después de la coima. Toledo con Avi Dan On, señalado por recibir US$ 700 mil.
Después de la coima. Toledo con Avi Dan On, señalado por recibir US$ 700 mil.

Yoshiyama y Bedoya salieron rumbo a Estados Unidos el domingo 26, un día antes de comenzar los interrogatorios en Sao Paulo. Entre 2001 y 2002, por cierto, Yoshiyama pasó 22 meses en Estados Unidos. Temía ser detenido tras la caída del gobierno de Alberto Fujimori.

ALAN Y PPK

Las demás jugosas piezas de información reveladas por Barata consisten, primero, en el aporte deUS$ 200 mil para la triunfante campaña de Alan García en el 2006. La donación se habría hecho vía Luis Alva Castro. La hija del exministro, Julisa Elisa Alva Parodi, trabajó en Odebrecht entre 2006 y 2012.

García dice que no pidió nada. Pero Alva habría recibido US$ 200 mil en 2006.
García dice que no pidió nada. Pero Alva habría recibido US$ 200 mil en 2006.

De vuelta a la campaña del 2011, Barata admitió haber entregado US$ 700 mil para la de Alejandro Toledo, que fue puntero en las encuestas hasta finales de marzo, apenas un par de semanas antes de la primera vuelta. La entrega fue por intermedio de su exjefe de Seguridad, Avi Dan On, igualmente hasta el cuello por la coima de US$ 20 millones de la Interoceánica Sur acordada durante el gobierno de Toledo.

También le habrían caído US$ 300 mil a la campaña del 2011 del actual presidente Pedro Pablo Kuczynski, que según Barata fueron recabados por la banquera de inversión y actual embajadora ante el Reino Unido, Susana de la Puente. PPK tuiteó que nunca recibió una donación de Barata y recordó que el 2011 integró una alianza conformada por el Partido Popular Cristiano (PPC), Alianza Para el Progreso (APP), Restauración Nacional y el Partido Humanista. “Como candidato, no tuve manejo ni control de la tesorería de dicha alianza”, se defendió. Kuczynski se metió entre los palos y sacó 16.2% de votos para quedar tercero, dejar por fuera a Toledo y posibilitar el balotaje entre Fujimori y Humala. 

Villarán, el NO y los US$ 3 millones.
Villarán, el NO y los US$ 3 millones.

Barata no dijo ni pío sobre los conflictos de interés que afectan a Kuczynski debido a los negocios que su empresa Westfield y su exsocio Gerardo Sepúlveda realizaron con Odebrecht cuando era ministro. Esas preguntas quedan en el tintero del fiscal Hamilton Castro, que no asistió por decisión propia a esta ronda de preguntas. Según fuentes del despacho de Castro, sus investigaciones no requerían en este momento volver a interrogar a Barata y más bien sí a Sepúlveda, cuyo testimonio se recibirá vía videoconferencia desde Santiago de Chile el lunes 5 de marzo. Por su parte, Gustavo Gorriti deslizó en CARETAS la posibilidad de que esta ausencia de Castro se debiera a sus diferencias con el jefe de la unidad de cooperación internacional de la Fiscalía, Rafael Vela.

Susana de la Puente, fundraiser.
Susana de la Puente, fundraiser.
Tampoco se tomó en cuenta el pliego de preguntas enviado por la comisión Lava Jato, que insistía en darle dimensión de coimas disfrazadas a los trabajos de estructuración financiera realizados por Westfield y Sepúlveda. Palacio de Gobierno confirmó que el Presidente recibirá a la Comisión el viernes 16 de marzo a las 9 y 30 de la mañana.

Por último, si la izquierda esperaba pescar en este río recontra revuelto, Barata confirmó que Odebrecht aportó la friolera de US$ 3 millones para la campaña del No que salvó a la exalcaldesa Susana Villarán de ser revocada en marzo de 2013.

DOBLE VARA

Como fuera, la última bomba de racimo lanzada por Barata reconfigura de nuevo el tormentoso escenario político peruano. La vacancia presidencial que anhela el “keikismo” mayoritario de Fuerza Popular ya estaba puesta en serio entredicho por su debilitante rivalidad con el “kenjismo” y la extrema posibilidad de que la excandidata termine aliada con la izquierda para vacar a Kuczynski por indultar a su padre.

Keiko respondió que Barata se refirió a lo “fría y distante” que era.
Keiko respondió que Barata se refirió a lo “fría y distante” que era.

Hoy podría comprobarse que tanto las campañas de PPK como de Keiko recibieron dinero de Odebrecht. Pero una cosa son US$ 300 mil y otra US$ 1.2 millones. Una cosa es tener el argumento del candidato que integra una alianza y otra que los que mandan en la campaña reciban la plata.    

La mirada también se vuelve a Humala. Él y su esposa Nadine Heredia cumplen prisión preventiva desde julio pasado. Ojo. Coima por obra, como en el caso de Toledo, es una historia distinta. En el Perú, un aporte de campaña no declarado no es delito per se. El fiscal Juárez investiga a los Humala por lavado de activos. Pero ese delito hay que comprobarlo. La procedencia del dinero de la famosa Caja 2 de la contabilidad paralela está en el centro de la discusión. El fiscal Pérez también investiga a Keiko por lavado de activos en el marco del manejo financiero de sus campañas. ¿Entonces? 

Loading...