Gerardo Sepúlveda el 12 de agosto de 2017 en vacaciones en Pisac. Escándalo iba en curso pero aún no en punto de ebullición.
Gerardo Sepúlveda el 12 de agosto de 2017 en vacaciones en Pisac. Escándalo iba en curso pero aún no en punto de ebullición.
Edición 2525: Jueves, 8 de Febrero de 2018

Sepúlveda en Aguas Calientes

Exsocio del Presidente, y no Pedro Pablo Kuczynski, fue el que firmó todos los contratos como Westfield. Palacio opone argumentos.

Gerardo Sepúlveda el 12 de agosto de 2017 en vacaciones en Pisac. Escándalo iba en curso pero aún no en punto de ebullición.
Gerardo Sepúlveda el 12 de agosto de 2017 en vacaciones en Pisac. Escándalo iba en curso pero aún no en punto de ebullición.

El limeño lugar común reza que los ministros no se caen en verano. Es una fantasía de tregua política, donde la élite busca el sol del sur y no tiene tiempo de hacer rodar las cabezas del adversario.
Una idea tan equivocada que ahora es el Presidente de la República el que se puede caer antes de terminar la temporada. Al menos luego de las declaraciones que Jorge Barata ofrezca al Ministerio Público peruano el 27 y 28 de febrero. Y cuando comience la nueva legislatura al día siguiente, el jueves 1 de marzo.

Tras el dramático episodio de la moción de vacancia y el divisivo indulto navideño otorgado a Alberto Fujimori, regresa la posibilidad de interrumpir el mandato presidencial.
Se supone que hay información nueva que cambiaría el escenario en el que Pedro Pablo Kuczynski se salvó por un pelo.

¿Es eso cierto?

CARETAS accedió al  informe completo que el Banco de Crédito del Perú (BCP) entregó el 10 de enero a la Comisión Lava Jato. El grupo parlamentario había remitido, el 18 de diciembre, un oficio en el que le solicitaba información sobre “operaciones de financiamiento o garantía” en la que hubiera participado en conexión con Odebrecht y, centralmente, PPK y su exsocio chileno Gerardo Sepúlveda. El mismo que aparece en estas páginas disfrutando de sus vacaciones cusqueñas en Aguas Calientes en agosto de 2017.

De ese informe se desprenden las preguntas cruciales para determinar si durante el gobierno de Alejandro Toledo el actual presidente actuó con una impropiedad tal que justificaría mandarlo a su casa.
Esta revista contrastó los documentos con miembros del equipo de Palacio de Gobierno que han realizado el trabajo de “arqueología” para organizar la defensa del Presidente.

LA LEY DE LA FLORIDA
En las copias de los contratos que anexa el BCP, Sepúlveda firma en todos los casos directamente como el representante de Westfield, la empresa unipersonal que PPK inscribió en Florida, Estados Unidos.

La práctica refuerza la acusación que hace el congresista Manuel Dammert, en el sentido que PPK tenía a Westfield y First Capital –la empresa de Sepúlveda– como parte de un esquema de puerta giratoria en la que el actual Presidente se aprovechó de su condición de ministro de Estado para beneficiar a los privados con los que hacía negocios.

PPK, por su parte, ha esbozado la teoría de la “muralla china”, según la cual siempre se alejó de sus labores privadas mientras fue ministro de Estado. Antes de haber estado a punto de ser vacado en diciembre, la congresista Rosa Bartra, presidenta de la Comisión Lava Jato, exigió ver un documento en el que formalizara su alejamiento de Westfield. Ese documento no existía.

BCP alcanzó documentación de trabajos en los que se asoció con Westfield.
BCP alcanzó documentación de trabajos en los que se asoció con Westfield.

Pero Kuczynski encargó al importante bufete de abogados comerciales de Florida Broad and Cassel un estudio que concluye que, en un caso así, “en la medida de que no existe una presunción de que el propietario de una sociedad es responsable por las actividades de dicha sociedad, la ley societaria de Florida no exige un procedimiento específico para que el propietario se desligue de las actividades de la sociedad”. Pone como ejemplo si la persona se aleja de la empresa por “función pública, la ley societaria de Florida no impone requisitos específicos que deban cumplirse para ello”. En ese caso, ante la ausencia de una delegación formal, “las decisiones o acciones de una persona que actúa con “autoridad aparente” a nombre de una sociedad debería ser suficiente para obligar a la sociedad, bajo la ley societaria de Florida”.

En ese sentido, responden en Palacio, Sepúlveda pudo presentarse como el officer de Westfield sin que el BCP, que tiene mecanismos de gobierno corporativo, lo cuestione. Explican que el chileno se encontraba en una etapa de “transición”, en vías de independizarse de su mentor Kuczynski, y por entonces Westfield era un vehículo más efectivo para asociarse a operaciones de estructuración financiera. En lo que el chileno, añaden por cierto, era bastante capacitado en momentos en los que el Perú contaba con muy pocos profesionales capaces de armar esquemas de financiación para proyectos de esta envergadura.

Firmó modificación de certificados para Interoceánica.
Firmó modificación de certificados para Interoceánica.

Adicionalmente, remarcan, ninguno de los trabajos que hizo Sepúlveda fueron para ganar licitaciones.

TGP Y OLMOS

Son tres los contratos que ponen en verdaderos aprietos a Kuczynski.

El primero es el mandato de Transportadora de Gas del Perú en julio de 2003 para la estructuración de un programa de bonos corporativos de hasta US$ 225 millones y un préstamo sindicado bancario de hasta US$ 75 millones. Sepúlveda aparece como representante de Westfield y sus socios son con el BCP y Apoyo Consultoría.

En ese momento PPK no estaba en la función pública y este es el único caso en el que el actual Presidente es mencionado directamente. Según el banco, “fue incluido, en su calidad de presidente de Westfield Capital, como parte del equipo de trabajo en la etapa de la propuesta para la asesoría”. Como parte del consorcio TGP figuraba Hunt Oil –vendió su participación en 2014– que fue asesorada por PPK.

Kuczynski y la puerta giratoria, un atribulado premier en el 2006.
Kuczynski y la puerta giratoria, un atribulado premier en el 2006.

Como queda establecido en la adenda firmada el 26 de febrero de 2005 con Apoyo Consultoría, BCP y TGP; First Capital reemplazó a Westfield en la segunda etapa de emisión de bonos.  

Para Palacio una emisión de bonos privados no constituye ningún favorecimiento. La historia venía de atrás: la buena pro la otorga Alberto Fujimori (20 de octubre de 2000) y Valentín Paniagua firma la concesión con TGP de distribución de gas natural por red de ductos en Lima y el Callao dos meses más tarde (9 de diciembre). El 3 de septiembre de 2002, Javier Silva Ruete –quien reemplazó a PPK en el MEF– y Jaime Quijandría que era titular de Energía y Minas, firmaron el Decreto de Urgencia 045-2002, que establece un fondo de contingencia como garantía del pago de la red principal, por lo que el gobierno le garantizaba al concesionario hasta US$ 12 millones si los clientes incumplían sus pagos.

El segundo trabajo es el mandato de Odebrecht para la estructuración financiera del trasvase de Olmos, en marzo de 2004. PPK era titular del MEF y Sepúlveda firma de nuevo como Westfield, con el BCP de socio. El mandato se firma cuatro meses antes de la buena pro. Según Palacio, esta es una práctica común: el estructurador financiero acompaña a su cliente en todo el proceso.

Del 2004 al 2007, Westfield y First Capital recibieron un total de pagos de US$ 1’014,335. Aquí se ubica la reciente denuncia periodística del US$ 1.25 millones que Odebrecht debió pagar a Westfield por honorario de éxito (US$ 50 mil más 2% de US$ 100 millones colocados en bonos), pero que no fueron depositados. La razón es que ese honorario lo percibió First Capital.

Para Dammert, PPK se aprovechó de su condición de funcionario.
Para Dammert, PPK se aprovechó de su condición de funcionario.

LOS CERTIFICADOS DE LA IIRSA
El tercer trabajo es el de la carretera Interoceánica. Sepúlveda –siempre como Westfield– firma con BCP y Odebrecht la posibilidad de estructurar la IIRSA Norte. PPK era ministro de Economía y Finanzas. Pero aquí Westfield fue finalmente reemplazado por Astris Finance.

Un mes más tarde el mismo combo BCP-Westfield firma el mandato para la IIRSA-Sur, el famoso caso de los US$ 20 millones de coima pagados al expresidente Alejandro Toledo. Allí Sepúlveda sí queda contratado. En enero del 2006 se introduce una modificación en los honorarios y se incluye la figura de honorario por financiamiento vía CAOs y PAOs (Certificados de Avance de Obra y Reconocimiento de Deuda). Por medio de ello, el Estado garantiza el pago de estos instrumentos financieros que el consorcio pone en el mercado a la manera de bonos, para obtener liquidez inmediata a medida que avanza la obra por tramos cortos. Estos instrumentos son reconocidos por el Estado en la adenda firmada el 26 de julio, dos días antes de terminar el gobierno y con PPK de premier.

Según Palacio, si bien era la primera vez que se utilizaba una figura así en el país, no fueron ni por asomo una invención peruana. Eran usuales, por ejemplo, en México. Y en el Perú se utilizaron hasta el 2014 en obras como Taboada, Chira, Huacacocha y la Línea 2 del Metro. La razón era sencilla. El Perú no tenía grado de inversión, que comienza a obtener con distintas calificaciones a partir de 2007, y se hacían necesarios para generar confianza en el mercado internacional. Hoy mismo Argentina ha debido recurrir a ellos tras el desastre kirchnerista.      

En diciembre del 2006, Westfield percibe pagos de US$ 717,570. Ese mismo mes la empresa gira US$ 380,047 a la cuenta de PPK en el BCP.

PPK entregó a comisión Pari levantamiento del secreto bancario hasta 2015.
PPK entregó a comisión Pari levantamiento del secreto bancario hasta 2015.

CUESTIÓN DE INGRESOS
El equipo del Presidente se siente confiado en que sus declaraciones tributarias y de ingresos demostrarán la licitud de sus actos.

A la comisión Juan Pari le entregó el levantamiento de su secreto bancario entre 1990 y 2015. Al Ministerio Público, sus estados de cuenta en el BCP a partir del 2002. Ahora mismo se encuentran levantando todos los estados de cuenta de Westfield.

La figura, señalan, se entiende mejor cuando a partir del 2002 Kuczynski ha reportado renta extranjera aproximadamente por US$ 11 millones. Esto incluye no solamente las utilidades pagadas por Westfield sino también asesorías como la que prestó a Ternium entre 2008 y 2016 –subsidiaria de Techint– y sus ingresos por pensiones. Dos trabajos son los que hizo para First Capital de Sepúlveda: para Kallpa en el 2009 y Olmos Irrigación en 2012. Por el otro lado, los ingresos de Westfield durante todo ese período fueron de US$ 17 millones. Así se precisará lo que Sepúlveda percibió exactamente por sus trabajos en esa empresa. 

Loading...