Presidente Kuczynski recibió a secretario de Estado Rex Tillerson.
Presidente Kuczynski recibió a secretario de Estado Rex Tillerson.
Edición 2525: Jueves, 8 de Febrero de 2018

Doble Rasero

Agenda dominada por Odebrecht. José Chlimper llega al Congreso para declarar sobre su no aclarado papel en Graña y Montero.

Presidente Kuczynski recibió a secretario de Estado Rex Tillerson.
Presidente Kuczynski recibió a secretario de Estado Rex Tillerson.

Un gesto de apertura democrática”. Así calificó el fujimorista Daniel Salaverry la reunión que sostuvieron los voceros de Fuerza Popular –Salaverry, Héctor Becerril, Milagros Salazar y el sub secretario nacional Miguel Torres– con el vocero de Nuevo Perú, Alberto Quintanilla. El encuentro del martes 6 comenzó pasadas las 11 de la mañana y terminó a las 12:20.

Buscaban consensuar una nueva moción de vacancia presidencial. Las dos facciones de izquierda –NP y Frente Amplio– habían presentado las suyas, pero para Fuerza Popular resultaba imposible admitir que el indulto presidencial otorgado a Alberto Fujimori fuera una causal de vacancia de Pedro Pablo Kuczynski.

Pero Salaverry consideró “poco probable” que PPK se vuelva a salvar.

El ministro de Vivienda, Carlos Bruce, consideró que “se están llegando a extremos” al aliarse el fujimorismo con la izquierda “que quiere meter a Fujimori de nuevo en la cárcel”. Le parece ridículo que una vacancia abra paso a un ambiente de gobernabilidad con el primer vicepresidente Martín Vizcarra al frente. “Se van a tirar a Kuczynski y luego a Vizcarra y a Mercedes Aráoz”, pronostica. Y sobre el anuncio del Presidente de declarar a la comisión Lava Jato luego de la declaración de Jorge Barata se pregunta “cuál es el apuro de esperar dos semanas”.

Meche Aráoz pidió renuncia de procurador Jorge Ramírez.
Meche Aráoz pidió renuncia de procurador Jorge Ramírez.

HABLA BARATA
Este lunes, Barata confirmó que brindará su testimonio a los fiscales peruanos en Brasil el 27 y 28 de febrero.

Así se superó el trance generado con la intervención del procurador Jorge Miguel Ramírez, que exigió una reparación civil de parte de Odebrecht de S/ 3,468 millones. Las voces que acusaban al gobierno de actuar en combinación con el procurador para evitar la declaración de Barata fueron acalladas por la premier Aráoz, que se alineó con la Fiscalía e incluso exigió su renuncia. El abogado de Barata, Carlos Kauffmann, demandó que Ramírez participe en el interrogatorio, pero que firme el acuerdo que lo compromete a no usar nada de lo que declare en su contra. Ramírez se negó.   

En todo caso, de algo puede estar seguro PPK: Barata hoy no le guarda ninguna simpatía.

Secretario general de FP, parado en medio del argumento fujimorista.
Secretario general de FP, parado en medio del argumento fujimorista.
El Decreto de Urgencia 003, que acaba de vencer, violentó igual o peor el acuerdo de cooperación judicial. Quebró económicamente a Odebrecht y pagan los platos rotos centenares de proveedores.

El nuevo DU 003 será harina de otro costal. El gobierno nombraría un interventor en las empresas y los proyectos pasarían a ser administrados por un fideicomiso. Se trata de una corrección mayúscula al anterior y draconiano esquema. La norma tenía como propósito asegurar la continuidad de los proyectos y evitar la ruptura de la cadena de pagos. Ocurrió todo lo contrario.

La nueva norma rescata una alternativa propuesta por Capeco desde mayo. “Al cabo de casi un año algo de eco hemos tenido”, dice Enrique Espinosa, presidente del gremio.

Antes Odebrecht decidía qué obras debía ejecutar el Estado; ahora define la agenda política. En todos los frentes.

Secretario general de FP, parado en medio del argumento fujimorista.

Keiko, ¿resentimiento o autodefensa? Derecha, Kenji apunta a bancada mixta.
Keiko, ¿resentimiento o autodefensa? Derecha, Kenji apunta a bancada mixta.

DOBLE ESTÁNDAR
Para el jueves 8, la Comisión Lava Jato, presidida por la fujimorista Rosa Bartra, citó al secretario de Fuerza Popular, José Chlimper Ackerman. Se le pedirá  para que brinde su declaración sobre su función como director de Graña y Montero (GyM) entre el 2006 y 2015.

No es para menos. La presión fujimorista para encarcelar a los principales ejecutivos de GyM ha sido intensa. Hasta ahora, Jose Graña y su primo Hernando continúan en el  penal de Ancón con mandato de prisión preventiva, a pesar de que los demás involucrados en las empresas peruanas consorciadas ya recibieron comparecencia.

Se trata del caso en el que la constructora brasileña reconoció haber pagado al expresidente Alejandro Toledo US$ 20 millones de coima. Para la Fiscalía, la piedra de toque de la evidencia se encuentra en la cesión de utilidades a Odebrecht, en la Interoceánica Sur, por S/ 41.5 millones en el 2011.

La defensa de GyM sostiene que la práctica de dividendos diferenciados que beneficia al líder del consorcio es usual en la industria de la construcción. Más aún, en 2006 se acordó que la cesión sería del 1.5% de las utilidades y que el reconocimiento total a Odebrecht no fue el de S/ 41.5 millones, sino un poco más de S/ 91 millones. Niegan haber financiado la coima de Toledo.

Chlimper fue miembro de la comisión de Auditoría y Procesos entre 2009 y 2015 –con Roberto Abusada y Augusto Baertl–, cuya función clave era vigilar el control interno y externo.

En el informe de marzo de 2012, presentado  por la consultora Pricewatherhouse Coopers sobre la auditoría externa que comprende la situación financiera del 2010 y 2011, y al que accedió CARETAS, se considera que “la evidencia de auditoría obtenida es suficiente y apropiada”. La comisión de

Chlimper no vio nada irregular, la auditora externa tampoco.

Esa tendría que ser una pregunta de cajón en la Comisión Lava Jato.

El grupo político en el que Chlimper es un personaje prominente asumió el caso de GyM como prioridad. Incluso lo utilizó como pretexto para avanzar en su enfrentamiento con el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez.

La Justicia tendrá que hacer su trabajo. Pero ya puede verse que se trata de otro ejemplo de estándar variable para abordar los casos. Aquí el exceso guardaría relación con una vendetta emprendida contra el grupo El Comercio, del que José Graña es un importante accionista individual.

Loading...