Edición 2523: Jueves, 25 de Enero de 2018

Chinchero es un a Farsa

Proyecto de aeropuerto del Cusco desemboca en costoso arbitraje internacional.

La farsa del aeropuerto de Chinchero tuvo un nuevo tropiezo y desembocó en costosa confusión esta semana mientras que el gobierno de Kuczynski preparaba la compra de 99 hectáreas de pastizales congelados por burro. El precio negociado unos días atrás, en un acceso de soroche a 3,800 m s.n.m., por Bruno Giuffra, ministro de Transportes y Comunicaciones, con los comuneros de Chinchero, fue US$ 32 /m2. Esto es 200 veces, toma y daca, su valor comercial. La tierra no tiene valor salvo para un grupo de políticos del Cusco que han persuadido a los ingenuos limeños de promover este multimillonario despilfarro.

Tres principales autoridades cusqueñas están en la cárcel o condenadas a largos años de prisión y, en uno de los casos, por violación sexual también. Uno ha estado en la lista de “Los Más Buscados” del Ministerio del Interior. La nueva compra es en adición a los 396 hectáreas sobre las cuales el Gobierno Regional del Cusco gastó US$ 225 millones en 2013, US$ 23/m2. Este dinero ha sido recortado de escuelas y hospitales.  El nuevo hospital de Urubamba, por ejemplo, a pocos kilómetros de Chinchero funciona como un restaurante barato. No tienen dinero para equipos médicos ni medicinas. El nuevo hospital regional del Cusco Antonio Lorena ha colapsado con el escándalo de corrupción Lava Jato e incompetencia del mismo Gobierno Regional que promovió Chinchero.  

Leer de Archivo: Chichero No Va

Desde este último fin de semana, ni el presidente Kuczynski, ni la premier Mercedes Araóz … o el ministro de Agricultura, están permitidos de pastear sus burros y sus llamas sobre las 396 hectáreas de la esperada pista de aterrizaje. El área está, en efecto,  bajo el control único de Kuntur Wasi, el desfinanciado contratista y concesionario para la construcción del moribundo proyecto de aeropuerto. Pocos días atrás, Kuntur Wasi, Nido de Cóndor, se negó a entregar las 396 hectáreas de las cuales es hasta el momento su único legal propietario.

Vargas de Kuntur Wasi. Derecha, ministro Giuffra en Chinchero, comprando tierras.
Vargas de Kuntur Wasi. Derecha, ministro Giuffra en Chinchero, comprando tierras.

Kuntur Wasi ha presentado una demanda arbitral contra el gobierno por quebrar un contrato de concesión por 40 años. La buena noticia, al menos, es que la obra del propuesto aeropuerto no ha avanzado una palangana.  Kuntur Wasi dice que ha hecho estudios de ingeniería, pero ningún consultor independiente  los ha visto, y ciertamente tampoco ha dado sobre el aeropuerto mismo, ningún certificado de su valor.

Tal como están las cosas, hasta que el tribunal arbitral dicte sentencia sobre el reclamo de una compensación de Kuntur Wasi, el gobierno, ni nadie, puede hacer uso de la tierra, salvo las alpacas, llamas, vizcachas, papas y habas, como lo ha sido por los dos o tres últimos milenios.

Alonso Segura, exministro de Economía 2013–2016, que no estuvo involucrado en la negociación del proyecto Chinchero, declaró a una radio que esperaba que el arbitraje no diera a Kuntur Wasi los US$  265 millones que reclama, pero que temía que ese podría ser el resultado. El tribunal arbitral previsiblemente  tomará tres o cuatro años en llegar a una decisión.

El grupo que gastó US$ 225 millones de dinero del Gobierno Regional del Cusco desde 2013, fue liderada por Jorge Acurio, gobernador regional, hoy preso por múltiples cargos de corrupción. El alcalde de Urubamba en ese entonces era Benicio Ríos, quien ha sido sentenciado a siete años de prisión por el escándalo en la compra de un relleno sanitario.  Actualmente es congresista de la República de Alianza para el Progreso (APP).

El presidente de la comunidad de Yanacona de Chinchero en ese entonces era Humberto Huamán, anterior alcalde de Chinchero y actual acalde de Urubamba. Huamán enfrenta una sentencia de ocho años de prisión por violar a una joven empleada municipal. Los principales promotores en el Cusco del “proyecto” Chinchero son Roger Valencia, actual viceministro de Turismo, y Carlos Milla, expresidente de la Cámara de Comercio del Cusco, y actual presidente de CARTUR, la Cámara de Turismo de Cusco. Tanto Valencia como Milla no están involucrados en acusaciones de corrupción.  

El supervisor del proyecto en nombre del gobierno es Graña y Montero, algunos de cuyos directivos se encuentran en prisión implicados en casos de corrupción. 

Loading...