Kuczynski ingresa a la juramentación en Palacio el martes 9. Elocuente jefe de la casa militar del despacho presidencial, coronel FAP Carlos Elera.
Kuczynski ingresa a la juramentación en Palacio el martes 9. Elocuente jefe de la casa militar del despacho presidencial, coronel FAP Carlos Elera.
Edición 2521: Jueves, 11 de Enero de 2018

A Paso de Rencores

Un Consejo de Ministros parchado enfrenta el posindulto, con Meche Aráoz en segundo tiempo y Cayetana Aljovín de Canciller.

Kuczynski ingresa a la juramentación en Palacio el martes 9. Elocuente jefe de la casa militar del despacho presidencial, coronel FAP Carlos Elera.
Kuczynski ingresa a la juramentación en Palacio el martes 9. Elocuente jefe de la casa militar del despacho presidencial, coronel FAP Carlos Elera.

El martes 9 en la mañana, el Presidente convocó a Luna a Palacio de Gobierno, y le informó que ya no sería Canciller.  

El Canciller estuvo en el exterior desde el 28 de diciembre –Día de los Inocentes– hasta el lunes 8 de enero.

El 2 de enero, viajó a Nueva York a la ceremonia de incorporación del Perú en el Consejo de Seguridad  de las Naciones Unidas.  

El Canciller aprovechó la oportunidad para contactarse con los representantes de EE.UU., Rusia, Francia y Gran Bretaña, miembros permanentes del Consejo.  

El jueves 4, el Consejo de Seguridad votó sobre la crisis de Irán; y el viernes 5, el Perú asumió la presidencia del Comité Contra el Terrorismo del Consejo de Seguridad.

El representante del Perú ante las NN.UU. es el embajador Gustavo Meza-Cuadra; pero estando presente, el canciller Luna presidió la misión peruana.  

Tras el rol de Luna en la crisis de la vacancia,  era una incógnita si PPK había roto con su entrañable amigo de Princeton.  

Nueva York era azotada por una tromba gélida, tan brutal que pareció darle la razón al Presidente Trump sobre el cambio climático.

De Torre Tagle se limitaron a informar: “Moon está congelándose en NY en el Consejo de Seguridad”, el jueves 4.  

Por cierto, Lima era un caldero de … rumores.

Las veces que conversaron el Presidente y Luna por teléfono en esos días, PPK habría asegurado a Luna su permanencia en el gabinete.

El domingo 6, el Canciller abordó el avión en Nueva York, y aterrizó en Lima en la víspera de una gran sorpresa.

Y lo llaman el Gabinete de la Reconciliación.

El nombre viene del proceso que se supone debe abrirse luego de hacerse realidad el muy inoportuno y cuestionado indulto del expresidente Alberto Fujimori. El 2018 también ha sido declarado por el gobierno como el “Año del diálogo y la reconciliación”.

Un poco de tiempo bastará para saber si el título resulta siendo una ironía. Y también lo que diga Jorge Barata. Pero mientras tanto la primera ministra Mercedes Aráoz se queda al frente de un equipo remozado en nueve carteras.   

“Picarona”, parece pellizcar el ex canciller Luna a la premier. Pensó que se quedaba. Del Solar puso el pecho con vacancia y renunció con indulto.
“Picarona”, parece pellizcar el ex canciller Luna a la premier. Pensó que se quedaba. Del Solar puso el pecho con vacancia y renunció con indulto.

GABINETE ARÁOZ II
Meche no se encuentra en su mejor momento luego del indulto otorgado por el presidente Pedro Pablo Kuczynski. Tres congresistas de su bancada –Vicente Zeballos, Gino Costa y Alberto de Belaunde– renunciaron como consecuencia del indulto de nochebuena. Menos de 72 horas antes, Aráoz había asegurado en una pausa del debate de la moción de vacancia de PPK, que no se negociaba ningún indulto.

Kuczynski y Aráoz pasaron de librar una batalla democrática a ser abandonados por sus aliados y depender de la Mototaxi fujimorista que votó por mandarlo a su casa.

Los dos ministros que más pusieron el pecho en los días previos de soledad presidencial –Jorge Nieto y Salvador del Solar- también se marcharon en desacuerdo con el indulto. A Nieto trataron de convencerlo de quedarse hasta la misma mañana del martes 9.  

A Nieto intentaron convencerlo.
A Nieto intentaron convencerlo.

A pesar del desgaste, según fuentes del gobierno, primó la permanencia de la primera ministra para evitar un nuevo thriller de cuestión de confianza, con una proporción mayoritaria del parlamento –la que votó por la vacancia más la bancada de Nuevo Perú- que tiene sangre en el ojo.

En el camino se quedó la posibilidad de un nuevo primer ministro como el expresidente del Congreso, Ántero Flórez Aráoz. Le ofrecieron Justicia y Defensa, pero dijo no. Solo le interesaba la PCM. Otros como Alberto Borea y Pedro Cateriano declararon abiertamente la traición del indulto.  

CAYETANA EN TODAS
Luego del segundo tiempo de Meche, la noticia de más relevancia es la designación de Cayetana Aljovín como ministra de Relaciones Exteriores.

Luna, última misión con el Perú en Consejo de Seguridad de ONU en Nueva York.
Luna, última misión con el Perú en Consejo de Seguridad de ONU en Nueva York.

Detrás está lo que fue el sordo debate por el papel que debería jugar la OEA en el momento crucial de la intentona de vacancia. Según colaboradores del presidente, el excanciller Ricardo Luna obstruyó repetidamente esa posibilidad y al final Kuczynski debió tomar el asunto con sus propias manos.

Especialmente dramático si se toma en cuenta que ambos tienen más de medio siglo de amistad. La palabra “traición” salta en los relatos.

En cambio, según la versión salida de Relaciones Exteriores para Luna no había tiempo de activar la Carta Democrática y una movida en ese sentido habría enardecido a la oposición. Insisten en que el propio Luna asesoró a PPK para conseguir que Luis Almagro, secretario general de la OEA, envíe a los dos observadores.

Aljovín, que fue viceministra de Comunicaciones durante el segundo gobierno de Alan García, ya va ocupando tres carteras en el de Kuczynski. En Energía y Minas la reemplaza quien fuera su viceministra desde septiembre pasado, Ángela Grossheim, quien fue secretaria del MEF en la gestión de Alfredo Thorne.

Un diplomático, en cambio, se quedó como ministro de Cultura. El escritor Alejandro Neyra exministro consejero y pasó de la dirección de la Biblioteca Nacional a reemplazar a Del Solar, que lo había convocado a ese puesto.  

Lapsus presidencial al jurar a Aljovín como titular de Energía y Minas, que era cargo que dejó. Va tres carteras.
Lapsus presidencial al jurar a Aljovín como titular de Energía y Minas, que era cargo que dejó. Va tres carteras.

RIESGO EN EL MIDIS
Otra punta partidaria es la del MIDIS. En los días de cubileteo,  la dirección del Peruanos Por el Kambio exigió que ese ministerio pase a sus manos en relevo de Fiorella Molinelli. La puja encabezada por el presidente encargado del partido, Gilbert Violeta, surtió efecto. No fue el mismo Violeta el que se ciñó el fajín como trascendió en un principio, sino el congresista Jorge Meléndez. Personajes como Jorge del Castillo y Gastón Acurio alertaron vía twitter del riesgo proselitista de una cartera con recursos y llegada.

Pedro Olaechea, que hasta el martes estuvo al frente del ministerio de Producción, lo reemplaza Lieneke Schol, exdirectora comercial de Microsoft que el año pasado había asumido la Secretaría de Gobierno Digital en la PCM.

José Arista, nuevo ministro de Agricultura, es una cara conocida. Exgobernador regional de Amazonas (2011-2014), Arista desarrolló la mayor parte de su carrera pública en el MEF: director Nacional de presupuesto durante los gobiernos de Alberto Fujimori y Alejandro Toledo, viceministro en el segundo de Alan García y desde agosto pasado asesor del despacho del MEF. En el intervalo, en el gobierno de Ollanta Humala, en marzo de 2015, fue nombrado por el exministro de Educación Jaime Saavedra como director ejecutivo del Proyecto Especial para la preparación y desarrollo de los XVIII Juegos Panamericanos del 2019. En mayo de 2016, sin embargo, Saavedra le pidió la renuncia. Tiene gran amistad con el congresista fujimorista Héctor Becerril.

La nueva camada la completa Jorge Kisic Wagner, teniente general FAP (r) que tiene en su hoja de vida haber sido jefe del Estado Mayor de su arma (2001-2002) e inspector general del Ministerio de Defensa (2011).

Atrapado en sus propios conflictos de interés y la intensa contrarreacción por el indulto, el Presidente enfrenta un verano incierto.

Loading...