Tres días antes del indulto a Alberto Fujimori, PPK se encontraba en el Congreso defendiendo su vacancia.
Tres días antes del indulto a Alberto Fujimori, PPK se encontraba en el Congreso defendiendo su vacancia.
Edición 2520: Viernes, 29 de Diciembre de 2017

Réquiem para PPK

Por: Luis F. Jiménez | Con el indulto de Fujimori, PPK genera el caos y demuestra su incapacidad moral permanente a pesar de haber evitado la vacancia.

Tres días antes del indulto a Alberto Fujimori, PPK se encontraba en el Congreso defendiendo su vacancia.
Tres días antes del indulto a Alberto Fujimori, PPK se encontraba en el Congreso defendiendo su vacancia.

El presidente peruano Pedro Pablo Kuzsinski fue acusado de haber recibido beneficios de la empresa Odebrecht cuando fue ministro de economía y primer ministro del gobierno de Alejandro Toledo. Sus acusadores consideraron que al proceder de esta forma, PPK había incurrido en la causal de vacancia presidencial por “incapacidad moral permanente”.

Sus defensores afirmaron que la acusación no estaba fundamentada y que ella obedecía al afán de acumular poder del fujimorismo de Keiko. Requirieron, en nombre de la institucionalidad democrática, que se aplicara un debido proceso que condujera a demostrar la validez o falsedad de la acusación lo cual no podía ser sustituido por el voto de 87 congresistas.

Reducida la vacancia presidencial a una cuestión numérica, PPK recurrió a una opción que tenía: reducir el número de sus acusadores. La forma de lograrlo fue negociar con el condenado Alberto Fujimori la abstención de algunos de sus seguidores a cambio de indultarlo, convirtiéndolo de preso en rehén. La supervivencia política primo sobre los valores éticos y democráticos para PPK.

Cuando el “keikismo” no llegó a los 87 votos debido a la abstención de diez de los suyos y no pudo vacar a PPK, este, horas después, indulto a Alberto Fujimori, artífice de su supervivencia.

Con esa transacción política, paradójicamente, PPK demostró que adolece de “incapacidad moral permanente” pues subordino a sus fines políticos personales los valores trascendentes de la ética, los derechos humanos y la sana convivencia democrática.

Se abre así un nuevo capítulo de la política peruana en el cual un presidente formal y el ex dictador negociarán lo que sea como siempre lo han hecho: de acuerdo con sus propias conveniencias personales. Tal para cual. (Luis F. Jiménez)

Loading...