Pedro Pablo Kuczynski con presidente del Congreso, Luis Galarreta, en maratónica jornada del jueves 21.
Pedro Pablo Kuczynski con presidente del Congreso, Luis Galarreta, en maratónica jornada del jueves 21.
Edición 2520: Miércoles, 27 de Diciembre de 2017

Seco y Volteado

De salvarse de milagro a pagar por el milagro en menos de tres días. Escenario de gobernabilidad vuelve a cambiar de manera dramática.

Pedro Pablo Kuczynski con presidente del Congreso, Luis Galarreta, en maratónica jornada del jueves 21.
Pedro Pablo Kuczynski con presidente del Congreso, Luis Galarreta, en maratónica jornada del jueves 21.

En apenas 66 horas, Pedro Pablo Kuczynski cambió por completo la topografía de su gobierno.
En la noche del jueves 21 se salvó de ser vacado en el Congreso gracias a la implosión de la bancada fujimorista. Al día siguiente ya se hablaba de un nuevo perfil de gabinete, de mayor peso político y sin miedo para confrontar al Congreso dominado por Fuerza Popular.

Pero en la mañana del domingo 24, un Twitter-primicia de CARETAS alertó de la inminencia del indulto humanitario para el expresidente Alberto Fujimori.

El pedido de Fujimori corrió por un tubo. Agradeció “gesto magnánimo” de PPK y adelantó que participará en “reconciliación”.
El pedido de Fujimori corrió por un tubo. Agradeció “gesto magnánimo” de PPK y adelantó que participará en “reconciliación”.

La noticia fue confirmada esa tarde, cuando el Presidente convocó a un consejo de ministros de emergencia en Palacio de Gobierno y luego se reunió con su bancada. Las protestas corrieron como reguero de pólvora en varios puntos del país, con su epicentro en la Plaza San Martín y la Clínica Centenario.  

LA NEGOCIACIÓN
El miércoles 20 CARETAS conversó en la heladería Laritza, del Centro Comercial el Polo en Monterrico, con el abogado Diego Uceda. Excandidato de Vamos Vecino a la alcaldía y luego militante de Solidaridad Nacional.

Keiko quedó fuera de foco. La primera reconciliación deberá ser familiar.
Keiko quedó fuera de foco. La primera reconciliación deberá ser familiar.
Uceda resiente de Keiko y los neofujimoristas que han desplazado a los “albertistas”. Entre ellos, él.
Kenji es uno de sus contactos vigentes. Entre espressos, Uceda contó que Meche Aráoz lo llamó y le pidió que le tienda un puente con el hijo menor de Alberto. Kenji ofrecía  14 votos de la bancada de Fuerza Popular en contra de la vacancia, a cambio de la libertad de su padre. Uceda aseguró que había cumplido con trasmitir la demanda a Aráoz. Más no sabía. Era el Ejecutivo el responsable de cerrar la negociación.

CARETAS pudo confirmar además que durante los últimos días la primera ministra tuvo contacto regular con los asesores de Kenji, Jorge Morelli y Alexei Toledo.

La noche que el Presidente se salvó de la vacancia, esa del criticado baile que protagonizó en la puerta de su casa en la calle Choquehuanca, varios ministros llegaron para saludarlo. Muy comentada entre ellos fue la llamada que recibió el Presidente de parte de Kenji Fujimori, quien entre lágrimas demandó, tal como lo habían acordado, que su padre fuera liberado antes de Navidad.

El viernes 22 a las 9 y 30 de la mañana CARETAS se vuelve a encontrar con Uceda en el restaurante Boccata de Surco. La derrota de la vacancia la noche anterior anima las conversaciones.

“¡De infarto!”, resume Uceda, ahora con otro espresso y un jugo de piña entre manos. El Informe de la Junta Médica filtrado a primera hora del jueves 21, desmentido por voceros del oficialismo hasta el último minuto, había puesto en guardia a Kenji, quien escaló su demanda. Asegura Uceda que ya no era suficiente la conmutación de pena de Alberto Fujimori. Kenji exigió el indulto.

Solicitud del 11 de diciembre fue la primera que Fujimori firmó de puño y letra.
Solicitud del 11 de diciembre fue la primera que Fujimori firmó de puño y letra.
POR UN TUBO
El 11 de diciembre, Alberto Fujimori presentó por primera vez una solicitud de indulto humanitario y gracia presidencial con firma de su puño y letra. Hasta entonces, siempre fue un familiar, abogado o simpatizante quien cumplió con esa tarea.

Dos días después, el 13, la congresista Rosa Bartra dio a conocer la respuesta que la empresa Odebrecht dio a un requerimiento de la comisión Lava Jato sobre los vínculos que tuvo con las empresas relacionadas con Pedro Pablo Kuczynski. Los depósitos entre el 2004 y 2007 a la empresa personal del actual mandatario sumaban US$ 782 mil. El proceso de vacancia presidencial se activó de inmediato.

Si Fuerza Popular funcionara con la armonía de un haiku, habría que sospechar de la oportunidad de un indulto canjeado con los votos para no vacar al Presidente. Pero el lapo que Luz Salgado propinó a su colega Clayton Galván, y el furioso dedo que Miguel Torres enfiló como estilete contra su amigo Kenji Fujimori, hacen difícil especular sobre la posibilidad de una disidencia coordinada.

El pedido de Fujimori sí corrió por un tubo. El 12, al día siguiente de la solicitud, fue designada la junta médica para evaluar el caso. La conformaron Víctor Amado Sánchez Anticona, Guido Hernández Montenegro y Juan Postigo Díaz, oncólogo que fue médico de Fujimori y antes opinó favorablemente sobre su salida.

El 15 la junta anunció que ingresaría al penal de Barbadillo a evaluar al expresidente, lo que se cumplió dos días después. El informe diagnosticó hipertensión arterial crónica, cardiopatía hipertensiva de grado leve-moderado, cáncer de lengua tipo carcinoma epidermoida medianamente invasivo y trastorno depresivo. Recomendó el indulto. Ese fue el documento que se filtró durante el debate de la vacancia.

Diego Uceda, exfujimorista pero “albertista”. Premier Meche Aráoz negoció indulto del expresidente.
Diego Uceda, exfujimorista pero “albertista”. Premier Meche Aráoz negoció indulto del expresidente.

El 18 la solicitud fue enviada a la Comisión de Gracias presidenciales. Raudo, su presidente, el viceministro Juan Falconí, solicitó documentos faltantes al Ministerio de Salud. Al día siguiente el acta de la junta fue ampliada.

El 22, al día siguiente de la votación que salvó a PPK, llegaron todos los documentos a la Comisión, que confirmó la recomendación del indulto. Al día siguiente, Fujimori fue trasladado a la Clínica Centenario.

Tras conocerse el indulto, el congresista Bienvenido Ramírez llamó “caraduras y sinvergüenzas” a la mayoría fujimorista que votó por la vacancia. Su colega Maritza García le dijo “hipócrita” a Daniel Salaverry, que expresó su felicidad por la medida. Héctor Becerril entró en insólita cura de silencio.

Con la ambivalencia –u oposición en la práctica– que Keiko Fujimori ha mostrado ante el tema del indulto, las profundas diferencias con su hermano, la votación dividida por la vacancia y el “líder histórico” suelto en plaza; la primera reconciliación tendrá que darse dentro de la familia y el partido fujimorista. 

Loading...