El Poder Judicial ordenó impedimento de salida del país de Villarán por ocho meses.
El Poder Judicial ordenó impedimento de salida del país de Villarán por ocho meses.
Edición 2516: Jueves, 30 de Noviembre de 2017

Andorra y la Modorra

Exalcaldesa de Lima, Susana Villarán, y las cuentas del ahora dormido Gabriel Prado.

El Poder Judicial ordenó impedimento de salida del país de Villarán por ocho meses.
El Poder Judicial ordenó impedimento de salida del país de Villarán por ocho meses.

Los problemas de la exalcaldesa de Lima, Susana Villarán, se agravaron cuando, el lunes 27, el Tercer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria del Sistema Especializado en Delitos de Corrupción de Funcionarios dispuso ocho meses de impedimento de salida del país para ella y el exgerente municipal durante su gestión, José Miguel Castro.

En su declaración para acogerse a la colaboración eficaz, el publicista brasileño Valdemir Garreta aseguró que las constructoras Odebrecht y OAS le pagaron US$ 3 millones para que trabaje con Luis Favre en la campaña contra la revocatoria de Villarán, cuya consulta popular se efectuó en marzo de 2013. Tras 153 días de campaña, la exalcaldesa se salvó por un pelo: 51.2% contra 48.8%.

Exfuncionario Gabriel Prado y el misterio pendiente de una cuenta suya que recibió dinero de Odebrecht en Andorra.
Exfuncionario Gabriel Prado y el misterio pendiente de una cuenta suya que recibió dinero de Odebrecht en Andorra.

La declaración de Garreta –que ya tiene un papel preponderante en la historia de Ollanta Humala y Nadine Heredia– es confirmada por la del exejecutivo de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata, quien en su testimonio dijo que Castro, y luego la propia Villarán, lo contactaron a principios de 2013 para que la constructora aporte US$ 3 millones en esa campaña. A Garreta le llegaron US$ 2 millones por el lado de Odebrecht –el otro US$ 1 millón que le cayó fue el de OAS– y el millón restante fue depositado, según el documento del fiscal Javier López Romaní, “en diferentes cuentas”. Los montos habrían sido trasladados por William Ali Chaim, que trabajó para el Partido de los Trabajadores en el contexto del caso Lava Jato. Según el Diario de Sao Paulo, cobraba entre 3% y 5% por cada “remesa”. En el caso de OAS, el dinero habría sido entregado por el ejecutivo de la constructora, Mateus Coutinho.

Según el fiscal, Barata dijo que la plata provino de la División de Operaciones Estructuradas. Es decir, el departamento de coimas.

Actriz, Mónica Sánchez, dice que “puso el pecho“ en la campaña.
Actriz, Mónica Sánchez, dice que “puso el pecho“ en la campaña.
NO CUADRAN
Los montos declarados de campaña en el informe de egresos y gastos presentado a los organismos electorales el 18 de abril de 2013 por Marco Antonio Zevallos, responsable del equipo legal de la  campaña por el No, y los montos verificados que presenta el Ministerio Público son:

  • Ingresos declarados de S/ 1.614 millones, aportes verificados de Odebrecht y OAS por US$ 4 millones.
  • Egresos de campaña declarados son S/ 1.612 millones y los verificados son S/.5.749 millones.
  • Pagos a canales de TV declarados, S/ 976 mil, pagos verificados casi de S/ 5 millones.

Las diferencias son clamorosas. Aquí hay algo que no calza.

Decisión judicial despeja el camino para que fiscal Castro desarrolle colaboración eficaz con Jorge Barata.
Decisión judicial despeja el camino para que fiscal Castro desarrolle colaboración eficaz con Jorge Barata.

EL CASO ODEBRECHT
El segundo gran problema es lo que la Fiscalía denomina “la voluntad hipotecada”. El 9 de enero de 2013, en plena campaña, se firmó con el contrato de concesión con el consorcio Rutas de Lima  Odebrecht–. La modalidad fue adjudicación directa por iniciativa privada. La Fiscalía observa que se omitió el trámite de aprobación ante el MEF.

En junio de 2016, Odebrecht vendió una participación mayoritaria de 57% a la canadiense Brookfield. En enero de 2017 se instaló un peaje adicional en Puente Piedra, con lo que en la práctica se cobraba una tarifa de ida y vuelta –S/ 10 en total– a quien circulaba por esa vía.

Como era previsible, estallaron las protestas. Pero el regidor Carlos Canales contó que “en el punto 10.4 del contrato del 2013 se detalla que si por problemas sociales no se pudiese instalar el peaje, la municipalidad está obligada a restablecer la operatividad en tres días. Si no se restablece, hay que indemnizar con el monto que deja de cobrar Rutas de Lima”. Canales calculó que el peaje de sur a norte podía recaudar hasta S/ 5 millones. El alcalde Luis Castañeda se declaró “maniatado” por el contrato. En los meses anteriores el consorcio se había negado a renegociar.

Peaje de Puente Piedra fue estipulado en cuestionado contrato firmado durante la campaña.
Peaje de Puente Piedra fue estipulado en cuestionado contrato firmado durante la campaña.

OAS: RÍO TURBIO
En el caso de OAS se firmó la adenda al contrato de la Línea Amarilla el 13 de febrero de 2013, también durante la campaña de la revocatoria.

El contrato firmado originalmente por Castañeda en el 2009 establecía que, a cambio de US$ 570 millones en obras, OAS recibiría el 40% de los peajes de Lima durante tres décadas. Con los cambio se amplió el plazo de concesión a 40 años, los proyectados Corredores Segregados de Alta Capacidad (COSAC) para el Metropolitano fueron sustituidos por un aporte de US$ 74.5 millones para el Proyecto Río Verde, luego finiquitado por la nueva gestión de Castañeda. El Ministerio Público cuestion que dicho proyecto y las obras de integración urbana contempladas en la obra serían ejecutadas por el fideicomiso establecido por la constructora, pero su operación y mantenimiento correrían a cuenta de la comuna. Para la Fiscalía se “evidencia la desnaturalización de la Concesión que pasó de ser una iniciativa privada autosostenible a una cofinanciada”.

En octubre de 2014, cuando Castañeda ya había ganado las elecciones, se realizó una gestión de “trato directo” por el retraso en la liberación de áreas de concesión –expropiaciones sobre todo– por la que se le reconoció a OAS US$ 136 millones. La fortuna fue castigada sobre el precio del peaje, que en este caso se incrementó en 25%. El acta de transferencia del gobierno municipal dio cuenta del hecho y reclamaba que se hubiera accedido a la demanda de la constructora sin ni siquiera ir a un arbitraje, lo que hubiera arrojado un monto sustancialmente menor.

Todo significó un magnífico negocio para OAS que, sin haber llegado a invertir US$ 500 millones, vendió la concesión modificada en agosto de 2016 a la francesa
Vinci por US$ 1,664 millones.

Ambos proyectos, el de OAS y el de Odebrecht, han sido antes tiznados por la corrupción brasileña. En el primer caso, según el colaborador brasileño Roberto Trombeta, se desviaron hasta US$ 9 millones de la obra para pagar sobornos. Documentos de la Fiscalía brasileña dieron cuenta de aparentes coimas, relacionadas con un personaje llamado como “Budian”, también en Rutas de Lima de Odebrecht.

Loading...