Edición 2512: Jueves, 2 de Noviembre de 2017

Habla García

El expresidente sobre la espada de Damocles de la lesa humanidad.

Detrás de las consideraciones sobre lesa humanidad en el caso El Frontón, está el expresidente Alan García. Tal tipificación elimina la imprescriptibilidad y, para sus adversarios puede quedar una puerta abierta para sentarlo en el banquillo. Siempre se diferenciaron las circunstancias de los dos debelamientos de los penales el 18 y 19 de junio de 1986. En el caso de Lurigancho fueron 125 presos por terrorismo ejecutados extrajudicialmente por miembros de la Guardia Republicana. En El Frontón, en cambio, hubo tres suboficiales muertos y 35 presos sobrevivientes, además de los 133 muertos. Consultado por CARETAS, García responde que “es un crimen jurídico lo que ha hecho el TC. Primero porque ha falseado el voto de un magistrado. Hay una sentencia de cuatro votos que dice que no es lesa humanidad. Que no es aplicable el tratado de Roma, firmado en 1998, porque no hay retroactividad. De pronto con un auto, que es una resolución de menor rango que una sentencia, se cambian los considerandos y la decisión de la sentencia. Eso hubiera motivado una destitución de magistrados. En el Congreso la  mayoría tiene temor de que se recuerde la destitución de 1996 de Delia Revoredo y dos magistrados más (que se opusieron a la re-reelección de Alberto Fujimori). Pero algo tiene que hacerse. De un lado declaran héroes a  los comandos Chavín de Huántar, donde no quedó un terrorista vivo –y estuvo bien, con severidad– y de otro lado persiguen ad eternum a los marinos. Esa gente expuso su vida. Rescató a los rehenes. Murieron un comandante y tres suboficiales. Lamentablemente por negligencia y transacciones del gobierno anterior al mío eso era un fortín. Usted podía ir como visita y salía un dirigente por usted. Ese era el nivel de control. Es un crimen contra los marinos que servían al país”. 

Loading...