El viernes 20 participó en inauguración de obelisco en honor a apristas asesinados por terrorismo. Derecha, “fui candidato la última vez porque mi partido necesitaba uno”. Asegura que no volverá a serlo más.
El viernes 20 participó en inauguración de obelisco en honor a apristas asesinados por terrorismo. Derecha, “fui candidato la última vez porque mi partido necesitaba uno”. Asegura que no volverá a serlo más.
Edición 2511: Jueves, 26 de Octubre de 2017

Secreto en Alfonso Ugarte

Entrevista: Enrique Chávez | Alan García pasó por Lima. Se defiende de investigación fiscal y le carga las tintas al gobierno actual.

El viernes 20 participó en inauguración de obelisco en honor a apristas asesinados por terrorismo. Derecha, “fui candidato la última vez porque mi partido necesitaba uno”. Asegura que no volverá a serlo más.
El viernes 20 participó en inauguración de obelisco en honor a apristas asesinados por terrorismo. Derecha, “fui candidato la última vez porque mi partido necesitaba uno”. Asegura que no volverá a serlo más.

¿Por qué es que Alan García apunta claramente contra el gobierno actual? Quienes conocen su relación con el presidente Pedro Pablo Kuczynski creen que vincula la apertura de investigación por parte del fiscal José Castellanos –que lo califica de jefe de organización criminal– con una mala actitud del poder hacia él. “En el Perú poco se hace si no se mira primero al que está arriba”, confirma el aprista. “No nos engañemos”.

“Con una buena defensa, Humala y Heredia podrían tener restricción de salida del país”.
“Con una buena defensa, Humala y Heredia podrían tener restricción de salida del país”.
–¿Por qué fue candidato la última vez?

–Por dos razones. Porque no podía irme de la política con todo lo que aprendí de funcionamiento del Estado sin ponerme a disposición del elector y porque mi partido necesitaba un candidato. Les plantee que no era el momento para mí, por una razón psicológica, y es que el Perú ya consideró que me dio mucho. Terminado eso, señores, ya sé que no los puedo llevar a la victoria y soy lo suficientemente sereno e inteligente, como ‘Gody’ de Szyszlo, para saber cuándo es el momento. Pero mis adversarios dicen no, no, este está esperando un espacio. Hay que criminalizarlo. Tengo viejos enemigos. Es una suma de derechistas contumaces y de izquierdistas presupuestales, que siempre buscan un sitio en el gobierno y no lo tuvieron en el mío.

La naturaleza pactista del PAP es conocida, ¿pero no le resulta triste estar tan cerca del fujimorismo?

–No usaría el término pactista, diría conciliador. No veo una cercanía al fujimorismo. Cuando la mayoría absoluta es de un partido usted tiene que negociar con ellos.

–Jorge Del Castillo lo ha defendido del auto del fiscal.

–Siempre ha sido un buen compañero y defensor.

¿La relación entre ambos no estaba acabada?

–No, no, no. En absoluto. Hay un distanciamiento interno pero yo soy ajeno a eso. Primero porque no estoy.

–¿Observa diferencias entre el caso de Toledo y Humala?

–El caso de Toledo es repulsivo. Los rumores limeños dicen que la señora Heredia participaba en todo, hasta de inflar el precio del gasoducto.  Pero a mí no me gusta hacerles a otros lo que me hacen a mí. Lo que CARETAS debería preguntarme es por qué no traen a Toledo.

–¿A Kuczynski no le conviene?

–Si usted hubiera sido premier, MEF y presidente de Proinversion y aprueban en 18 minutos en Palacio de Gobierno lo que era imprescindible para que el otro cobre sus US$ 20 millones, ¿no le parecería medio raro? No creo que Toledo vuelva en este gobierno.

“Hasta el 85 con Belaunde tuvimos almuerzos, entrevistas públicas y privadas”.
“Hasta el 85 con Belaunde tuvimos almuerzos, entrevistas públicas y privadas”.

–Usted era jefe de Jorge Cuba y Edwin Luyo. ¿No le pueden achacar lo mismo con el Metro?

–La persona más interesada en terminar el tren era Alan García. Los gobiernos anteriores querían dejarme con un monumento a la inconclusión. No había ningún objeto en que Odebrecht, que ya tenía estudios previos y de ingeniería, tuviera que pagarle a un funcionario de segunda. Prefiero no usar calificativos, pero honestamente no lo entiendo. Bastaba que fueran donde el presidente y dijeran parece que nos quieren cobrar, para que cayeran. Lo otro es urdido entre varias personas con un objetivo muy claro.

–Independientemente de lo que resulte, ¿Humala y Heredia merecen la prisión preventiva?

–Eeeh (silencio). Usted me pone… Yo soy abogado, soy demócrata y muy garantista. Se necesitan pruebas de peso para quitarle la libertad a una persona y más alejar a una madre de sus hijos. Estoy seguro de que con una buena defensa podrían ir a un arresto domiciliario o una restricción con salida del país. No sé si la han tenido.

–¿Cómo observa la relación Ejecutivo-Legislativo?

–El legislativo le ha dado todo lo que el Ejecutivo le ha solicitado. Hubo un par de dos conflictos ministeriales, con uno indefendible.

–¿Cuál?

–(Jaime) Saavedra. Yo esperé que volviera a poner en marcha la reforma que se inició con José Antonio Chang y la detuvo el gobierno de Humala con la señora Patricia Salas. Cero.

–Entonces le parece un falso valor como dicen los fujimoristas.

–Eso lo dice usted. Yo no califico. Esperaba que la señora Marilú Martens, que fue la estupenda directora del colegio Presidente de la República, pusiera de nuevo en marcha todo pero se encontró con la huelga. El primer día dijo que se iba a descontar y el presidente la dejó sin piso. Ese día dejó de ser ministra. Ahora está el profesor Idel Vexler que fue viceministro los cinco años de mi gobierno. Creo en él a pie juntillas.

–¿Qué busca el fujimorismo?

–Con todo derecho, ganar las elecciones. Estuvo a milímetros de hacerlo en dos ocasiones y siente que haber prohibido la votación de los policías y miembros de las FFAA les robó las elecciones. Obviamente ganaban.

“Presidente que no tiene discurso no es presidente. Esto no es una gerencia”.
“Presidente que no tiene discurso no es presidente. Esto no es una gerencia”.

–Usted ha sido jefe de oposición. ¿Qué opina de la actual relación entre Kuczynski y Keiko?

–Aprendí mucho de Fernando Belaunde. No en vano ganó dos elecciones. Cuando en el 82 soy elegido secretario general del APRA las encuestas me daban 46% de intención de voto. En CARETAS está esa encuesta. La revista y yo teníamos 33 años en ese momento. Pero Fernando tenía modales, pues. Era un demócrata y un caballero. Me envió un edecán y le correspondí la visita. Hasta el año 85 tuvimos almuerzos, reuniones en Palacio, entrevistas públicas y privadas. Él decía, es un hecho que esta gente tiene una opción enorme de poder. Jamás me hubiera imaginado jugar a la vacancia.

–¿Le ha faltado hacer a PPK?

–Evidentemente. El presidente de la república es el gran director. Creo  que Bolívar dijo que es el sol de este sistema. Le toca insistir aunque le tiren la puerta la primera vez. Pero no esas convocatorias a las que no dan ganas de ir. El presidente convoca, consulta y, de buen grado y con sinceridad, articula. Tengo este proyecto, quítele estos tres artículos. Así se trabaja.

–¿Con Toledo acaso tuvo una relación fácil?

–Fue difícil. Pero cuando se habló de su vacancia me reuní con él y le dije cuenta conmigo. Al último al que se le ocurre vacar al presidente en ejercicio es al que tiene más opciones de venir después. Lo primero que tienen que entender los dos es que aquí hay dos gobiernos: el de la Plaza de Armas y el de la Plaza de la Inquisición. Y el último no tiene que ser un gobierno destructivo a la espera de la equivocación del ministro para censurarlo.

–¿Qué hubiera hecho usted?

–Hubiera dicho, el parlamento aprobará en los próximos 60 días las siguientes 10 leyes. No necesita que se las mande Palacio. Tiene usted de todo: minería, taxistas y mototaxistas que son mi tema y que están olvidados, salud. De pronto el presidente veta algunas y negociamos.

“El Legislativo le ha dado todo lo que el Ejecutivo le ha solicitado”.
“El Legislativo le ha dado todo lo que el Ejecutivo le ha solicitado”.

–Usted dio un golpe de timón al sacar a Luis Valdivieso cuando insistió en políticas de ajuste. ¿PPK tuvo un paralelo con Alfredo Thorne?

–Valdivieso tuvo razón hasta un momento. La decisión la toma el presidente, no es que entra un ministro y hace lo que quiere. En el 2008 crecimos 9.8%. Por una décima no crecimos más que China. Y tuvimos tres años de crecimiento por discurso político. Dios creó la lengua para convencer. El presidente decía todo el día es el momento de invertir y llega a convencer. Luego de la crisis del 2008, México decreció 7%, Chile decreció 3% y el Perú creció 1%. Pero el petróleo se fue de US$ 60 a US$ 140 el barril. Es uno de los más grandes estímulos inflacionarios. Y yo sí tenía un examen pendiente de mi primer gobierno: todo puede pasar, menos que se dispare la inflación. Comenzó a subir al 5%, si se pasa de 7% la gente iba a exigir una corrección salarial y comenzábamos de nuevo.

–Salió del MEF Luis Carranza.

–Por decisión suya, y le pedimos al doctor Valdivieso que aplique sus ideas del FMI. Comenzó una deflación y los precios empezaron a caerse. Fue el momento de volver a la política anterior. Se nombró embajador en EE.UU .a Valdivieso y volvió Carranza. Ahora, el presidente Kuczynski entra y yo esperaba que él fuera el gran ‘discurseador’. Presidente que no tiene discurso no es presidente. Esto no es una gerencia de una empresa. No señor, usted tiene que hablarle al oído del país todos los días. Como el coronel no tiene  quien le escriba, el presidente no tiene quien hable por él. Y trajo una persona del sistema financiero. No es un político, pues. Y le descarga todo. El señor Thorne siguió la línea de mantener la contracción porque es su formación: el Perú comienza a venirse abajo.

–¿No es un momento complicado para impulsar las inversiones tras el caso Odebrecht?  

–No. Entrarán otras empresas. Chinos, mexicanos y harán las obras. Hay proyectos inviables como el gasoducto del sur. No hay gas suficiente, está sobrevaluado.

El “primer círculo” según fiscal Castellanos: Pilar Nores, Luis Nava, Aurelio Pastor, Hernán Garrido Lecca. “Una patraña, una barbaridad política sin efectos jurídicos”, dice AGP.
El “primer círculo” según fiscal Castellanos: Pilar Nores, Luis Nava, Aurelio Pastor, Hernán Garrido Lecca. “Una patraña, una barbaridad política sin efectos jurídicos”, dice AGP.

–¿Donde están los proyectos fundamentales?

–Un proyecto pequeño pero fundamental, desatorador es la ampliación del aeropuerto de Lima. Fue una bofetada que el hub internacional se lo quitaron y  pasó a Colombia porque tiene una sola pista. Otros proyectos deben ser reprogramados. Talara es un crimen. Tenemos un petróleo pesado, vamos a terminar refinando petróleo importado. Allí ha habido un negocio, y una obsesión petrolera velasquista. Es como criar cuyes en hielo. El señor Kuczynski dijo que era una barbaridad pero ya en año y medio no la moduló. Hacerla más pequeña y ahorrarle al Perú US$ 1,500 millones. Va a terminar costando US$ 5 mil millones. Las líneas del tren eléctrico son importantes y pensemos en un sistema eléctrico para Arequipa, Trujillo. Pero la línea 1 costó US$ 2,500 millones. Explíqueme como la línea 3 termina costando del saque US$ 5800 millones.

–Porque es subterránea.

–También lo podrían hacer súper aéreo, en avión, para que gane más la constructora. El señor Kuczynski declaró que cuesta más que el canal de Panamá. Muy bien, ahora es presidente. Reprográmalo. Mételo una parte elevado, subterráneo en el centro y elevado hacia el Callao. Se lo digo ahora y se lo recordaré en 10 años si vivo: esto va a costar US$ 8 mil millones. El suelo del Callao es intrusivo de agua marina.

–¿Qué le falta en impulso a la inversión minera?

–El señor García firmó Las Bambas, US$  6 mil millones, ejecutó Toromocho y amplió Cerro Verde y Toquepala. Eso dejó inversión por US$14 mil millones que mantuvieron a flote a Humala, que no hizo ningún proyecto. Ahora vamos año y medio sin proyectos. El Perú, con seis años y medio sin proyectos mineros, se está yendo de narices. Esto es así. Necesitas capital. El señor Humala dejó desordenado el país. Cada uno haga lo que quiera. ‘Catalanicese’ el Perú. No acepto eso. Como presidente tengo responsabilidad histórica, no lo inmediato de no tener problemas.

–¿Cómo vive su vida hoy?

–Con tranquilidad. Aparecen escándalos periodísticos pero es espuma. No tengo nada de qué reprocharme. Me asustaría si tuviera cuentas en Gran Caimán como tienen otros.

–¿Cómo Kuczynski?

–No sé.

–Dice que usted fue injusto al manipular esa información, pues se trató de un dinero que tenía invertido en una empresa de la que era director, y se lo devolvieron de manera transparente, a su cuenta en el BCP.

–Lo dirá el fiscal en su momento.

–¿No le duele ver las encuestas?

–No, porque no estoy buscando votos ni el favor de la opinión.

–Pero siempre le ha importado su sitio en la historia.

–Pero no depende de los titulares de ahora, pues. Hay villanos de un momento de la historia que son héroes después. No se olvide usted eso.             

Loading...