Thorne insistió con reducir IGV. Belaunde y la indisciplina fiscal.
Thorne insistió con reducir IGV. Belaunde y la indisciplina fiscal.
Edición 2504: Jueves, 7 de Septiembre de 2017

Liberen a Keynes

¿Tienen el gobierno y su presupuesto una impronta conservadora?

Thorne insistió con reducir IGV. Belaunde y la indisciplina fiscal.
Thorne insistió con reducir IGV. Belaunde y la indisciplina fiscal.

Cuando CARETAS le preguntó hace unas semanas al presidente Pedro Pablo Kuczynski qué diferenciaba su ideario del de su admirado Fernando Belaunde Terry, respondió que no mucho. Pero lo que sí los separaba era la disciplina fiscal.

Fue una respuesta peculiar.

PPK se refería al despelote reinante en buena parte de la década de los 80. Pero casi 40 años después llama la atención que esa fuera su escogencia para definir en buena medida la identidad política propia.
La salud de la macroeconomía peruana es desde hace mucho un sello país. Pero ya no son pocos los economistas que piensan que el gobierno desaprovecha ciertos márgenes que no escandalizarían a casi nadie.

Durante la campaña, PPK y la actual vicepresidenta Mercedes Aráoz declararon que el espacio para “jugar” con el crédito era todavía significativo.

Esto, sin embargo, no se refleja en el presupuesto 2018 presentado por el Ejecutivo. Una fuente muy conocedora de la calculadora del Ejecutivo señala el ratio de 25% de deuda pública versus el 17% de reservas. El límite legal del endeudamiento es hoy de 30%. Mover la aguja entre 2 y 3 puntos en esa ecuación, sostiene, le habría brindado una importante bocanada de oxígeno. Es hora, según esa perspectiva, de liberar a Keynes.

¿Es este un gobierno verdaderamente conservador?

El exministro de Economía, Alfredo Thorne, insistió durante varios meses con la reducción del IGV como un mecanismo para reducir la informalidad. Esto a pesar de que en las discusiones al interior del gabinete ya se adelantaba que nada ofrecía una certeza al respecto. En cambio sí era seguro que, al menos en un principio, la caída de la recaudación iba a ser significativa.

La reducción del IGV quedó como un recuerdo y la caída de los ingresos fiscales ya pesa. La misma fuente señala que, incluso, este era el momento para subir un par de puntos del IGV y revertirla.

El economista Waldo Mendoza del  Consejo Fiscal añade que “una buena salud de la recaudación es la mejor garantía de un crecimiento estable”. Del último Marco Macroeconómico Multianual (MMM) se desprende que el Perú podrá cumplir con sus obligaciones fiscales en lo inmediato, pero a partir del 2019 se abre un espacio de incertidumbre sobre la poca claridad en el destino de la recaudación.

Anuncios poco específicos sobre detracciones y exoneraciones no ofrecen una idea de los cambios que deberían operarse en políticas tributarias. Mendoza espera posibles modificaciones en acápites como el impuesto predial.

“A veces es difícil de alcanzar una política fiscal muy responsable y al mismo tiempo crecer de manera decente”, observa. “Pero si los minerales y el cobre presentan buenos precios como los que vemos por estos días, toda esta discusión quedaría atrás”.

En lo que va de este año, el cobre tiene un precio promedio mayor en 22% al del año pasado. El lunes tuvo sus techos más altos en tres años. La semana pasada PPK recordó que el mencionado MMM tiene de referencia un cobre de US$ 2,63 la libra y alcanzó los US$ 3,10. Sube, sube, diría el presidente.  

Loading...