Edición 2496: Viernes, 14 de Julio de 2017

Dos Presos, Cuatro Preguntas

El destino de Ollanta Humala y Nadine Heredia. Los peligros para el caso Lava Jato en el Perú.

Difícil aminorar el impacto de la imagen.

La “pareja presidencial” que ocupaba Palacio de Gobierno hasta hace menos de un año camina a la carceleta del Poder Judicial en medio del pandemonio periodístico que pugna por arrancar la mejor imagen y alguna palabra.

Del martes 11 al viernes 14 de julio, el caso del ex presidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia dio un vuelco espectacular.

El fiscal de lavado de activos Germán Juárez solicitó la prisión preventiva al juez Richard Concepción, que otorgó la medida en la noche del jueves 13.

(VIDEO: Alfredo Galarza Mandujano)

Leer: Prisión Preventiva de 18 meses para Ollanta Humala y Nadine Heredia

La comisión designada por el INPE determinó que Humala fuera trasladado al penal de Barbadillo, donde se encuentra recluido el también ex presidente Alberto Fujimori, y Heredia al anexo Virgen de Fátima del penal de Santa Mónica de Chorrillos.

La expareja presidencial fue trasladada, cada uno, en helicoptero a la cárcel que le designaron. (Foto: ANDINA)
La expareja presidencial fue trasladada, cada uno, en helicoptero a la cárcel que le designaron. (Foto: ANDINA)

¿Fue acertada la decisión del juez Concepción Carhuancho?

En las horas previas se impuso entre los penalistas un inusual consenso sobre el carácter draconiano de una medida de esta naturaleza. Y no porque Humala y su mujer fueran culpables o inocentes, sino porque llega cuando, en palabras del presidente judicial Duberlí Rodríguez, queda un buen trecho para el inicio del juicio oral, y ambos se quedaron en el país para enfrentar las investigaciones a diferencia de Alejandro Toledo y, notoriamente en su momento, Alberto Fujimori. El peligro de fuga en el que se sustenta principalmente la decisión parece desmentido. La figura de la detención preventiva tiene supuestamente un carácter excepcional y su abuso evidenciaría las clamorosas limitaciones tanto del Ministerio Público como del Poder Judicial. Que los sancionados sean un ex presidente de la República en régimen plenamente democrático y su esposa no hace más que ahondar esa percepción.   

¿Qué efecto puede tener la decisión en el capítulo peruano del caso Lava Jato?

La acusación central contra Humala y Heredia consiste en el supuesto aporte en la campaña del 2011 de US$3 millones por parte de Odebrecht, que CARETAS reveló en marzo de este año a través del  testimonio del ex ejecutivo de la empresa, Jorge Barata. Esto fue confirmado al fiscal Juárez por el ex CEO, Marcelo Odebrecht, quien también mencionó la posibilidad de haber aportado a otras campañas. Actualmente se realizan los trámites, todavía en fase muy inicial, para extraditar al ex presidente Alejandro Toledo de Estados Unidos. El caso de Toledo, en lo que respecta a Odebrecht, es más comprometedor que el de Humala, con transferencias detectadas y la presunta cifra de US$20 millones en juego, no en aportes de campaña sino como coima por obtener la licitación de la carretera Interoceánica. Toledo viene usando el argumento de la persecución política para negarse a volver al Perú. La detención preventiva de Humala y Heredia se suma a su punto.

Leer: La Hora más Grave

¿Qué ocurre con la Fiscalía?

Juárez es fiscal de Lavado de Activos, que ya venía llevando el caso de las irregularidades financieras del matrimonio Humala-Heredia. Por eso es que asume la parte del caso Odebrecht relevante para su investigación. Sin embargo, son las medidas que Juárez ha tomado contra Barata –investigación por lavado de activos, congelamiento de fondos- lo que ha motivado que el brasileño suspenda la colaboración eficaz que había acordado con el fiscal anticorrupción Hamilton Castro. Al desorden en la estrategia del Ministerio Público se suma el aparente detonante en la decisión del fiscal Juárez,  al momento de calificar el viaje estudiantil a Estados Unidos de dos hijas menores de edad de la pareja, que obviamente no tienen ninguna restricción, como un elemento determinante para solicitar nuevamente la detención preventiva. Concepción Carhuancho descartó ese extremo pero, sin embargo, concedió el pedido.

¿Qué le espera al ex presidente y su esposa?

Su defensa presentó un recurso de apelación a la Segunda Sala Penal de Apelaciones que dirige el juez César Sahuanay. El presidente de la Suprema, Duberlí Rodríguez, anticipa que el recurso se revisaría entre 10 y 15 días. El  antecedente más inmediato es del gobernador regional del Callao, Félix Moreno, cuya orden de detención preventiva de 18 meses fue revocada en junio y salió libre luego de dos meses. (Enrique Chávez)          

Loading...