Humala calificó de sorpresivo e injusto el pedido. Dice que se ha allanado a investigaciones.
Humala calificó de sorpresivo e injusto el pedido. Dice que se ha allanado a investigaciones.
Edición 2496: Jueves, 13 de Julio de 2017

La Hora Más Grave

Fiscal Juárez demanda prisión preventiva de Humala. Los excesos podrían tener alto costo para el proceso.

Humala calificó de sorpresivo e injusto el pedido. Dice que se ha allanado a investigaciones.
Humala calificó de sorpresivo e injusto el pedido. Dice que se ha allanado a investigaciones.

El martes 11, el fiscal anticorrupción Hamilton Castro sostuvo una reunión con los abogados de Odebrecht. La situación era delicada y el objetivo del fiscal era recomponer la relación de colaboración, fuertemente resquebrajada.  

Esa misma tarde, el fiscal de lavado de activos Germán Juárez pidió al juez Richard Concepción Carhuancho la prisión preventiva de 18 meses contra el expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia. Concepción acogió el pedido y se anunció que la audiencia para debatirlo se realizaría al día siguiente, el miercoles 12 a las 10 de la mañana.

En su solicitud de 96 páginas, Juárez Atoche explica que existe “peligro procesal” debido a una “potencial fuga”.

La defensa de los Humala-Heredia encontró un inesperado respaldo en el penalista César Nakasaki, durante varios años abogado de Alberto Fujimori.

“Fiscal Juárez escoge un mal momento”, tuiteó. “Caída de testimonio de Jorge Barata por falta de coordinación entre fiscales”.

Abogado Pedraza: lavado debe probarse.
Abogado Pedraza: lavado debe probarse.

COLABORACIÓN EN CONFUSIÓN
Odebrecht negoció con la Fiscalía peruana un “convenio preliminar” que tuvo entre sus efectos el acuerdo de colaboración eficaz que Barata firmó con Castro. El ejecutivo bahiano ya era uno de los 77 funcionarios de Odebrecht que se había matriculado en la delación premiada con la justicia brasileña en el marco de la operación Lava Jato (CARETAS 2470).

En consecuencia, no solamente Barata brindó la información que hundió al ahora prófugo expresidente Alejandro Toledo (CARETAS 2474).También abrió la veta de la millonaria “colaboración de campaña” que los brasileños brindaron al nacionalismo en el año 2011 (CARETAS 2476).

Castro tiene el caso de Toledo. Juárez, que ya venía siguiendo el de los Humala-Heredia por las presuntas irregularidades de sus finanzas, tomó la vertiente que le correspondía, por lo que llegó a entrevistar al mismo Marcelo Odebrecht.

Para Juárez, viaje de hijas de Humala evidencia peligro de fuga.
Para Juárez, viaje de hijas de Humala evidencia peligro de fuga.

Por eso resulta tan contradictorio que Juárez le abriera a Barata una investigación por lavado de activos y congelase sus fondos de pensiones. En consecuencia, en junio la Procuraduría General de Brasil suspendió la colaboración de Barata con la Fiscalía peruana (ver nota de Gustavo Gorriti).

A esto se añade la orden de inhibición emitida por la procuradora ad hoc Katherine Ampuero, por la que Odebrecht no podrá transferir sus acciones en Olmos. Esto, según fuentes cercanas a la empresa, oficializa su quiebra en el Perú y la deja sin posibilidad de pagar deudas pendientes a 941 proveedores. De buscar su supervivencia, Odebrecht pasó a la postura de “vender para pagar”. No se ha logrado lo uno ni lo otro.

La confusión de lo que significa un proceso de colaboración tiene su consecuente impacto en la economía y provoca grandes carcajadas entre los corruptos, que al final pueden salir bien librados. En medio del despelote, el pedido de prisión preventiva para Humala y su mujer suena a fuga hacia adelante.   

Fiscal de la Nación Pablo Sánchez y fiscal Alonso Peña.
Fiscal de la Nación Pablo Sánchez y fiscal Alonso Peña.

TIRO POR LA CULATA
Ahora Juárez especula que la pareja podría pedir asilo político en algún país y que el episodio del empleo de Heredia en la FAO “significó un evidente desarraigo domiciliario”. Sin embargo, Heredia terminó por renunciar a ese trabajo.

Juárez vincula el peligro de fuga al reciente viaje de estudios de las hijas de Humala con su abuela, Antonia Alarcón Cubas. Por este hecho, el fiscal realizó una polémica visita al colegio de las menores, que fue respondida con un hábeas corpus por parte de la defensa de Humala.

El documento añade que Juárez se encuentra investigando una coima que la constructora brasileña OAS habría pagado a la pareja por la adjudicación del hospital Antonio Lorena en el Cusco. No incluye detalles.

La hipótesis de la defensa de Humala y Heredia, formulada por el abogado Wilfredo Pedraza, es que cualquier irregularidad sobre aportes de campaña debe ser vista, bajo el principio de especialidad, a través de la ley de partidos. Esta determina faltas y sanciones administrativas.

Jorge Barata: caos y desorden.
Jorge Barata: caos y desorden.

Para el fiscal, en cambio, el dinero que entra a la campaña se habría desviado hacia el lavado de activos, por lo que correspondería una pena mayor a 10 años y menor a 20.

Pedraza responde que el lavado se configura solo cuando se comprueba que el dinero de origen proviene de actividades ilegales.

Según el abogado, la declaración de Marcelo Odebrecht indicaría que, si se efectuó el aporte, este provino de la “caja” que iba a las campañas, controlada por el Partido de los Trabajadores, y no por la de las coimas.

Si esto hace alguna diferencia, tendría que establecerse en el juicio.

Pero lo que llama poderosamente la atención es el pedido de prisión preventiva por un año y medio, cuando Humala, independientemente de la responsabilidad que se le pueda comprobar eventualmente, ha demostrado un grado de acatamiento a la investigación mucho más definido que el de Alejandro Toledo e incluso Alan García, quien reside actualmente en España.   

Humala es actualmente muy impopular. Parte de la marea del poder y de los medios –además de las invectivas redes sociales- tienen hoy un signo marcadamente fujimorista, lo que impone una presión adicional. Las investigaciones por crímenes contra los Derechos Humanos se añaden a sus graves problemas.

Pero el abuso de una figura excepcional como la de la prisión preventiva, aplicada en este caso a un expresidente en un régimen democrático, puede terminar siendo un tiro por la culata en un proceso que debería ser ejemplar y aleccionador. La línea que pueda dar lugar al reclamo de persecución política e incluso el cuestionamiento internacional no debería ser cruzada.

Loading...