El viernes 23, PPK llegó a la zona del incendio en Las Malvinas con su esposa Nancy Lange y el ministro del Interior, Carlos Basombrío.
El viernes 23, PPK llegó a la zona del incendio en Las Malvinas con su esposa Nancy Lange y el ministro del Interior, Carlos Basombrío.
Edición 2494: Miércoles, 28 de Junio de 2017

La Escalera del Indulto

Presidente evalúa gracia humanitaria para Alberto Fujimori y se conformará junta médica con tres especialistas.

El viernes 23, PPK llegó a la zona del incendio en Las Malvinas con su esposa Nancy Lange y el ministro del Interior, Carlos Basombrío.
El viernes 23, PPK llegó a la zona del incendio en Las Malvinas con su esposa Nancy Lange y el ministro del Interior, Carlos Basombrío.

Chino de Tapada

Indulte de una vez y no manosee más el tema que solo usted pone en agenda. Pero no piense que así va a influir en absoluto en el trato que el Congreso le dé a su gobierno. Una cosa no tiene nada que ver con la otra. Se trata de un tema estrictamente familiar. Eso sí, haga de una vez uso de su facultad presidencial y asuma las consecuencias. Escuche bien, no se atreva a mencionar el tema hasta que tenga el lapicero a punto de firmar. ¡La liberación de Alberto Fujimori será un acto de justicia que corregirá una sentencia vergonzosa y digitada por la secta caviar que le inventó crímenes a quien sacó al Perú del abismo!”.

Un paroxismo argumental es el que puede leerse con una revisión por los diarios y el twitter de los protagonistas. Las geishas del ayer son las nanas de hoy. Antes justificaban maravilladas los excesos autoritarios del padre y hoy hacen un esfuerzo notable por traducir los quecos silenciosos de la hija. Con la que es más necesario que nunca, por cierto, celebrar una cumbre en la que pueda mirarse a los ojos con el presidente de la República y llegar a consensuar una agenda para los próximos cuatro años. Hay que mandarle la invitación con la cabeza gacha y esperar que ojalá se anime a evaluarla. Hágalo pronto, presidente. Por favor.

De la tinta al smartphone, la genuflexión sigue siendo un peruanismo inoxidable.

Desde la orilla factual, el excongresista Alejandro Aguinaga y médico de cabecera del expresidente lista los males actuales de su paciente:

Taquicardia ventricular –que se manifestó en un reciente episodio súbito en el que sus pulsaciones por minuto subieron de 75-80 a 135-140–, gastritis erosiva hemorrágica, quiste de páncreas, problemas circulatorios en las piernas –por eso las pantuflas en las audiencias–, hipertensión arterial y hernia de la columna. A eso se añaden los procesos depresivos y las seis intervenciones relacionadas con enfermedades cancerígenas a las que ha sido sometido en los últimos 20 años.

Aguinaga apunta que por mucho menos se han concedido indultos humanitarios en los últimos 15 años.

Ahora Kenji mueve sus fichas para candidatear a presidencia del Congreso.
Ahora Kenji mueve sus fichas para candidatear a presidencia del Congreso.

LAS CARTAS DE KEIKO

Que Pedro Pablo Kuczynski no maneje bien el cuentagotas es un problema. La incapacidad para plantear una estrategia, también. Cuando estuvo en Madrid a mediados de junio le ofreció declaraciones al periodista Michael Reid de la revista The Economist. Dicen en Palacio que no lo grabó, sino que tomó nota. Así explican la supuesta confusión sobre el indulto en el fraseo de “the time to do it is about now”.

La folclórica histeria que se desata cada vez que el presidente osa “poner el tema en agenda” da cuenta de la importancia que el mismo tiene entre políticos y medios. Pero el meollo de la cuestión es que, según colaboradores consultados, PPK no tiene idea verdaderamente de lo que Keiko piensa al respecto. Y no la tiene porque, como le confirmó a Reid, solo tuvo con su adversaria en las elecciones una conversación desde que asumió el poder. En diciembre, en la casa del cardenal Juan Luis Cipriani. Llegan varios que se declaran interlocutores para ofrecer sus buenos oficios y no pasa mucho tiempo para concluir que son más fantasía que realidad.

La jefa de la oposición en el Perú vive en un tuit de marfil.

Peor todavía, una persona que conversa con el propio candidato al indulto sostiene que él tampoco tiene clara la postura de su hija sobre la materia.

En Palacio no saben lo que Keiko quiere. Su padre aparentemente, tampoco.
En Palacio no saben lo que Keiko quiere. Su padre aparentemente, tampoco.

LA JUGADA DE KENJI

A todo esto se añade la abierta pugna entre Keiko y su hermano Kenji. Ella pecha a PPK cada vez que aparece el  asunto. Él no escatima en expresiones a favor de la posibilidad.

Ahora la congresista Patricia Donayre asegura que Kenji cuenta con un buen porcentaje de la bancada para suceder a Luz Salgado en la presidencia del Congreso. Se habla hasta de 30 y 35 congresistas, lo que es casi de no creer luego de todo el ninguneo al que ha sido sometido.

Cecilia Chacón era la candidata cantada pero una encuesta de GfK recordó que Kenji fue el más votado del fujimorismo: a pesar de que el benjamín no había expresado interés en el puesto, el 21% de encuestados considera  que debería encabezar la próxima mesa directiva, ocho puntos por delante de la opción casi oficial de Chacón.

Donayre hizo público su apoyo a Kenji el lunes 26 y casi de inmediato le llegó una notificación para conocer al día siguiente la decisión sobre su investigación en la junta disciplinaria, debido a su impasse con Miguel Torres por el debate sobre la reforma electoral.

Con taquicardia ventricular incrementó pulsaciones de 75 a 135 por minuto.
Con taquicardia ventricular incrementó pulsaciones de 75 a 135 por minuto.

RENDICIÓN TOTAL

Si el indulto procede, Kuczynski tendrá en contra al 30%-35% que según las encuestas se niega a concederle algún beneficio al sentenciado expresidente.

El sector más manifiestamente en contra es la izquierda, que a su vez pasa por su propio proceso de división en el Congreso.

Chacón, la candidata de Keiko.
Chacón, la candidata de Keiko.
Dentro del gobierno también podrían producirse algunas bajas pero no está claro cuántas. Una condición de gran importancia para algunos de esos voceros oficiosos del fujimorismo es el divorcio del gobierno con ese sector al que le atribuyen un antifujimorismo militante. Mario Vargas Llosa es su figura rutilante. Se sabe que el nobel le instó a PPK a “no retroceder” durante la conversación que tuvieron en Madrid (CARETAS 2492) y la cerrada opinión contraria de su amigo, el expremier Pedro Cateriano, es un indicativo.

El expresidente Ollanta Humala también se desgañita sobre la materia a pesar de que durante los últimos días de su gobierno cocinó un indulto en combo con su hermano Antauro. Su madre, Elena Tasso, llamó a fujimoristas prominentes para venderles la idea (“no quiero morir con mi hijo en la cárcel”, le dijo por teléfono a uno) y el expresidente intentó, en su última semana de mandato, convencer sin éxito a PPK de la figura “yo indulto al ‘Chino’, tú a Antauro”.

Fujimori fue sentenciado y, a pesar de argumentaciones endebles como las de los correos electrónicos del juez César San Martín, ese juicio pasó por todas las ratificaciones en instancias superiores. Los cargos fueron en principio por crímenes contra los Derechos Humanos. El imperio de corrupción y autoritarismo que montó junto a Vladmiro Montesinos llevó a muchos otros a prisión.

Se pretende comparar la severidad con la que fue tratado Fujimori con la supuesta liviandad que les toca a Humala y Alejandro Toledo.

No está de más recordar que Fujimori renunció por fax y huyó a Japón, donde fue candidato fallido al Senado por un partido de extrema derecha. Tuvieron que pasar siete años desde su destitución hasta su extradición desde Chile. La primera prisión preventiva contra el prófugo Toledo se dictó hace menos de cinco meses. A Humala lo investigan en el país por los millones de dólares que aportó Odebrecht a su campaña y presuntos crímenes cometidos durante sus años de servicio en la lucha contra el terrorismo, durante el gobierno de Fujimori.

Con la rendición total que le exige Keiko Fujimori, y ninguna garantía de un mejor relacionamiento político, PPK tendría razón en pensarla muy bien. Si va a tomar  ese camino, al menos de su parte la discusión se debe ceñir estrictamente a la figura humanitaria.

Los que apuestan por un indulto inminente pueden sentarse a tomar un café o una copita de sake. De emprender ese proceso, el presidente ordenará en los próximos días la conformación de una nueva junta médica con tres especialistas. Fujimori ha dicho a quienes lo visitan que a estas alturas no se hace de muchas expectativas.    

Donayre y riesgo de expulsión..
Donayre y riesgo de expulsión..

Loading...