Zavala: ajsutes. Giuffra: ponderaciones. Grados: susidios. Thorne: voz cantante.
Zavala: ajsutes. Giuffra: ponderaciones. Grados: susidios. Thorne: voz cantante.
Edición 2479: Jueves, 16 de Marzo de 2017

Lenguaje de Señas

Medidas de reactivación económica para intérpretes.

Zavala: ajsutes. Giuffra: ponderaciones. Grados: susidios. Thorne: voz cantante.
Zavala: ajsutes. Giuffra: ponderaciones. Grados: susidios. Thorne: voz cantante.

El primer ministro Fernando Zavala rodó por los suelos el miércoles 8 al final de la conferencia de prensa luego del consejo de ministros, Zavala tropezó al bajar las gradas, pero se repuso como un resorte, extenista en sus años mozos, ileso y con una ancha sonrisa.  El premier no aceptó la carta de renuncia del ministro Martín Vizcarra en el consejo, y apuesta a  que el primer vicepresidente de la República y titular del Ministerio de Transportes y Comunicaciones se libre de la censura en el Congreso. Pero si la oposición política le baja el pulgar a Vizcarra, el tropezón del premier habrá sido una prematura metáfora política.

La decepcionante marcha de la economía agudiza el repunte de la tensión política entre el Ejecutivo y el Congreso.

La inversión pública se contrajo en febrero 26%, todo un récord.  La paralización de megaproyectos de infraestructura asociados a Odebrecht es uno de los factores.

Pero  según fuentes financieras el frenazo de noviembre aplicado por el MEF para reducir el déficit fiscal del 2016 en 3% fue como  poner un palo entre los rayos de una bicicleta.
La contracción de la inversión pública provocó un frenazo similar en el flujo de préstamos del sector privado.

Si la economía nacional creció 3,7% el 2016, el crédito solo se expandió 4,6%. Normalmente el financiamiento es el doble que el crecimiento del PBI.

A su vez, el MEF no liberó los fondos públicos a tiempo, porque la recaudación tributaria ha caído.  
Para tomarse la foto de diciembre, en el que en efecto el déficit fiscal fue 2,6%, el MEF también retuvo la devolución de impuestos.

Pero la medida no es sostenible por mucho tiempo, los exportadores exigiendo los montos adeudados, por lo que en enero y febrero se produjo el desembalse.

En las últimas semanas, el MEF ha procedido a anunciar el desembolso de S/ 5,000 millones a las regiones. Pero el presupuesto es una moneda de giro, la caja fiscal es el dinero en el cajón. Pero estamos a mediados de marzo.

La paralización del Gasoducto del Sur y las obras de Chavimochic III y Olmos acentuaron la caída en la inversión pública.

El llamado “efecto Odebrecht” incide negativamente en la cadena de pagos, el empleo y la economía en general. Cierto es que la cartera de Odebrecht y Graña y Montero en el sistema financiero es pequeña, pero para sus proveedores y miles de trabajadores el impacto es determinante. La promulgación del DU 003 complica la situación (ver nota aparte).

La tributación sigue cayendo, y se teme que lo sea en parte por efecto de las primeras medidas económicas en el marco de las facultades delegadas anunciadas en diciembre y enero.
Las normas de formalización reduciendo el rasero del RUS, incentivando a la pequeña y micro empresa (PYME) a saltar a la categoría de mediana y pequeña empresa (MYPE),  y cobrar el IGV, en un mercado cuyos clientes no están dispuestos a hacerlo,  podrían  profundizar el llamado “valle de la muerte” descrito por la Sociedad Nacional de Industrias, la brecha entre el PYME y la MYPE,  empujado al hueco negro de informalidad a más empresas, efecto contrario al buscado.

A su vez, el MEF aumentó la tasa del Impuesto a la Renta de 28% a 29,5%, pero redujo el impuesto a los dividendos, puede ser un desincentivo a la reinversión, y aumentar el reparto de utilidades.

En todo caso, el huayco se venía venir. El jueves 9, Thorne anunció un plan de reactivación  económica. Lo acompañaron en el anuncio el ministro de la Producción, Bruno Giuffra;  de Vivienda, Edmer Trujillo; y el ministro de Trabajo, Alfonso Grados.

El llamado Plan 150 Mil contempla  un impulso fiscal adicional de S/ 5,500 millones; la dinamización del empleo formal mediante la subvención de los aportes a EsSalud para los jóvenes que recién ingresen al mercado laboral formal; el boom de la vivienda social cuya meta es la colocación de 150,000 viviendas de Techo Propio, programas de crédito muypes por S/ 1,100 millones, aceleración de las Obras por Impuestos hasta por S/ 1,500 millones y estímulo a la inversión minera.

Se confía que el plan generará 150,000 puestos de empleo que es así como se denominó el programa.
El ministro de Economía estima que la recaudación tributaria “aumentará S/ 5,000 millones adicionales a través de nuestras reformas tributarias” que permitirán financiar el paquete de estímulo económico sin afectar la meta del déficit fiscal de 2,5% del PBI proyectado para el 2017.

Desde el ala liberal se critica que la formalización laboral  se fomente a punta de subvenciones.
La construcción masiva de viviendas populares confronta el enorme desafío de terrenos disponibles. Gran parte de los terrenos del Estado están invadidos o en litigio. Un mecanismo más sencillo es revaluar los terrenos. El valor en libros del cinturón industrial de Lima en la Av. Argentina, por ejemplo, está por los suelos, pero el valor comercial es mucho más elevado. La tasa impositiva de 29,5% sobre la renta liquida el margen de ganancia sobre proyectos de vivienda social. Se debería permitir la revaluación a su valor comercial y pagar un impuesto especial.

“Esto es mayo 1968: la imaginación al poder. Thorne, Nieto, Basombrío, Gino Costa son los muchachos del 68. ¿Qué pasó?”, carraspeó un analista escéptico.