Edición 2478: Jueves, 9 de Marzo de 2017

Corrupción y Desempleo

Luis Villanueva, secretario adjunto de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), teme que se pierdan más de 15 mil puestos de trabajo en caso de que las obras bajo la ejecución de Odebrecht y las empresas comprendidas en el caso Lava Jato se paralicen. Demanda, al mismo tiempo, detener la firma de “adendas escandalosas” y que el Estado asuma la continuidad de los proyectos.

–¿Cómo ha afectado el escándalo de corrupción al sector de construcción civil?
–El sector construcción venía sufriendo una caída. En el caso del Gasoducto Sur Peruano (GSP) se tenía la expectativa de obtener más de 10 mil puestos de trabajo. Otra de las obras que estaba avanzada era la tercera etapa del proyecto Chavimochic. Ahí había más de mil trabajadores laborando, en la represa de Palo Redondo, que es una obra preliminar y necesaria para la tercera etapa. Además se anunció que en los primeros días del 2017 iba a empezar, tras la firma de una adenda, la construcción de los canales en el valle de Chicama.

–¿Cuáles son los otros proyectos afectados?
–El proyecto Vías Nuevas de Lima está prácticamente paralizado. Otro caso es Olmos, como hay denuncias de supuestas irregularidades, está paralizado. Se habría perdido 2 mil puestos de trabajo.

–¿Qué proyectos estaban por empezar y se han detenido?
–Majes Sihuas III, el proyecto energético del alto Piura, hasta la fecha la obra no empieza. En total se habría perdido alrededor de 15 mil puestos de trabajo en estas obras de infraestructura.