El 26 de marzo de 2010, a un mes de volver de Brasil, Humala se reunió con representantes de empresas brasileñas. El tercero desde la izquierda es Jorge Barata.
El 26 de marzo de 2010, a un mes de volver de Brasil, Humala se reunió con representantes de empresas brasileñas. El tercero desde la izquierda es Jorge Barata.
Edición 2476: Jueves, 23 de Febrero de 2017

Risas y Samba

Escribe: Enrique Chávez | Jorge Barata de Odebrecht detalla a la Justicia supuestos aportes de US$3 millones para la campaña nacionalista del 2011.

El 26 de marzo de 2010, a un mes de volver de Brasil, Humala se reunió con representantes de empresas brasileñas. El tercero desde la izquierda es Jorge Barata.
El 26 de marzo de 2010, a un mes de volver de Brasil, Humala se reunió con representantes de empresas brasileñas. El tercero desde la izquierda es Jorge Barata.

Un próximo capítulo peruano de Lava Jato tiene a la ex pareja presidencial, Ollanta Humala y Nadine Heredia, en el centro del escenario.

CARETAS pudo confirmar que, según la declaración que el ejecutivo de Odebrecht, Jorge Barata, proporcionó en su acuerdo de colaboración eficaz con la justicia peruana, la empresa proporcionó un total de US$ 3 millones, supuestamente, para la campaña presidencial del 2011 del Partido Nacionalista.

De acuerdo al testimonio, los fondos salieron del famoso Departamento de Operaciones Estructuradas –el de las coimas- y el entonces presidente Lula da Silva fue quien aprobó la “donación”.

Barata reconoce haber entregado una importante suma en efectivo a Heredia –que a principios del 2010 se había estrenado como secretaria de relaciones internacional del PN– en el hotel Jardim Europa de Sao Paulo.

Durante ese año, Humala y su esposa estuvieron en Brasil, por lo menos, en febrero, donde el día 22 se entrevistaron con Lula, y en octubre, cuando Dilma Rousseff ganó las elecciones.

Hotel paulista, luego hubo ‘doleiros’ y remesas en Lima. Lula aprobó  entrega.
Hotel paulista, luego hubo ‘doleiros’ y remesas en Lima. Lula aprobó  entrega.
Siempre en la línea de lo confesado por Barata, hubo montos adicionales tramitados por los llamados “doleiros”, quienes trasladaban dinero en efectivo, que junto a lo entregado directamente a Heredia sumaron aproximadamente US$ 2 millones. Los Humala-Heredia habrían solicitado otro millón en el tramo final de la campaña, que fue entregado en tres armadas en Lima.

Barata enfatiza que él no conoce a Martín Belaunde Lossio, hoy en prisión. En diciembre de 2015 trascendió que aspiró a ser colaborador eficaz con la supuesta información de haber recibido US$ 400 mil de manos de Barata para la campaña del 2006. Los episodios que narra el ejecutivo se limitan a la del 2011.    

Barata firmó su colaboración ante el fiscal anticorrupción Hamilton Castro, pero la información estaría siendo compartida con las investigaciones que ya tienen a los Humala-Heredia en la picota.

El fiscal Germán Juárez investiga al matrimonio por lavado de activos, en el contexto de las campañas del 2006 y 2011. Es en ese marco que la ex primera dama no ha podido asumir el puesto de trabajo que le fue asignado en Ginebra como funcionaria de la FAO.

Leer: Choque con la FAO

Según la ONPE, de los S/ 21 millones que ingresaron a las arcas del Partido Nacionalista para la campaña del 2011, S/ 11 millones no fueron bancarizados.

Adicionalmente, el fiscal Reynaldo Abia abrió el mes pasado una investigación adicional a Humala y Heredia, además de otras 10 personas, por colusión agravada y negociación incompatible en el caso del Gasoducto Sur Andino (ver entrevista con Eleodoro Mayorga).

Lula aprobó  entrega.
Lula aprobó  entrega.

La confesión de Barata no vincula por el momento la entrega del dinero con ninguna licitación específica. Pero sí se suma a dos puntos centrales investigados por el Ministerio Público.

LA PLANILLA DEL ITALIANO

El primero  es el que publicó el diario Folha de Sao Paulo el 15 de enero último, sobre la existencia de la planilla llamada ‘Italiano’, encontrada entre la documentación de la mencionada división de Odebrecht. Era el sobrenombre con el que se conocía al ex ministro de Hacienda de Lula y Rousseff, Antonio Palocci, que fue detenido el pasado septiembre en el marco de la operación Lava Jato, por órdenes del juez Sergio Moro. Esta planilla fue supuestamente puesta a disposición de Palocci por parte de la empresa, e incluye el ítem de sospechosas iniciales Proyecto OH que totaliza 4.8 millones de reales. Aproximadamente US$ 3 millones.

Según Folha, esta información fue “abordada por los ejecutivos de Odebrecht en el acuerdo de delación firmado con Brasil”.

Colaboración la firmó Barata con Castro, pero derivará en otras investigaciones.
Colaboración la firmó Barata con Castro, pero derivará en otras investigaciones.

El esquema coincide con el descrito por el informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos que abrió esta caja de Pandora el 22 de diciembre pasado, y que incluye una combinación de coimas por obras y financiamiento de campañas. La entrega por medio de empresas offshore –como en el caso del expresidente Alejandro Toledo– alternaba con el cash contante y sonante trasladado por los ‘doleiros’ (cambistas). La vinculación del Partido de los Trabajadores con la constructora llegaba al punto del manejo directo del dinero, como ocurrió con el ‘Italiano’.

El segundo elemento adicional se encuentra en las famosas agendas de Nadine Heredia, donde figuran anotaciones referidas a un ‘Marcelo’, que sería Marcelo Odebrecht según la hipótesis del Ministerio Público. El encarcelado CEO de la empresa encabeza la ‘delación premiada’ de 77 ejecutivos que incluye a Barata.

Leer: Lazos de Familia

En las anotaciones de Nadine aparece el nombre de Marcelo al lado de montos de US$ 30 mil durante 3 ocasiones en 2010 (21 de mayo, 23 de julio y 24 de julio) y con otro de US$ 70 mil en 2011 (10 de enero).

Las agendas consignan una supuesta reunión con Barata en Lima el 31 de agosto de 2010 y otra con Lula en un ‘viernes 11’.

El exministro Wilfredo Pedraza, nuevo abogado de Heredia, pareció anticipar el golpe al declarar que “un aporte de campaña no tendría un significado penal en el sentido de lavado de activos” y se limitaría a ser una falta administrativa. Las investigaciones fiscales determinarán una primera respuesta.

Loading...