Ministro Alfredo Thorne: “El dinero pasa a ser garantía en caso de corrupción”.
Ministro Alfredo Thorne: “El dinero pasa a ser garantía en caso de corrupción”.
Edición 2470: Jueves, 12 de Enero de 2017

El Gasoducto en el Ajo

Venta de acciones de Odebrecht en etapa crítica. El 23 de enero vence el plazo para el cierre financiero. El gobierno pide que el dinero pase a un fidecomiso.

Ministro Alfredo Thorne: “El dinero pasa a ser garantía en caso de corrupción”.
Ministro Alfredo Thorne: “El dinero pasa a ser garantía en caso de corrupción”.

Lunes 9, 7:30 p.m. El gerente general de Graña y Montero,  Mario Alvarado,  y otros ejecutivos de la empresa, hacían antesala  para hablar con el ministro Gonzalo Tamayo en el Ministerio de Energía y Minas.  El nerviosismo era evidente. GyM tiene 29%  de las acciones en el consorcio constructor del Gasoducto Sur Peruano (GSP) y el 20% en la empresa concesionaria,  que se juegan los descuentos.

El consorcio liderado por la constructora brasileña Odebrecht (55%) y en el que tercia Enagas de España (25%), tiene plazo hasta el 26 de enero para concretar el cierre financiero de la operación: la bicoca de US$ 4,125 millones para financiar la construcción del ducto de 1,134 kilómetros. El sindicato de 22 bancos lo preside Sumitomo del Japón y la negociación de lleva a cabo en Nueva York.  Una cosa es segura:  Odebrecht, en el ajo del escándalo Lava Jato,  debe vender sus acciones.  Nadie quiere bailar esa samba.

 A fines de diciembre se frustró la venta a Sempra – Technint, luego que el gobierno peruano se negó a  modificar la cláusula anticorrupción del contrato.  Pero quedan en carrera el fondo de inversiones canadiense Brookfield y  la estatal china CNPC,  que tiene el Lote 58 en Camisea.  

El paquete de acciones de Odebrecht estaría valorizado en  US$ 700 millones. ¿Odebrecht se embolsicará el billete? Anticipándose al justificado piteo, el ministro de Economía Alfredo Thorne anunció el lunes último que el dinero pasaría a un fideicomiso. “Odebrecht, si es que vende, no cobraría su participación por el gasoducto del sur. Ese dinero pasa a ser garantía en caso haya eventos de corrupción”, explicó. El presidente Pedro Pablo Kuzcynski ratificó la fórmula horas más tarde.

Sin embargo, el gobierno peruano no tiene vela en ese entierro.  El fideicomiso solo puede ser invocado por voluntad expresa de las partes –y el Estado peruano no es una de ellas; si los bancos lo imponen o si la Justicia lo dice. “Sino es como si el Prefecto de Lima lo pidiese”, masculló una fuente.

Si el cierre financiero en Nueva York termina en un mal trago, el gobierno confrontaría un camino aún más complejo: declarar la nulidad del contrato de concesión del gasoducto sur peruano.  El premier Fernando Zavala y el ministro Tamayo llevan el pulso del proceso.  En los próximos días se pondrá a prueba su capacidad de persuasión.

Loading...