“Anclaje fiscal” se dio para acotar déficit. Los números no han respondido y desaceleración se asentó.
“Anclaje fiscal” se dio para acotar déficit. Los números no han respondido y desaceleración se asentó.
Edición 2469: Viernes, 30 de Diciembre de 2016

Experimento Fallido

Posponer por seis meses más reducción de IGV da cuenta de un auténtico golpe de timón económico. El gobierno se equivocó en la fórmula.

“Anclaje fiscal” se dio para acotar déficit. Los números no han respondido y desaceleración se asentó.
“Anclaje fiscal” se dio para acotar déficit. Los números no han respondido y desaceleración se asentó.

La reducción gradual del Impuesto General a las Ventas (IGV) en tres puntos porcentuales al 2021 es promesa electoral de PPK y viga maestra de la política económica de Alfredo Thorne.

Pero el lunes 22, el Presidente  Kuczynski declaró que “no se bajará el IGV hasta el 1 de julio del próximo año”, en una entrevista del diario Gestión.

“Ahora están golpeados algunos sectores como el inmobiliario, por sobre expansión, demasiado endeudamiento (...) el sector industrial lento también como el pesquero”, explicó.

Se dijo que una menor tasa del IGV tendría un efecto reactivador de la economía, multiplicado a medida que se acercara a la meta en 15%. ¡Pamplinas!   


La contracción de la recaudación tributaria, mayor a lo esperado, –a noviembre, –4.6% frente al mismo período del año pasado, según la última Nota Tributaria de la SUNAT– hizo explotar el experimento.
Las sumas y restas no cuadran. El incremento de Impuesto a la Renta de 28% a 29.5% no compensa los S/ 3 mil millones que sacrifica el punto de IGV.

El Ejecutivo sacaría una norma pateando el cronograma al 1 de julio del 2017, acaso con una cláusula de desactivar la medida si no funciona.

“Menos mal no va a cumplir, sino sería bien peligroso. Se pondrían en una situación que ni la del “mago” Valdivieso”, según un observador del mercado.

El gobierno heredó de la administración de Ollanta Humala una compleja situación fiscal. Un déficit fiscal al galope y una recaudación tributaria en el suelo como resultado de las medidas de “reactivación” de Alonso Segura en el MEF, el 2014. Coincidió con la caída en el precio de los metales, pero al bajar Segura el IR de 30 a 28 por ciento, la contracción en la recaudación estaba asegurada.
Para acotar el déficit fiscal en 3% el 2016, Thorne cortó drásticamente el IV Trimestre el gasto público, lo que acentuó la caída de impuestos, y está afectando a la economía severamente.

Thorne va cerrando ciclo de facultades delegadas. ¿Serán digeridas?
Thorne va cerrando ciclo de facultades delegadas. ¿Serán digeridas?
“Puso el palo en los rayos de la bicicleta en lugar de usar los frenos”,  graficó un analista.

El sector financiero no está excesivamente temeroso del rubro inmobiliario, salvo el caso de la empresa   Inmobiliari que tiene una deuda de S/ 360 millones con el Interbank.

En cambio está mirando  con más atención el sector textil manufacturero que está “parejamente complicado”, según la   fuente.

El gobierno apostó por las facultades delegadas, pero su efecto reactivador está en duda.  

“Eran inicialmente 40 y terminan siendo 108. Yo quisiera que no fueran más de 50 porque son tantas que nadie se acuerda cuáles son las medidas”, dijo PPK el lunes 26.

“Hay que esperar que se digieran”, dijo.  

Sin embargo, no se toca el tema del empleo, que va directo a la vena del aparato productivo, y que se procesa en el Consejo Nacional de Trabajo, con sus propios tiempos.

Se advierte que el sector  está manejando  la economía como si fuera un portafolio de inversiones, y es mucho más complejo que eso. 
   
El 2017 puede significar un bache desagradable. Dependerá de que las cosas se hagan bien para reactivar la economía.

Loading...